El dominio del eje sobre la Europa ocupada. Sección II

Capítulo IX: ”Genocidio” (Sección II)
del libro de Rafael Lemkin, El dominio del eje sobre la Europa ocupada: Leyes de la ocupación – Análisis sobre el gobierno –
Propuestas para la enmienda,
(Washington, D.C.: [Fundación Carnegie para la paz internacional], 1944), p. 79 – 95.

I. TÉCNICAS DE GENOCIDIO EN VARIOS CAMPOS

POLÍTICO

En las áreas anexadas, tales como Polonia occidental, Eupen, Malmedy, Moresnet, Luxemburgo y Alsacia y Lorena se destruyeron las instituciones locales autónomas y se impuso un patrón alemán de administración. Todo aquello que recordara el anterior carácter nacional fue eliminado. Incluso los avisos comerciales y las inscripciones en los edificios, carreteras y calles así como los nombres de comunidades y localidades se sustituyeron por una forma alemana. (12) A los ciudadanos de Luxemburgo que tenían nombres extranjeros o no alemanes se les exigió asumir, en lugar de esos, los correspondientes nombres alemanes o, si esto era imposible, tuvieron que escoger nombres alemanes. Con respecto a sus apellidos, si son de origen alemán y han cambiado a una forma no alemana, deben volver a su forma alemana original. Las personas que no hayan cumplido con estos requerimientos, dentro del periodo fijado para ello, están sujetas a una multa y adicionalmente a que se les impongan nombres alemanes. (13) Estipulaciones análogas a las que se establecieron para Lorena en cuanto al cambio de nombres. (14)

Los Comisionados Especiales para el fortalecimiento del Germanismo se encuentran adscritos a la administración y su tarea consiste en coordinar todas las acciones que promueven el germanismo en un área dada. Los habitantes de origen alemán que vivían en los países [p. 83] ocupados, antes de la invasión, juegan un rol especialmente activo a ese respecto. Luego de cumplir su tarea como miembros de la llamada quinta columna, formaron el núcleo del germanismo. Se estableció un registro de alemanes (Volksliste) (15) y a través de unas tarjetas especiales tienen derecho a privilegios y favores especiales, particularmente en las áreas de racionamiento, empleo, empresas de supervisión de habitantes locales y así sucesivamente. Con el fin de deshacer la unidad nacional de los habitantes locales, se declaró que los no alemanes casados con alemanes podrían ser incluidos en la Volksliste según solicitud (de acuerdo con la categoría 4 establecida en la lista de alemanes por los Comisionados del Reich*).

Para desarticular la unidad nacional, adicionalmente se establecieron organizaciones del partido Nazi tales como el Partido Nasjonal Samling, el Partido en Noruega y el Partido Mussert en Holanda y se les otorgaron privilegios políticos a los miembros que provenían de la población local. Se disolvieron otros partidos políticos. (16) Estos partidos Nazis establecidos en los países ocupados también recibieron protección especial por parte de las cortes.

De acuerdo con esta política, de imponer el patrón nacional alemán, particularmente en los territorios ocupados, el ocupante ha organizado un sistema de colonización en estas áreas. En Polonia occidental, especialmente, esto se ha hecho a gran escala. Se ha sacado a la población polaca, de sus hogares, para dejar lugar a los pobladores alemanes que fueron traídos de los Estados Bálticos, de los distritos centrales y orientales de Polonia, de Besarabia y desde el mismo Reich. Las propiedades y las viviendas de los polacos fueron asignadas a los pobladores alemanes y para inducirlos a residir en estas áreas reciben muchos beneficios en forma de exención de impuestos. (17)

SOCIAL

La destrucción del patrón social se ha logrado, en parte, con la abolición de leyes y cortes locales y la imposición de leyes y cortes alemanas y también con la germanización del lenguaje judicial y del tribunal. (18) Dado que la estructura social de una nación es vital para su desarrollo nacional, el ocupante también intenta producir tales cambios que puedan debilitar los recursos nacionales y espirituales. El punto focal de este ataque ha sido la intelectualidad porque este grupo provee en gran parte el liderazgo nacional y organiza la resistencia en contra de la nazificación. Esto es especialmente cierto en Polonia y Eslovenia (parte eslovena de Yugoslavia) donde una gran parte de la intelectualidad y el clero fueron apartados del resto de la población y deportados para realizar trabajos forzados en Alemania. La tendencia del ocupante es retener en Polonia sólo a la clase trabajadora y campesina, mientras que en los países ocupados más al occidente, es la clase industrial la que puede permanecer ya que puede contribuir a integrar las industrias locales con la economía alemana. [p. 84]

CULTURAL

En las áreas ocupadas se le prohíbe a la población local usar su propio idioma en las escuelas y en los textos impresos. De acuerdo con el decreto, del 6 de agosto de 1940, (19) el idioma de instrucción en todas las escuelas de Luxemburgo debe ser el alemán, exclusivamente; no se permitió enseñar francés en las escuelas primarias; sólo se pudo continuar con los cursos en ese idioma en escuelas secundarias. Se introdujeron profesores alemanes en las escuelas y se les obligó a enseñar según los principios del nacionalsocialismo. (20) En Lorena, la educación general obligatoria, para asegurar la formación de la juventud en el espíritu del nacionalsocialismo, comienza a la edad de seis años. Ésta continúa por ocho años o hasta completar la escuela gramática (Volksschule) y luego por tres años más o hasta completar la escuela vocacional. Además, en las áreas polacas, los jóvenes polacos fueron excluidos de los estudios en humanidades y se les canalizó predominantemente hacia escuelas comerciales. El ocupante aparentemente cree que el estudio de las humanidades puede desarrollar un pensamiento polaco independiente y, por lo tanto, tiende a preparar a los jóvenes polacos en mano de obra calificada, para emplearlos en las industrias alemanas.

Con el fin de evitar la expresión del espíritu nacional a través del medio artístico, se ha introducido un control estricto de todas las actividades culturales. Todas las personas empleadas en pintura, dibujo, escultura, música, literatura y teatro deben obtener una licencia para continuar con sus actividades. El control en estos campos se ejerce a través de las autoridades alemanas. En Luxemburgo, este control se ejerce a través de la Sección de Relaciones Públicas de la Oficina de Propaganda del Reich y abarca la música, la pintura, el teatro, la arquitectura, la literatura, la prensa, la radio y el cine. Cada una de estas actividades se controla a través de una cámara especial y a todas ellas las controla una cámara denominada la Cámara de la Cultura del Reich (Reichskulturkammer). (22) Las cámaras locales de cultura están presididas por el jefe del Partido Nacionalsocialista en el área dada. No sólo las actividades creativas nacionales, en el campo cultural y artístico, han quedado impedidas por reglamentación estricta, sino que también se ha privado a la población de ser estimulada por los valores culturales y artísticos existentes. De allí que, especialmente en Polonia, se destruyeran monumentos y se llevaran bibliotecas, archivos, museos y galerías de arte. (23) En 1939, los alemanes incendiaron [p. 85] la gran biblioteca del Seminario Teológico Judío ubicado en Lublin, Polonia. Este hecho fue reportado por los alemanes de la siguiente manera:

Para nosotros era un asunto de especial orgullo el destruir la Academia Talmúdica conocida como la más grande en Polonia… Sacamos del edificio la gran biblioteca Talmúdica y la llevamos al mercado. Allí les prendimos fuego a los libros. El fuego ardió por veinte minutos. Los judíos de Lublin se congregaron alrededor y lloraron amargamente. Su llanto casi nos silenció. Entonces convocamos a la banda de guerra y los gritos de júbilo de los soldados silenciaron los gritos de los judíos. (34)

ECONÓMICO

La destrucción de los fundamentos de la existencia económica de un grupo nacional necesariamente ocasiona el deterioro de su desarrollo e incluso un retroceso. La disminución de los estándares de vida crea dificultades para satisfacer los requerimientos culturales y espirituales. Además, una lucha diaria, literalmente, por el pan y por la supervivencia física, puede limitar el pensamiento en términos generales y nacionales.

El propósito del ocupante era crear condiciones como éstas entre las gentes de los países ocupados, especialmente en aquellos pueblos contemplados en sus primeros planes de genocidio: los polacos, los eslovenos y los judíos.

Los judíos fueron privados, inmediatamente, de los medios básicos de subsistencia. En cuanto a los polacos, de la Polonia anexada, el propósito del ocupante era el de trasladar los recursos económicos, del grupo nacional polaco, al grupo nacional alemán. Así, el grupo nacional polaco debía empobrecerse y el alemán enriquecerse. Esto se consiguió inicialmente con la confiscación de la propiedad polaca bajo la autoridad del Comisionado del Reich para el Fortalecimiento de Alemania. Pero el proceso se fomentó de manera similar con la política de regimiento del comercio y las artesanías, dado que se expidieron licencias a los alemanes, y sólo excepcionalmente a los polacos, para realizar esa actividad. De esta forma se expulsó a los polacos del comercio y los alemanes entraron en ese campo.

A medida que el ocupante se apoderó de los bancos, se estableció una política especial para manejar los depósitos bancarios con el fin de fortalecer al elemento alemán. Uno de los bancos con mayor clientela, llamado el Post Office Savings Bank (P.K.O.) poseía, el día de la ocupación, depósitos de millones de ciudadanos polacos. Los depósitos, sin embargo, fueron pagados por el ocupante sólo a los depositantes alemanes según un certificado, producido por ellos mismos, que constataba su origen alemán. De ahí que el elemento alemán, en Polonia, se hiciera más fuerte que el polaco, financieramente, en forma inmediata. En Eslovenia los alemanes han liquidado las cooperativas financieras y las asociaciones agrícolas que habían probado ser, por décadas, un instrumento supremamente eficiente para elevar el estándar de vida y promover el progreso nacional y social. [p. 86]

En otros países, especialmente en Alsacia y Lorena y en Luxemburgo, el genocidio en el campo económico se lleva a cabo en una forma distinta. Como a los luxemburgueses se les considera emparentados con los alemanes, se les da la oportunidad de reconocer voluntariamente a los elementos germánicos y trabajar por el fortalecimiento del germanismo. Si ellos no aprovechan esta ”oportunidad”, se les confiscan sus propiedades y se les entregan a otros más deseosos de promover el germanismo. (27)

La participación en la vida económica depende, por lo tanto, de ser alemán o de estar dedicado a la causa del germanismo. Como consecuencia, promover una ideología nacional, diferente a la alemana, se convierte en algo difícil y peligroso.

BIOLÓGICO

En los países ocupados, donde residen ”personas sin ningún parentesco con los alemanes”, se persigue una política de despoblamiento. Entre los métodos empleados para este propósito, el primero es la adopción de medidas para disminuir la natalidad de los grupos nacionales de otra ascendencia, mientras que al mismo tiempo se dan pasos para estimular la natalidad de la Volksdeutsche (población alemana) que vive en estos países. Por ello, en la Polonia anexada están prohibidos los matrimonios entre polacos sin un permiso especial del gobernador (Reichsstatthalter) del distrito, quien por cuestión de principios no permite los matrimonios entre polacos. (28)

La tasa de nacimientos del grupo indeseado se ha disminuido, aún más, como resultado de la separación de los hombres y las mujeres (29) al ser deportados para realizar trabajos forzados en otra parte. Además, la desnutrición de los padres, debido a la discriminación en el racionamiento de alimentos, ocasiona no sólo la disminución de nacimientos sino también la disminución de la capacidad de supervivencia de los niños nacidos de padres subalimentados.

Como se mencionó antes, el ocupante está haciendo esfuerzos por estimular la tasa de nacimientos de los alemanes. Se están adoptando diferentes métodos para tal fin. Se proveen subsidios especiales, en Polonia, a las familias alemanas que tengan al menos, hijos menores de edad. (30) Dado que los holandeses y los noruegos son considerados consanguíneos, se estimula, a través de un subsidio, el nacimiento de niños ilegítimos nacidos de mujeres holandesas y noruegas y engendrados por militares alemanes. (31)

Otros métodos siguen la misma línea. Así el Comisionado del Reich se ha conferido a sí mismo el derecho de actuar como tutor o padre de una menor holandesa si ésta desea casarse con un alemán. (32) El cuidado especial para la legitimación de los niños, en Luxemburgo, como lo revela la orden concerniente a los cambios en la legislación de familia, del 22 de marzo de 1941, (33) está dictado por el deseo de estimular la procreación extramarital con alemanes.

FÍSICO

La debilitación física, e incluso la aniquilación de los grupos nacionales en los países ocupados, se llevan a cabo, principalmente, con los siguientes métodos:

I. La discriminación racial en la alimentación. El racionamiento de los alimentos se organiza de acuerdo con principios raciales. ”El pueblo alemán va a recibir alimentos primero que los otros pueblos,” declaró el Ministro del Reich, Göering, el 4 de octubre de 1942. (34) En concordancia con este programa, la población está recibiendo el 93 % de su dieta preguerra, mientras que aquellos en los territorios ocupados, reciben mucho menos: en Varsovia, por ejemplo, los polacos reciben el 66 % de las raciones preguerra y los judíos sólo el 20 %. (35) Lo siguiente muestra la diferencia en el porcentaje de raciones de carne que reciben los alemanes y la población de los países ocupados: los alemanes, el 100 %; los checos, el 86%; los holandeses, el 71%; los polacos (la Polonia anexada), el 71 %; los lituanos, el 57 %; los franceses, el 51 %; los belgas, el 66%; los serbios, el 36%; los polacos (Gobierno General), el 36%; los eslovenos, el 29%; los judíos, el 0%. (36)

El porcentaje de los alimentos recibidos según las raciones actuales (en unidades calóricas) es el siguiente: (37) Alemanes, el 93 %; checos, el 83%; polacos (Polonia anexada), el 78 %; holandeses, el 70%; belgas, el 66%; polacos (Gobierno General), 66%; noruegos, el 54%; judíos, el 20%.

En cuanto a la composición de los alimentos, los porcentajes de los nutrientes, básicos, requeridos según las raciones actuales (por unidad de consumidor) son los siguientes: (Ver imagen)

El resultado de la alimentación racial es un deterioro en la salud de las naciones implicadas y un aumento en la tasa de mortalidad. En Varsovia, la anemia se elevó en un 113 % entre los polacos y en un 435 % entre los judíos. (39) La tasa de mortalidad por mil en 1941 ascendió en Holanda al 10%; en Bélgica al 14,5 %; en Bohemia y Moravia al 13,4 % (40). La mortalidad polaca en Varsovia, en 1941, ascendió en julio a 1.314 (41), en agosto a 1.729 (42) y en septiembre a 2.160. (43)

2. Poniendo en peligro la salud. Los grupos nacionales indeseados, particularmente en Polonia, son privados de las necesidades básicas para preservar la salud y la vida. Este último método consiste, por ejemplo, en decomisar ropa abrigada y cobijas en el invierno y en retener leña y medicamentos. Durante el invierno de 1940-41 sólo una habitación en una casa del gueto de Varsovia podía contar con estos elementos y los niños debían tomar turnos para calentarse allí. Los judíos no han recibido ningún tipo de combustible en el gueto desde entonces. (44)

Además, los judíos en el gueto se encuentran hacinados bajo condiciones de vivienda adversas para la salud y al negárseles el uso de parques públicos están también privados del derecho a respirar aire puro. Tales medidas, especialmente perniciosas para la salud de los niños, han ocasionado el desarrollo de varias enfermedades. El traslado en camiones de transporte de ganado y trenes de carga sin calefacción, de cientos de miles de polacos desde la Polonia anexada al Gobierno General, que tuvo lugar en medio de un fuerte invierno, resultó en que diezmara el número de los polacos expulsados.

3. Matanzas masivas. La técnica de matanzas masivas se emplea principalmente contra los polacos, los rusos y los judíos, así como en contra de personalidades que lideran los grupos, no colaboracionistas, en todos los países ocupados. En Polonia, en Bohemia y Moravia y en Eslovenia los intelectuales están siendo ”liquidados” porque siempre se les ha considerado los gestores principales de [p. 89] las ideas nacionales y en el momento de la ocupación, ellos eran los principales sospechosos de ser los organizadores de la resistencia. Los judíos en su mayoría, son liquidados al interior de los guetos (45) o en trenes especiales en los cuales son transportados a la llamada destinación ”desconocida”. El número de judíos que han sido asesinados en matanzas organizadas, en todos los países ocupados, de acuerdo con el Instituto de Asuntos Judíos del Congreso Judío Americano en Nueva York, asciende a 1.702.500. (46)

RELIGIOSO

En Luxemburgo, donde la población es predominantemente católica y la religión juega un rol importante en la vida nacional, especialmente en el campo de la educación, el ocupante ha tratado de romper estas influencias nacionales y religiosas. A los niños mayores de 14 años se les permitió, por ley, renunciar a sus afiliaciones religiosas, (47) dado que el ocupante estaba ansioso de enrolar a estos niños exclusivamente en organizaciones juveniles pro Nazis. Además, con el fin de proteger a dichos niños de la crítica pública, al mismo tiempo se emitió otra ley que imponía multas que iban hasta 15.000 marcos del Reich por cualquier publicación de nombres o por cualquier anuncio general relacionado con renuncias a congregaciones religiosas. (48) Al igual que en Polonia, con el pillaje y destrucción sistemáticos de la propiedad de la iglesia y la persecución al clero, las autoridades ocupantes alemanas han buscado destruir el liderazgo religioso de la nación polaca.

MORAL

Con el fin de debilitar la resistencia espiritual del grupo nacional, el ocupante intenta crear una atmósfera de degradación moral al interior de este [p.90] grupo. De acuerdo con este plan, la energía mental del grupo debe concentrarse en los instintos básicos y debe ser desviada del pensamiento moral y nacional. Para llevar a cabo dicho plan, es necesario que el deseo de obtener un placer individual barato sustituya al anhelo de sentimientos e ideales colectivos basados en una alta moralidad. Por esa razón, el ocupante hizo esfuerzos, en Polonia, por imponer a los polacos publicaciones y películas pornográficas. Se alentó el consumo de alcohol, pues mientras los precios de los alimentos se han disparado, los alemanes han mantenido bajo el precio del licor y los campesinos son obligados por las autoridades a recibir licores, en pago por la producción agrícola. La ley de toque de queda, impuesta de manera estricta contra los polacos, es flexible si ellos muestran una boleta de entrada a una de las casas de juego que los alemanes han permitido funcionar. (49)


Notas de pie de página:

12. Para Luxemburgo, ver la orden del 6 de agosto de 1940, más abajo, p. 440.

13. Ver la orden concerniente al cambio de nombres y apellidos en Luxemburgo, del 31 de enero de 1941, más abajo, p. 441.

14. Verordnungsblatt, 1940, p. 1940.

15. Con respecto a Polonia, ver la orden del 29 de octubre de 1941, más abajo, p. 552.

* Ampliación del traductor.

16. Con respecto a Noruega, ver la orden del 25 de septiembre de 1940, más abajo, p. 499.

17. Ver más arriba, capítulo sobre ”Finanzas.”

18. Ver más arriba, capítulos sobre ”Ley” y ”Tribunales.”

19. Ver más abajo, p. 440.

20. ”Es tarea del director orientar y conducir la escuela, sistemáticamente, de acuerdo con los principios nacionalsocialistas.” – Ver el comunicado para la ejecución de la orden concerniente al sistema de educación primaria, 14 de febrero de 1941, promulgado en Lorena por el Jefe de Administración Civil, más abajo, p. 388.

21. Verordnungsblatt, 1941, p. 100. Ver más adelante, p. 386.

22. En lo referente a la organización de la Cámara de Cultura del Reich, ver la ley del 1º de noviembre de 1933, Reichsgesetzblatt, I, p. 979.

23. Ver la nota del 3 de Mayo de 1941 dirigida por el ministro polaco de Asuntos Exteriores, del gobierno polaco en exilio, a las potencias aliadas y neutrales, en Polish White Book: República de Polonia, Ministerio de Asuntos Exteriores, Ocupación alemana de Polonia – Extracto de la nota dirigida a las potencias aliadas y neutrales (Nueva York: The Greystone Press, 1942). pp. 36

24. Periódico Frankfurter Zeitung, emisión del noticiero, 28 de marzo de 1941.

25. Ver más arriba, capítulo sobre ”Estado legal de los judíos.”

26. Ver la ordenanza promulgada por el fideicomisario alemán del Polish Savings Bank publicada en Thorner Freiheit del 11 de diciembre de 1940

27. Ver ”Propiedad” más arriba, p.38

28. Ver el reporte del Primado de Poznan para Pío XII, The Black Book de Polonia (Nueva York: G. P. Putnam’s Sons, 1942), p. 383.

29. Que la separación de hombres y mujeres fue preconcebida por Hitler como un elemento de genocidio, es obvio a partir de su declaración:

”Estamos obligados a despoblar,” continuo enfáticamente, ”como parte de nuestra misión de preservar la población alemana. Tendremos que desarrollar una técnica de despoblación. Si ustedes me preguntan qué quiero decir con despoblación, me refiero a la eliminación de unidades raciales enteras. Y eso es lo que me propongo llevar a cabo- ésa, grosso modo, es mi tarea. La naturaleza es cruel, por lo tanto, nosotros también podemos serlo. ¡Si puedo enviar la flor de la nación alemana al infierno de la guerra sin la menor piedad por el derramamiento de preciosa sangre alemana, entonces seguramente tengo el derecho de eliminar a millones de una raza inferior que se reproduce como las sabandijas! Y por ”eliminar” no necesariamente quiero decir destruir; simplemente tomaré las medidas sistemáticas para detener su gran fertilidad natural. Por ejemplo, mantendré separados a sus hombres y mujeres por años. ¿Recuerdan ustedes el descenso en la tasa de natalidad de la guerra mundial? ¿Por qué no debemos hacer, de manera totalmente consciente y por varios años, lo que en esa época sencillamente fue la consecuencia inevitable de una guerra prolongada? Existen muchos métodos, sistemáticos y comparativamente indoloros o, en todo caso, sin derramamiento de sangre, para causar la extinción de razas indeseables.’” – Rauschning, op.cit., pp.137-38, por cortesía de G.P Putnam’s Sons.

30. Ver la orden concerniente al otorgamiento de subsidios infantiles a los alemanes en el gobierno, del 10 de marzo de 1942, más abajo, p.553.

31. Ver la orden ,del 28 de Julio de 1942, concerniente al subsidio para los hijos de miembros de las Fuerzas Armadas alemanas en los territorios ocupados, Reichsgesetzblatt, 1942, I, p. 488:

”Con el fin de mantener y promover una herencia alemana racialmente valiosa, los niños engendrados por miembros de las Fuerzas Armadas alemanas, en los territorios ocupados de Noruega y Holanda y nacidos de mujeres noruegas y holandesas podrán recibir, por solicitud de la madre, un subsidio especial y beneficios a través de las oficinas de los Comisionados del Reich para los territorios ocupados en Noruega y Holanda.”

32. Ver la orden del 28 de febrero de 1941, más abajo, p.474

33. Ver más adelante, p.428

34. Ver New York Times, 5 de octubre de 1942, p.4, col.6.

35. Las cifras citadas en éste y en los dos párrafos siguientes han sido tomadas, con el permiso del Instituto de Asuntos Judíos, de su publicación titulada Starvation over Europe (Hambre en Europa) (Made in Germany); A Documented Record 1943 (Nueva York, 1943), pp.37, 47, 52.

36. Ibid., p.37

37. Ibid., p.47

38. Ibid., p.52. Para mayores detalles, ver Liga de Naciones, World Economic Survey (Encuesta sobre la economía mundial) (Génova, 1942), pp.90-91

39. Ver Hitter’s Ten-Year War on the Jews (La guerra de diez años de Hitler contra los judíos) (Instituto de Asuntos Judíos del Congreso Judío Americano, Congreso mundial judío, Nueva York, 1943), p. 144.

40. Liga de Naciones, Monthly Bulletin of Statistics (Boletín mensual de estadísticas) (Génova, 1942), Nos. 4, 5, 6.

41. Nowy Kurjer Warszawski (Varsovia), 29 de agosto de 1941.

42. Die Nation (Berna), 13 de agosto de 1942.

43. Poland Fights (Luchas polacas) (Nueva York), May 16, 1942.

44. Hitler’s Ten-Year War on the Jews, p. 144.

45. Ver la Declaración Conjunta realizada por miembros de las Naciones Unidas y emitida simultáneamente en Washington y en Londres el 17 de diciembre de 1943:

”A los gobiernos belga, checoslovaco, griego, yugoslavo, luxemburgués, holandés, noruego, polaco, soviético, del Reino Unido y de los Estados Unidos, así como al Comité Nacional Francés les han llamado la atención los numerosos reportes, provenientes de Europa, que informan que las autoridades alemanes, no contentas con negarles a las personas de la raza judía los derechos humanos más elementales, en todos los territorios donde se ha extendido su poder bárbaro, ahora están llevando a cabo la intención de Hitler, repetida a menudo, de exterminar al pueblo judío en Europa.

”De todos los países ocupados, los judíos están siendo transportados hacia Europa oriental en condiciones de horror y brutalidad espantosos. Los guetos establecidos por el invasor alemán en Polonia, a la que los Nazis han convertido en el principal lugar de matanza, son desocupados sistemáticamente de judíos, con excepción de algunos trabajadores altamente calificados, requeridos para las industrias de la guerra. No se vuelve a saber nada de aquellos que son llevados de allí. Los que se encuentran sanos son conducidos a la muerte lentamente en los campos de trabajo. A los débiles se les deja morir de frío y hambre o son asesinados deliberadamente en masacres masivas. El número de víctimas de estas crueldades sangrientas se calcula en muchos cientos de miles de hombres, mujeres y niños completamente inocentes.

”Los gobiernos antes mencionados y el Comité Nacional Francés condenan, en los términos más fuertemente posibles, esta política bestial de exterminio a sangre fría. Estos declaran que tales hechos solo pueden fortalecer la resolución de todos los pueblos amantes de la libertad de derrocar la tiranía bárbara hitleriana. Los mismos reafirman su resolución solemne de asegurar que aquellos responsables de estos crímenes no escapen al castigo y de seguir adelante con las medidas prácticas necesarias para lograr este fin. ”-Revista de las Naciones Unidas, Vol. III (1943), No. I, p. I.

46. Hitler’s Ten-Year War on the Jews, p. 307.

47. Ver la orden del 9 de diciembre de 1940, más abajo, p. 438.

48. Ibid.

49. Bajo la ley polaca, 1919-39, se prohibieron las casas de juego; tampoco existieron en suelo polaco cuando éste se encontraba bajo el dominio ruso, alemán y austriaco antes de 1914, ver The Black Book of Poland, pp. 513, 514.