Diciembre 16, 2004

Homenaje al católico brasileño que salvó a centenares de judíos durante el nazismo

Fuente de prensa:

Recordado por la Fundación Wallenberg en Nueva York

NUEVA YORK, jueves, 16 diciembre 2004 (ZENIT.org).- La Fundación Internacional Raoul Wallenberg ha celebrado la semana internacional de los Derechos Humanos rindiendo homenaje al diplomático brasileño Luiz Martins de Souza Dantas (1876-1954), quien salvó vidas de judíos durante la persecución nazi.

El acto culminante de las celebraciones tuvo lugar en el Consulado General de Brasil de la ciudad de Nueva York, el 6 de diciembre de 2004.

Motivado por lo que él más tarde llamó un «sentimiento de misericordia cristiana», Souza Dantas concedió visas diplomáticas a cientos de judíos y otros perseguidos por el régimen nazi durante la Segunda Guerra mundial, ha informado la Fundación Wallenberg.

La ceremonia incluyó la presentación de la biografía de Souza Dantas, «Quixote nas Trevas» («Quijote en las tinieblas»), obra del profesor Fabio Koifman.

Según Koifman, Souza Dantas salvó con su acción a alrededor de ochocientas personas del exterminio, contraviniendo las ordenes emitidas por la administración del entonces presidente de Brasil, Getulio Vargas.

El embajador, quien durante veinte años condujo la misión diplomática brasileña en Francia, concedió visas diplomáticas para entrar a Brasil a centenares de personas que desde el punto de vista de la política de inmigración brasileña, eran considerados indeseables, entre ellos numerosos judíos.

En Junio del 2003 fue reconocido como «Justo entre las Naciones». Fue uno de los pocos en recibir tal honor del Museo del Holocausto, en Israel, concedida solamente a quienes, bajo el yugo nazi, se arriesgaron por el bien de otras personas.

Baruj Tenembaum, fundador de la IRWF y John Crisóstomo, vicepresidente y coordinador de las Conmemoraciones del 50º aniversario de Aristides de Sousa Mendes y Souza Dantas, entregaron el Premio Souza Dantas 2004 a Koifman y al Cónsul General de Brasil en Nueva York, Embajador Julio Gomes dos Santos, por su sincero compromiso para honrar al salvador brasileño y expandir su legado en el actual ambiente diplomático mundial.

En el encuentro participaron delegaciones diplomáticas de la Santa Sede, Suecia, Argentina, Israel, Suiza, Bélgica, Bulgaria, México, Turquía, República Checa, China, El Salvador y Angola.

En el curso del acto se leyó un mensaje dirigido a los presentes por el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado; por Rudolph Giuliani, ex alcalde de Nueva York; por Tom Lantos, representante del Congreso de los Estados Unidos.

El cierre de la ceremonia estuvo a cargo del Embajador Gomes dos Santos quien invitó a Tenembaum a descubrir el retrato del diplomático brasileño, cuyo nombre fue dado al auditorio principal del consulado, «para siempre», dijo Gomes dos Santos.