enero 26, 2015

Recuerdo de los salvadores en la Jornada de la Memoria en Italia

Fuente de prensa:

El recuerdo de Raoul Wallenberg y de los hombres y mujeres que arriesgaron la vida para salvar la vida de perseguidos durante el Holocausto ha resonado en eventos públicos que en estos días se celebra en Italia con motivo de la “Jornada de la Memoria”.

La Fundación Internacional Raoul Wallenberg ha sido invitada a tomar la palabra en el acto que se ha celebrado en Roma, en la universidad LUMSA, en un acto presidido por Leone Paserman, presidente de la Fundación Museo de la Shoá de Roma y presidente emérito de la Comunidad Judía de la capital italiana.

La Jornada es particularmente significativa este año, pues recuerda los setenta años de liberación del campo de concentración de Auschwitz, el 27 de enero de 1945.

Paserman testimonió cómo sus padres y él mismo fueron salvados por una familia italiana que les escondió en unas cuevas del pueblo italiano de Montefiascone. Sus abuelos y tíos, sin embargo, murieron todos en los campos de exterminio polacos.

En el concurrido acto tomó la palabra además Elena Colitto Castelli para presentar el testimonio de su abuelo, Sebastián Romero Radigales, cónsul general de España en Atenas entre 1944 y 1945, declarado recientemente “Justo entre las Naciones” por Yad Vashem en Jerusalén.

La investigación histórica del diplomático español, realizada por la Fundación Raoul Wallenberg, ha demostrado que Radigales usó entre los años 1944 y 1945 todos los resortes a su alcance para salvar la vida de unos cien judíos sefarditas que vivían en la ciudad griega de Salónica, “obrando en contra de las instrucciones impartidas por el régimen franquista, arriesgando así su carrera diplomática”.

foto7.jpg

Silvia Costantini, vicepresidente de la Fundación Wallenberg en Italia, presentó el programa “Casas de vida” que está promoviendo en Italia y Europa la Fundación Wallenberg para reconocer a aquellos hogares, colegios, conventos, comunidades.., que acogieron a perseguidos durante el Holocausto para salvarles la vida.

En este contexto, ya se ha reconocido la labor de salvación realizada durante la segunda guerra mundial por el Monasterio de las Hermanas Franciscanas de María, en Florencia, por la Curia General de los Frailes Capuchinos de Roma, y el monasterio de las Hermanas de Santa Brígida de Suecia en la Plaza Farnese, también en Roma. Otros actos de reconocimiento se celebrarán en los próximos meses.

Por su parte, Jesús Colina, de la Fundación Wallenberg en Italia, recibió el agradecimiento de los organizadores del evento a la Fundación por esta iniciativa, y el reconocimiento por la obra que realizan nivel internacional su presidente y fundador, respectivamente Eduardo Eurnekian y Baruj Tenembaum.