Febrero 22, 2009

Historia y religión

Fuente de prensa:

Dimitar Peshev, remarcable figura de la vida política y publica del país de mediados del s. 20

Hoy, después de tantos años después del oprobioso período que solemos llamar el Holocausto, seguimos recordando a las figuras más destacadas que en aquellos años fueron capaces de manifestar valor, poniendo en peligro su propia vida, para defender a miles de personas inocentes del exterminio. Una de estas figuras es el político búlgaro Dimitar Peshev.

En la fecha de su muerte, 20 de febrero de 1973, recordamos las palabras del escritor italiano Gabriele Nisim, autor de un libro dedicado al político búlgaro: ”Dimitar Peshev fue el hombre quien detuvo a Hitler”. Según Nisim, Peshev es el único líder político de un país aliado de Alemania en la II Guerra Mundial que ha logrado bloquear la deportación de los judíos de toda una nación. Gracias a la acción encabezada por Dimitar Peshev 50 mil judíos búlgaros fueron salvados de la muerte en los campos hitlerianos.

En los terribles días de 1943 Dimitar Peshev se opone a la política oficial búlgara en la que él mismo es participante, y a la línea impuesta por el Tercer Reich de aniquilación de los judíos de Europa. Después de conocer la deportación planeada de los judíos búlgaros, Peshev, entonces vicepresidente de la Asamblea Nacional, organiza una acción de protesta de un significativo grupo de intelectuales que es un caso único no solo en la historia política búlgara en tiempos de la II conflagración mundial, sino en todo el continente europeo devastado por la guerra. Como consecuencia de esta acción la deportación es pospuesta para ser luego definitivamente frustrada.

Naturalmente contribuyen al éxito de la acción dirigida por Peshev toda una serie de factores interiores y exteriores. En 1943, a diferencia de los años anteriores, la opinión pública búlgara esta dispuesta a ofrecer cierta resistencia al gobierno. Participan en la salvación de los judíos búlgaros políticos, amplias capas sociales, representantes del clero e indudablemente también el Zar Boris III, personalidad máxima en el estado. Dimitar Peshev sigue siendo sin embargo el hombre quien iniciara y encabezara la honrosa acción cívica y humanitaria. Luchador contra el mal, enemigo de toda forma de totalitarismo, paga muy caro por su comportamiento tan valeroso. A finales de 1943 es relevado en el cargo de vicepresidente del Parlamento y posteriormente en 1945 es condenado a 15 años de cárcel por el régimen comunista con la increíble acusación de ser antisemita. Al cabo de un año es liberado, pero vive en desgracia y fallece el 20 de febrero de 1973 caído en el olvido.

El recuerdo de Dimitar Peshev revive apenas en estos últimos años y sobre todo después de publicarse el libro de Gabriele Nisim. A este digno compatriota nuestro a la acción por él organizada está dedicado asimismo el libro del profesor Mijael Bar-Zoar ”Arrancados de las garras de Hitler”, así como un documental búlgaro. Son otra expresión de reconocimiento los homenajes organizados en Bulgaria y en el extranjero.

Un busto de Dimitar Peshev fue colocado en la sede del Consejo de Europa, junto a aquellos de los más eminentes estadistas que han contribuido a la estructuración de la Europa unida y a la formación del espíritu europeo.

Hace unos años fue constituida en Bulgaria la Fundación Dimitar Peshev que otorga un premio a personalidades de la lucha contra el genocidio y por la tolerancia étnica.