Mayo 14, 2014

¿Por qué Juan XXIII no es declarado Justo entre las Naciones?

El Parlamento israelí celebra hoy una sesión extraordinaria sobre el santo Papa Roncalli

El 13 de mayo de 2014 el Parlamento de Israel (Knéset) ha celebrado una sesión extraordinaria y sin precedentes que se dedicará a la memoria y al legado de Angelo Roncalli (Papa Juan XXIII), recientemente canonizado por el Papa Francisco.

Roncalli fue un gran amigo del pueblo judío. Lo demostró en muchas ocasiones históricas.

Como Papa Juan XXIII, entre 1958 y 1963, revolucionó la Iglesia en muchos aspectos, pero su impacto fue mucho más allá del mundo católico. Su contribución al diálogo interreligioso entre católicos y judíos fue incomparable. En su encíclica “Nostra Aetate”, que sirvió como piedra angular de la que surgió el Concilio Vaticano II, -el cual abrió el camino a la creación de una relación franca, abierta y solidaria entre católicos y judíos-, afirma que “el que detesta o persigue a los judíos en realidad perjudica a la Iglesia Católica.”

Incluso fue más allá, mediante la supresión de un comentario ofensivo en contra de los judíos  (“Judíos pérfidos”) de la oración del Viernes Santo.

Menos conocido es lo que ha hecho para aliviar la difícil situación de los judíos europeos durante la Segunda Guerra Mundial. En la década de 1940, cuando se desempeñó como Delegado Apostólico en Estambul, salió de su camino para ayudar a salvar el mayor número de judíos posible.

Su puerta siempre estaba abierta a los representantes de la comunidad judía anterior al Estado en Palestina, especialmente para Chaim Barlas, que iba a verlo una y otra vez con las numerosas peticiones de ayuda.

Roncalli también intervino para salvar judíos de Eslovaquia y Bulgaria, instando a los líderes de esos países a impedir su deportación y exterminio.

No dudó y utilizó el correo diplomático para enviar documentación de inmigración de vital importancia proporcionada por la Agencia Judía, a su colega el cardenal Angelo Rotta, de Budapest, quien finalmente fue reconocido como Justo por sus acciones para salvar vidas en Hungría.

Por último, pero no menos importante, Roncalli fue una especie de portavoz de los judíos asediados, presentando su situación en un sinnúmero de cartas a sus superiores en el Vaticano.

Después de la guerra, en la víspera de la votación de la resolución 181 de la ONU (Plan de Partición de Palestina), como nuncio en París, Roncalli ayudó al Dr. Moshe Sneh (líder judío en esos tiempos) a reunirse con el entonces Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Domenico Tardini, con una súplica para no interferir con el apoyo esperado de los países de América Latina para el Plan de Partición. Roncalli trabajó duro para organizar la audiencia en Roma e incluso viajó a la capital italiana para asegurarse de que todo saliera según lo planeado. Sneh se reunió con Tardini y, finalmente, la mayoría de los países latinoamericanos votaron a favor o se abstuvieron, allanando así el camino para el establecimiento del Estado de Israel.

Volviendo a sus esfuerzos en tiempos de guerra, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg presentó a Yad Vashem en 2011, un grueso expediente denominado “El Dossier Roncalli”, con una recopilación exhaustiva de sus hazañas y una fuerte recomendación para que se lo declare Justo entre las Naciones.

Lamentablemente, nuestros esfuerzos no han dado frutos todavía. Mientras Yad Vashem reconoce que Roncalli ha participado en los esfuerzos para salvar vidas, la institución israelí encargada de designar a los Justos entre las Naciones afirma que el “elemento de riesgo no aparece”.

De acuerdo con Yad Vashem, para que un diplomático (Roncalli actuó como tal) sea reconocido como Justo, debería haber puesto en peligro su propia carrera en el proceso de salvar a la gente. En otras palabras, debería haber desafiado las órdenes emanadas de sus superiores.