Julio 26, 2001

Exhibición conmemorativa de Aristides de Sousa Mendes

Baruj Tenembaum y el Nuncio Apostólico Santos Abril y Castelló

La Embajada de Portugal en la Argentina y la Fundación Internacional Raoul Wallenberg (FIRW) presentaron el 26 de julio de 2001 la exhibición ”Vidas Poupadas” (Vidas Salvadas), una recolección de documentos del Archivo Histórico Diplomático de la Cancillería de Portugal. El acto inaugural tuvo lugar en la embajada de Portugal y la muestra permanecerá abierta al público por quince días de 9.30 a 12.30 y de 14.30 a 17 de lunes a viernes.

Asistieron a la inauguración más de cien personas, entre ellas los embajadores de Bélgica, Holanda, Alemania, Suecia e Israel así como el Gran Rabino Salomón Ben Hamú y el Nuncio Apostólico Santos Abril y Castelló y el Secretario de Culto de la Nación, Norberto Padilla. Marcos Aguinis, miembro de la FIRW, fue el encargado de presentar la inauguración y Peter Landelius, embajador de Suecia, destacó los programas educativos de la FIRW pues los mismos ”ponen el énfasis en el ejercicio de la memoria selectiva, recordando las enseñanzas positivas que nos deja el horror de la Shoá”.

Baruj Tenembaum, fundador de la FIRW, entregó al embajador de Portugal, José Augusto Seabra, la escultura ”Homenaje a Raoul Wallenberg” de la artista argentina Norma D´Ippolito.

Vidas Poupadas es un recorrido histórico a través de cartas, fotos y testimonios que revelan el modo en que tres diplomáticos portugueses trabajaron más allá del límite de lo posible para salvar las vidas de decenas de miles de perseguidos por el régimen nacional socialista de Adolf Hitler.

Miles de refugiados, en su mayoría judíos, pasaron a través de Portugal durante los días aciagos de la Segunda Guerra Mundial. Muchas de esas vidas fueron salvadas gracias al coraje y la determinación de Aristides de Sousa Mendes (Bordeaux, 1940), Carlos de Sampaio Garrido y Alberto Texeira Branquihno (Budapest, 1944). El 3 de abril de 2001 la FIRW había realizado un tributo a Sousa Mendes en la ciudad de Nueva York.

Los documentos presentados intentan mostrar las realidades de dos instancias distintas dentro de la misma guerra al tiempo que son un reflejo del ejemplo brindado por tres funcionarios públicos que dieron lo mejor de sus capacidades con el único objetivo de ayudar a quienes estaban en peligro a pesar de las directivas en contrario.