Febrero 18, 2004

Entrevista sobre Ángel Sanz Briz

Fuente de prensa:

Entrevistador: Juan Lago, Director del Magazine Local ”La Mañana de Cope en Vigo”, España.
Entrevistado: Gustavo Jalife, Director Ejecutivo de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg.

Juan Lago: Estamos en el Tiempo de la mañana de la Cadena Cope y vamos a hacer una llamada, en este caso intercontinental, porque nos vamos a ir mediante el hilo telefónico a Buenos Aires y saludamos a Don Gustavo Jalife que es el director Ejecutivo de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg. Don Gustavo, muy Buenos días.

Gustavo Jalife: Buen día Juan, como esta usted?

Bienvenido a la mañana de la Cadena Cope, en este caso para romper una lanza en favor de un diplomático español que yo creo que justamente no es muy conocido en nuestro país. Un diplomático español que lo mismo que hiciera Schlinder, famoso por la película de Spielberg, salvo a un buen numero de judíos durante la Segunda Guerra mundial.

Así es. El caso de Sanz Briz es un caso muy particular porque se trataba de un diplomático de un gobierno digamos… no cabe la palabra aliado, pero si afecto al régimen de Hitler; y Sanz Briz, gracias a su arrojo personal e iniciativa totalmente privada e independiente logro salvar las vidas de miles de personas, alrededor de 300 o 400 familias, que estaban condenadas al exterminio en Budapest en donde Sanz Briz se desempeñaba como cónsul y encargado de Negocios de España.

Cuál fue la forma de la que se valió Ángel Sanz Briz para salvar a estas 200 familias que vienen a ser casi casi seis mil personas?

Lo que Sanz Briz hizo fue argumentarle al gobierno nazi húngaro que había una cantidad importante de judíos sefaraditas, judíos españoles, que por lo tanto eran españoles, y que debían ser sacados de Hungría ante el peligro inminente que corrían sus vidas, de inmediato. En realidad los judíos sefaraditas que había en Budapest en ese momento eran muy pocos, en su mayoría eran judíos no sefaraditas, pero mediante este ardid, Sanz Briz logro convencer que había muchísimos judíos sefaraditas y logro emitir pases de protección, una suerte de pasaportes que les daban inmunidad diplomática y poco a poco los logro sacar. Esa fue la maniobra que el pergeño para poder eludir el celo de las autoridades del gobierno húngaro pro nazi.

Se dice que le dieron como la posibilidad de salvar hasta 200 personas y él lo que hacia era que en los pasaportes o en los documentos que impartía poner números siempre aleatoreamente pero sin pasarse nunca de 200 y que se escapaba un poco así al control de la policía.

Claro, claro, fue un truco muy sencillo que paso muy bien. Efectivamente tenia un tope de 200 familias 200 pasaportes y el lo que hizo fue emitir miles pero nunca ningún pasaporte tenia un numero superior a 200.

Sanz Briz en este trabajo que realizo desde la embajada en Hungría, fue solo o tenia gente que colaboró con él en toda esta operación de protección a los civiles judíos.

No, Sanz Briz tenia gente que colaboraba con él, inclusive esta el caso de un ciudadano italiano al cual franco le había dado la nacionalidad Española, se llamaba Giorgio Perlasca. Hace poco una cadena internacional de televisión por cable dio una película sobre Perlasca. Cuando se va Sanz Briz, Perlasca queda en la chancillería, pero era simplemente un colaborador de Sanz Briz, no era un colaborador oficial y se hace pasar por el cónsul de España y él sigue la tarea de Sanz Briz y continua salvando muchísima gente, además hubo otro diplomáticos españoles que salvaron judíos sobre el holocausto. No fue solamente Sanz Briz. Se puede mencionar a Miguel Ángel Muguirio, a Julio Palencia, a José de Rojas y Moreno, a Bernardo Rolandez Miota, Sebastián de Romero Rodigales, Y a José Luis Santaella. O sea que Sanz Briz es el mas notorio por la cantidad de gente que logro salvar pero hubo muchos otros muy dignos diplomáticos españoles que, a pesar de no contar con directivas oficiales para hacer lo que hacían, lo hicieron de todos modos.

Acaba de decirlo usted, y además se ve y se aprecia el valor de su acción porque iban incluso en contra de las directrices que podían estar recibiendo en aquel momento de Madrid.

Exactamente, no tenían directivas. La verdad es que hasta ahora no tenemos noticias de que hayan habido directivas en contrario. Creemos que no. Pero lo que sí es seguro es que no había ninguna clase de directiva y que estas personas hicieron lo que hicieron siguiendo su mandato cristiano, porque todos ellos eran católicos. Esto es lo que hay que hacer notar.

Nunca llego a saberse o a descubrirse por parte de las autoridades alemanas o las autoridades españolas lo que estaba pasando en esta delegación diplomática?

Mire, de las autoridades alemanas seguramente que no… quizás lo sospecharan, o quizás lo supieran y ya era demasiado tarde. No nos olvidemos que prácticamente todo esto sucedió en la segunda mitad del año 44. Hungría era el ultimo país ocupado por los nazis, por eso la comunidad judía de Hungría estaba bastante integra. Adolf Eichmann en persona se estaba encargando de llevar a cabo la solución final en Hungría. Es probable que hayan tenido sospechas pero por cuestiones vinculadas a la diplomacia y al rol que tenia España, como también lo tenia Suecia, en la guerra habrán preferido en ese caso hacer como que no veían y dejar seguir adelante con estas acciones. Lo que vale, repito, son las actitudes salvadoras de estos funcionarios públicos.

La figura de Ángel Sanz Briz, y de otros españoles que usted nombro hace un ratito, nunca fue reivindicada, nunca fue valorada hasta ahora?

Si, de hecho en España es una figura que ha tenido cierto reconocimiento. Se ha emitido una estampilla hace algunos anos, pero no es lo popular como usted dijo que es un Schindler gracias a la magia de Spielberg o a un Raoul Wallenberg que también tiene su película. Creemos y por eso nosotros vamos a rendir un especial tributo a todos estos diplomáticos, que es importante contribuir a que se conozca lo que estos diplomáticos como individuos hicieron, No hicieron otra cosa mas que obedecer el mandato que dice ”y amaras a tu prójimo como a ti mismo”. Así de simple y así de sencillo, pero no son muchos los que lo ponen en practica. Usted coincidirá conmigo.

Así es, yo quería preguntarle, bueno usted decía que ojala tuviéramos un Spielberg que supiera poner en valor la figura de Ángel Sanz Briz y otros diplomáticos españoles, que ustedes están planeando para ya, para dentro de muy poquito un homenaje que va a tener lugar en la Embajada Española en Buenos Aires.

Si, así es. La Fundación Wallenberg es una fundación internacional que tiene cedes en varios países del mundo, entre ellos Estados Unidos, Israel, Buenos Aires también tiene una sede en Venezuela, próximamente en Londres. Acá en Buenos Aires en particular vamos a trabajar, estamos ya trabajando intensamente con la embajada española para poder hacer un gran acto tributo a estos diplomáticos que son un modelo de funcionarios públicos, son modelos como personas y va a tener lugar en la embajada de España en Buenos Aires el día 30 de marzo por la tarde. Va a ser un acto muy importante, con mucha gente y el Embajador en particular Manuel Alabart esta muy entusiasmado con este proyecto.

Bueno, desde España, desde Galicia un saludo a todos los componentes de la fundación, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg que en este caso se están moviendo, se están esforzando para que la figura de un diplomático español durante la segunda guerra mundial, que hizo un papel muy humano, tremendo, en la Hungría ocupada, se ponga en valor y sea conocido en todos, la figura de Ángel Sanz Briz. Don Gustavo Jalife, director ejecutivo de la fundación en Argentina, muchísimas gracias y muy buenos días.

Gracias a usted y buen día al pueblo de España y al pueblo gallego.

Fuente: Cadena Cope de Galicia, España