febrero 9, 2017

Casas de Vida – Los católicos romanos que salvaron judíos

Fuente de prensa:

Son residencias, villas, departamentos modestos, o conventos canónicos, seminarios e institutos religiosos que desde hace más de setenta años guardan secretos. En muchos casos, inconscientemente ignorados por la gente. Sin embargo, en estos edificios, en sus áticos y armarios, sótanos y aulas, en sus laberintos más ocultos, muchos judíos encontraron la salvación.

Sucedió en Italia bajo la ocupación alemana, durante la persecución racial.

No hay que olvidar la importancia de estos refugios, a menudo abiertos por hombres y mujeres de la Iglesia  a sus “hermanos mayores”, porque son gestos que recuperan pedazos de historias, liberando la memoria individual y colectiva, y transformando la piedra en símbolo.

No se trata sólo de colocar placas en tal o cual lugar, renovando gratitud, sino ante todo recordar las llamas encendidas por  los Justos – reconocidos como tales, o anónimos – en el momento de la oscuridad.

Este es el sentido de la inauguracion de la placa conmemorativa y el reconocimiento como “Casa de Vida” al  Colegio de San José – Instituto De Merode en Roma, en honor al entonces director Segismundo Ugo Barbano y a la Comunidad de los Hermanos de las Escuelas Cristianas que, durante la segunda guerra mundial, escondieron a unos cuarenta perseguidos por los fascistas.

La ceremonia se llevará a cabo el martes 14 de febrero en el Centro de Convenciones Plaza España, y es sólo una de las muchas que ya fueron promovidas por la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, presidida por Eduardo Eurnekian y fundada por Baruj Tenenbaum, continuando con sus últimas iniciativas.

Se trata del proyecto «Casas de Vida», que ya ha “honrado” ciudades italianas y no sólo algunos edificios y comunidades. Por ejemplo, en Roma, el edificio de la Curia general de los capuchinos, en memoria de la valentía del padre Maria  Benedetto o el monasterio de la Orden del Santísimo Salvador de Santa Brígida, en memoria de la Madre María Elizabeth Hesselblad. También, el convento de Nuestra Señora de Sion, donde, durante la ocupación de la capital, dos monjas María Agustina (Virginia Badetti) y María Inés (Emilia Benedetti) hicieron todo lo posible para salvar la vida de un centenar de personas, incluyendo judíos, desertores partisanos y antifascistas. Allí, en 1943, las hermanas, para no ser perseguidas por la SS, colgaron un cartel fuera de edificio que decía “zona extraterritorial”. En el momento en que se tocaba la campana en la puerta principal, seguía el toque de la campana en el interior, y en un segundo hacían desaparecer a todos (truco muy común en otras casas religiosas).

Entre los italianos que encontraron refugio en la via Garibaldi 28 se encontraba Modigliani, Tagliacozzo, Ferruccio Sonnino, Emma y Elisa Alatri, Renata Di Cori, Leone y Elio Di Cori y Peter Gaya. Entre los judíos extranjeros se encontraba Ruth Musafia (luego Weiss) y su tío Konforty Sasha, que huyeron desde Zagreb.

Cabe mencionar otras “Casas de Vida” que ya han sido  reconocidas: el convento de las Hermanas de Nuestra Señora de los Dolores, en Florencia;  la iglesia y la casa parroquial de San Pedro de Cellis de Terzone, en Leonessa; el colegio Villa Mondragone, en Frascati, quien fuera su rector el jesuita Raffaele de Ghantuz Cubbe, vicepresidente de la Pontificia Obra de asistencia.

La fundación no gubernamental que lleva el nombre del diplomático sueco que salvó a miles de judíos y desarrolla programas educativos basados ​​en los valores de solidaridad y coraje de los Justos, va a distinguir a la universidad de St. Giuseppe – Instituto De Merode, al igual que otras escuelas católicas, por haber refugiado entre sus estudiantes y profesores cerca de cuarenta personas, incluyendo judíos, antifascistas y oficiales vinculados al coronel Giuseppe di Montezemolo, quien más tarde fue asesinado en las Fosas Ardeatinas. Esa historia fue narrada y publicada por Dennis Walters, que hace  quince años tradujo los planes de la resistencia romana para  los anglo-americanos, haciéndose pasar por un estudiante propio de Merode, en el libro reeditado en Italia con diferentes títulos « Benedetti Italiano, Benedetti inglés » (Milán, Ponte alle Grazie, 1991, 175 páginas, € 24,90).

Con el fin de involucrar a las generaciones más jóvenes en el proyecto “Casas de Vida”, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg ha forjado nuevas colaboraciones, con la Universidad Lumsa, la comunidad judía romana y el “Proyecto Memoria”.

Aunque la iniciativa tiende a ser internacional “una buena parte de la investigación se centra ahora en Roma y Lazio por una sola razón – dice un coordinador del proyecto – que es el gran número de “salvados” que encontró refugio en esas “casas”.

 

Traducción: FIRW