diciembre 13, 2017

La DAIA reconoció a Eduardo Eurnekian por el trabajo de la Fundación Wallenberg

Fuente de prensa:

La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas entregó, en una ceremonia celebrada anoche, la distinción al titular de Aeropuertos Argentina 2000, en el marco del programa “Casas de Vida”, que identifica a los no judíos que colaboraron para salvar vidas humanas durante el Holocausto (Shoá).

En la ceremonia, el presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban, entregó a Eurnekian un shofar, un instrumento musical que se usaba para acompañar la lectura de textos sagrados como la Torá y el Tanaj, que se fabrica con el cuerno de ciertos animales.

“El Shofar es uno de los elementos más significativos del pueblo judío, que se toca el día del perdón e invita a reflexionar, a pensar”, explicó a Télam, Cohen Sabban.

“Así como el Shofar, el acto de hoy se hizo para recordar a los que iluminaron la oscuridad de ese momento, invitar a pensar sobre lo que pasó en el pasado para que no vuelva a pasar en el mundo y para que nunca más haya silencio mundial ante estos actos”, aseguró el titular de la DAIA.

Wallenberg, de quien toma el nombre la fundación, fue un diplomático sueco que dirigió en Hungría esfuerzos para impedir la deportación de decenas de miles de judíos húngaros al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau.

Wallenberg desapareció en enero de 1945 tras salvar las vidas de miles de judíos y otros perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial.

La fundación que lleva su nombre tiene como misión “acompañar proyectos educativos y de divulgación que promuevan el ejercicio de los valores de solidaridad y coraje cívico, pilares éticos que animaron las gestas de los Salvadores del Holocausto”.

Además de Buenos Aires tiene sedes y corresponsalías en Nueva York, Roma, Jerusalén, Berlín, Río de Janeiro y Londres.

Del acto participaron además de las autoridades de la DAIA, representantes de las comunidades judía, católica, griega y armenia, diplomáticos y funcionarios.

“Es un orgullo que un argentino encabece un proyecto de solidaridad que da luz y que es un ejemplo de vida para la sociedad mundial, pero especialmente para los argentinos”, sostuvo el presidente de la DAIA.