Marzo 16, 2012

Prisionero sueco desconocido puede dar pistas sobre el misterio de Wallenberg

Fuente de prensa:

Un preso sueco hasta el momento no identificado del cautiverio soviético en la década de 1950, puede proporcionar a los historiadores más pistas sobre el paradero del diplomático desaparecido la Segunda Guerra Mundial Raoul Wallenberg, afirma historiadora Susanne Berger.

En 1957, un ex prisionero de guerra alemán con el nombre de Ludwig Hunoldt proporcionó información interesante acerca de un ciudadano sueco que había encontrado en el cautiverio soviético.

De acuerdo con Hunoldt, esta reunión tuvo lugar en circunstancias muy tristes en 1950, en la prisión de Vladimir, la más imponente instalación de aislamiento de la Unión Soviética, situada a unos 150 kilómetros al noreste de Moscú.

En una entrevista formal con el ex diplomático sueco y secretario del gabinete del ministerio de relaciones exteriores Leif Leifland, llevada a cabo en Bonn, Alemania, el 15 de julio de 1957, Hunoldt explicó que había sido detenido por las tropas soviéticas en el otoño de 1944.

Después de una odisea a través de varias prisiones soviéticas, llegó en diciembre de 1948 a Vladimir. El protocolo de Leifland esboza la historia a partir de ahí:

En enero de 1950, después de sufrir un ataque epiléptico, Hunoldt había sido llevado a la celda 57 de la sección del hospital de Vladimir. Después de algún tiempo, fue llevado otro detenido que debía someterse a una cirugía en su vesícula biliar.

Este prisionero, que permaneció en la celda 57 durante cinco días, dijo Hunoldt que su nombre era “Eriksson”, y que él era un ciudadano sueco, casado y que había residido anteriormente en Uppsala.

Había sido detenido en el otoño de 1944 en Sofía, Bucarest o Budapest – Hunoldt ya no podía recordar la declaración precisa de “Eriksson” sobre esto – junto con otros dos suecos que fueron al parecer también detenidos en Vladimir.

Él se acordaba de que “Eriksson” había dicho que él y los otros dos suecos habían trabajado en nombre de una organización de la Cruz Roja para manejar la transferencia de las representaciones diplomáticas alemanas en los Balcanes (“mit der Abwicklund der deutschen Gesandschaften betreut”).

En este sentido, habían sido detenidos por los órganos de la Unión Soviética y llevados a Lubianka y más tarde a Vladimir, después de haber sido condenado a 25 años por espionaje. ”

Hunoldt informó además:

“‘Eriksson expresó su asombro y amargura por el hecho de que las autoridades soviéticas deben mantenerlo – un ciudadano de un país neutral y un representante de la Cruz Roja – detenido años tras año”

Hunoldt podía recordar que ”Eriksson” no había mencionado los nombres de los otros dos suecos que supuestamente habían sido detenidos con él.

Según Leifland, Hunoldt describió a “Eriksson” como un hombre de unos 52 años de edad, con “ojos de color azul claro, una cara ovalada, cabello corto afeitado y hombros anchos.”

Él hablaba perfectamente alemán y parece que su madre era alemana. Es posible que él fuera un ciudadano alemán casado con una sueca, pero que – a pesar de su declaración ante Hunoldt – no poseía la nacionalidad sueca en sí misma.

Claramente “Eriksson” no es idéntico a Raoul Wallenberg o a cualquier otro sueco conocido que haya pasado tiempo en cautiverio soviético después de 1945.

El perfil del caso “Eriksson”, sin embargo – un sueco detenido en la Europa del Este mientras trabajaba en una misión oficial de la Cruz Roja o de una organización de ayuda similar – podría fácilmente haber dado lugar a la confusión con Raoul Wallenberg.

Hunoldt Leifland dijo que la condición física “Eriksson” era muy pobre y que fue sacado de su celda después de unos días. No está claro si Hunoldt recordaba el apellido de “Eriksson” correctamente.

Otro testigo describió conocer a un hombre algunos años más tarde en un campo de prisioneros ruso cuya historia personal y la descripción física parece sorprendentemente similar al hombre que Hunoldt encuentra en “Vladimir”.

El testigo dio el apellido de ese hombre como “Johansson”, y que residía con su esposa, ya sea en Uppsala o Lund.

En sus comentarios personales acerca de la declaración de un testigo, Leifland hizo hincapié en que Ludwig Hunoldt causó una impresión muy fiable.

Los funcionarios suecos no habían aprendido de la experiencia Hunoldt directamente, sino a través de un compañero de prisión llamado Hans Schmidt, quien había sido entrevistado por las autoridades suecas en relación con su estancia en la prisión de Vladimir.

Schmidt le dijo a los investigadores que Ludwig Hunoldt le había contado durante su tiempo juntos en la prisión de Vladimir, sobre su encuentro con “Eriksson”.

En 2001, dos expertos independientes del Grupo de Trabajo Sueco-Ruso que formalmente investigó el destino de Raoul Wallenberg en Rusia, el Dr. Makinen y Arik Kaplan, llevaron a cabo un análisis de la base de datos completa de los presos extranjeros recluidos en Vladimir entre los años 1945-1973.

Ellos confirmaron la estancia de Hunoldt en la prisión de Vladimir en 1950 y se confirmó además que en varias ocasiones había estado detenido en una celda.

No hay tarjeta de prisioneros con el nombre de “Eriksson” que se haya encontrado en el registro de la prisión central.

Si los dichos de Hunoldt son veraces, esto sugeriría que la tarjeta de “Eriksson” no existió o que se eliminó intencionalmente.

Esta eliminación de las tarjetas ha sido confirmada por varios detenidos encarcelados en “Vladimir”.

El pedido a las autoridades rusas para que proporcionen información sobre “Eriksson” y sus colegas no ha dado ningún resultado. El Ministerio de Relaciones Exteriores sueco también ha sido incapaz de identificar a los hombres.

Se ha confirmado que en el otoño de 1944, los representantes diplomáticos de Suecia en Bulgaria y Rumanía, supervisaron la salida prevista del personal diplomático alemán de estos dos países a destinos como Turquía.

La Cruz Roja Internacional y otras organizaciones, monitorearon y asistieron la transferencia.

La mayoría de los diplomáticos alemanes e italianos bajo la protección sueca en aquel momento fueron sin embargo detenidos por las fuerzas soviéticas antes de llegar a territorio turco y fueron llevados a Moscú, donde pasaron años en prisión.

Por lo tanto, la afirmación de “Eriksson” de que fue detenido en relación con dichas transferencias parece creíble.

Si vivió como un residente expatriado alemán o sueco en el este de Europa, su desaparición posiblemente no hubiera atraído mucho la atención en su país de origen (Suecia o Alemania).

Consultas a la Cruz Roja tampoco han facilitado ninguna información concluyente. Sin embargo, no está claro de la declaración de Hunoldt si “Eriksson” de hecho era empleado de la “Organización de la Cruz Roja”.

La correcta identificación de “Eriksson” y sus colegas sería de gran ayuda para los investigadores que estudian el destino de los ciudadanos suecos en cautiverio soviético después de 1945.

Susanne Berger

Susanne Berger es una  historiadora alemana, muy involucrado en la investigación sobre la vida de Raoul Wallenberg, el diplomático sueco que ayudó a evitar la detención de miles de judíos de Hungría durante la Segunda Guerra Mundial.

Traducción: FIRW