Marzo 7, 2005

Ceremonia interreligiosa en Las Palmeras

El pasado viernes 18 de febrero, en el templo católico de esta localidad, se llevo a cabo una trascendente ceremonia en cuyo transcurso el Obispo Diocesano Carlos M. Franzini entregó al párroco de Tacural, Jorge Buchitari (quien tiene la responsabilidad de atender el templo de las palmeras) el obsequio que Baruj Tenembaum le entregara con motivo del Centenario de las Palmeras. Se trata de una exclusiva tela, reproducción de un mural realizado por el maestro Raúl Soldi en la Basílica de la Anunciación, Nazareth, en 1968.

La ceremonia contó con la presencia de fieles de la grey católica y judía.

Durante el transcurso de la misa, una carta enviada por el Padre Horacio Moreno, sacerdote católico, presidente de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, fue leída en voz alta:

Buenos Aires, 18 de Febrero de 2005.

Al Pueblo de las Palmeras,

La providencia me bendijo con esta oportunidad extraordinaria en la cual mi amigo, el Obispo Carlos M. Franzini, entregará a la iglesia de Las Palmeras la tela ”Basílica de la Anunciación, Nazareth”.

Baruj Tenembaum es el hijo pródigo de esta localidad. Es, también, mi amigo, mentor y hermano desde hace 40 años, que nació, creció, trabajó, estudió y soñó en este mismo pueblo, y difundió la imagen de nuestra querida Virgen por todo el mundo.

Permítaseme agregar que el querido Baruj subraya siempre con claridad, y doy fe que es así, su indudable identidad judía, respaldada por un intelecto lleno de conocimientos de su Pueblo.

Partiendo de la base de que todos debemos amarnos y respetarnos, Baruj trabajó personalmente para realizar el sueño de instalar en la iglesia más importante de Nazareth, donde se formó nuestro Señor, un monumento histórico que, con asombroso acierto, se refleja en la tela que hoy nuestro querido Obispo Carlos M. Franzini entrega hoy al Pueblo de Las Palmeras.

Para llevar a cabo el sueño Baruj viajó especialmente a Tierra Santa junto al maestro Raúl Soldi, a quien acompaño durante los 30 días de labor que demandó la maravillosa obra.

Se cierra hoy un círculo, con un hijo de la colonización judía -quizás el único que dirigió seminarios, institutos culturales y recibió condecoraciones internacionales- que vuelve a su tierra natal con un mensaje que, como dijera el mismo Baruj, refleja a la mujer judía más conocida en toda la historia, LA VIRGEN MARÍA.

Hermanas y hermanos de Las Palmeras: tampoco voy a disimular en este momento que el mismo Baruj – el mismo niño travieso conocido por sus colegas después de cabalgar en las tierras de Las Palmeras y volar por los cielos del mundo- se preocupó personalmente por la reconstrucción y reapertura de la Sinagoga local.

El espíritu, pues, ha vencido a la materia. Las Palmeras recibe hoy las bendiciones del cielo y, en este clima, envío un gran abrazo al padre Jorge Buchitari, al Obispo Carlos M. Franzini, a las judías y a los judíos, a los cristianos y aún a las personas que no tienen fe.

Que Dios bendiga estas tierras.

Padre Horacio Moreno
Sacerdote Católico
Presidente
Fundación Internacional Raoul Wallenberg