Abril 29, 2013

Líder judío: El Papa Francisco sigue la obra de Juan XXIII

Fuente de prensa:

Baruj Tenembaum, candidato al Premio Nobel de la Paz en ediciones precedentes, fundador de la Fundación Raoul Wallenberg, considera que el actual Papa Francisco, está trayendo una primavera a la Iglesia católica, como la que introdujo Juan XXIII.

Tenembaum conoce muy bien a Jorge Bergoglio desde antes de ser nombrado arzobispo de Buenos Aires, pues los dos estuvieron unidos por una enorme amistad con el predecesor de monseñor Bergoglio en el pastoreo de esa diócesis, el cardenal Antonio Quarracino.

De origen judío, Tenembaum considera ante todo que este Papa, en tan poco tiempo, ya está ofreciendo una importante contribución al diálogo interreligioso.

“Jorge Bergoglio siempre tuvo una inclinación al diálogo interreligoso y un gran gran respeto por los valores históricos del pueblo judío”, afirma.

Por eso, añade: “me parece que la Iglesia católica tiene la gran suerte ahora de tener a un Papa humilde, auténticamente, que enseña además de la palabra con sus gestos, y su manera de vivir, con su historia, y quizá con algún sufrimiento personal”.

Tenembaum ha propuesto que el anterior Papa Juan XXIII, Angelo Roncalli, sea reconocido como “justo entre las naciones” por parte de Yad Vashem, la Institución creada  en Israel para honrar a las víctimas y los héroes del Holocausto o Shoá. Roncalli contribuyó como nuncio apostólico a salvar la vida de numerosos judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

El fundador de la Fundación Wallenberg ve parecidos en Bergoglio y Roncalli.

“Los dos vienen de hogares humildes. Ambos avanzan con ideas de paz y, ¿por qué no decirlo?, con el coraje de poder perdonar, de no pensar tanto en el pasado como de proyectar el futuro”.

“Roncalli impuso en el mundo algo extraordinario cuando convocó el Concilio Vaticano II. Ustedes recuerdan lo que hizo en la fórmula de una plegaria del Viernes Santo para eliminar agresiones. Pasó del latín al idioma que se entiende…”.

“Bergoglio seguramente va a hacer lo mismo –añade–. Es un hombre que habla sencillamente. Para él lo importante es que la gente le entienda. Él cuando habla no quiere demostrar que redacta en términos grandilocuentes. Es muy sencillo, muy accesible, y en este aspecto me parece que se parece mucho a Juan XXIII”.

“Hemos visto gestos en él que anuncian una primavera en la Iglesia católica. Lo digo como judío y como ser humano. Podemos estar contentos y celebrar al primer Papa latinoamericano”, concluye Baruj Tenembaum.