Abril 3, 2013

La Opción Roncalli

Juan XXIII: ¿Un Justo entre las Naciones?

El 7 de Septiembre del 2000 la Fundación Internacional Raoul Wallenberg declaró abierta la campaña internacional para el reconocimiento de la acción humanitaria desplegada por el Nuncio Angelo Giuseppe Roncalli, luego Papa Juan XXIII, en favor de personas perseguidas por el régimen nazi.

Un Justo entre las Naciones es, según la definición que proporciona el Museo Yad Vashem, una “persona no judía, (viva o fallecida), que arriesgó su vida, su libertad y su seguridad sin recibir por ello ninguna compensación monetaria o alguna otra recompensa.”

La Fundación Internacional Raoul Wallenberg (FIRW) ha logrado compilar contundentes pruebas y testimonios que relatan el rol que Angelo Giuseppe Roncalli desempeñó con respecto a las víctimas del régimen nazi.

Entre sus acciones, se destaca una clara intervención para evitar deportaciones y facilitar escapes. Es decir, una firme postura en contra del horror y a favor de la vida. Una actitud coherente, expresada por sus intenciones por fomentar la paz y su empatía hacia los más sufridos en general. La figura de Angelo Roncalli no dio lugar a debates, diferentes comunidades lo recuerdan como “El Papa Bueno”. Los únicos que parecerían reprocharlo, son ciertos grupos extremistas dentro del catolicismo que lo acusan de “hereje” “masón” o “judío infiltrado” …

Como Delegado Apostólico en Estambul (1934-1944) o como Nuncio en Paris (1944-1953) Roncalli contribuyó con el salvataje de miles de personas que, por su simple condición, corrían riesgo de exterminio. Uno de sus métodos de ayuda, fue la procuración de visas turcas y certificados de inmigración. Mediante el uso de correos privados, se esforzó por socorrer a niños y adultos provenientes de Turquía , Rumania , Eslovaquia , Bulgaria , Hungría , Francia , Croacia , Italia , Grecia , Alemania y Polonia . El destino principal de los mismos, era nada más y nada menos que Tierra Santa; cuyo ingreso se veía también dificultado por las autoridades británicas… Además de interpelar reiteradamente a figuras como el embajador alemán Von Pappen , el Rey Boris II de Bulgaria y el Papa Pío XII ; Roncalli colaboró devotamente con Jaim Barlas , representante de la Agencia Judía, con el Gran Rabino de Palestina Herzog , y con el delegado americano del War Refugee Board Ira Hirschmann para encontrar soluciones a la tragedia.

Otro modo de asistencia de Roncalli, fue la emisión de certificados de bautismo. Una parte de estos certificados fueron falsos, pero, también se ejecutaron bautismos “verdaderos”, lo que atestigua la tragedia de la época, en la cual, la existencia de la esencia y de la identidad judía sufría sin salida aparente. Según fuentes católicas, unos 80 000 certificados fueron concedidos. En tal caso, las buenas intenciones de Roncalli son irreprochables.

En otra ocasión, el Delegado Apostólico concertó con el gobierno turco para poder enviar alimentos a los griegos y judíos de Grecia durante el invierno de 1941. Por último, y bajo su propio incentivo, reclamó a sus colegas ayudar a los judíos en cualquier sitio donde se hallaren. El Arzobispo de Budapest Angelo Rotta fue uno de los colaboradores más fieles del Nuncio.

De acuerdo a testimonios brindados en el Juicio de Nuremberg, las intervenciones de Roncalli ayudaron a salvar decenas de miles de personas.

Al proporcionar su ayuda y no negarla, y dentro de un mar de intereses y colaboracionismo, el Nuncio no permitió que ningún factor externo se apoderara de sus decisiones. En tal caso, si bien acompañado de una visión inevitablemente cristiana del judaísmo, su posición se distingue muy claramente de la posición “neutra” que asumieron las altas autoridades católicas. Como explica el profesor emérito en Estudios del Holocausto Michael Marrus, el Vaticano, sin dejar de pregonar por la “justicia y la caridad” no condenó la persecución a los judíos ni mostró verdadera preocupación. En 1941, por ejemplo, cuando Léon Berard, embajador francés en la Santa Sede, elaboró un extenso reporte a Vichy, no hizo mención de ningún tipo de oposición por parte del Vaticano con respecto a las leyes antisemitas. Más adelante, y siempre munidos de contundente información acerca de los masacres a gran escala, las autoridades de la Sede tampoco tomaron riesgos y fue recién con el transcurso de la guerra que comenzaron a manifestar cierta empatía y asistencia hacia los perseguidos.
Quizás el caso de Roncalli no coincida al pie de la letra con la especificidad que el título de Justo entre las Naciones confiere, teniendo en cuenta el peligro de muerte inminente que ciertos individuos debieron afrontar por períodos prolongados de tiempo al intentar salvar vidas. ¿Merece de todos modos ser honrado con este privilegiado título?

Por un lado, y de nuestro lado, la postura de Roncalli debería ser la “esperable”; y por eso, no debería otorgársele ningún reconocimiento especial. Sin embargo, no podemos obviar el contexto pasado, ni el presente. Tampoco cerrar las puertas a un posible contexto de amistad entre los pueblos. Si consideramos al Holocausto como un hecho aislado en la historia, Roncalli no merecería tan urgentemente esta gratificación. Por el contrario, si consideramos a esta tragedia, cuya crueldad supera todo entendimiento humano, como parte de una larga cadena de sufrimientos que golpearon y golpean a nuestro pueblo, el apremio es necesario. Y el título, al mismo tiempo significativo y excepcional, como el aprecio y respeto activo de Angelo Roncalli por el judaísmo a lo largo de su vida, incluyendo los años de la Segunda Guerra Mundial.

Tras largos períodos oscuros e inconmensurables injusticias cometidas por la Iglesia en contra de los judíos, se despierta esta chispa de esperanza y dignidad encendida por Angelo Giuseppe Roncalli.

No en vano, y gracias a la popularidad que alcanzó mediante su autoridad papal, sus iniciativas fueron -sustrayendo el factor riesgoso y novedoso- considerablemente retomadas por sus sucesores. Inolvidable permanece la nota depositada el 26 de Marzo del 2000 por Juan Pablo II en el Muro en Jerusalem: “Dios de nuestros padres, tu elegiste a Abraham y sus descendientes para traer tu nombre a las naciones: Nosotros estamos profundamente acongojados por la conducta de aquellos que en la historia causaron sufrimiento a esos hijos Tuyos y pidiendo Tu perdón expresamos nuestro compromiso de hermandad genuina con el pueblo del pacto” . Durante su visita a Auschwitz, en el 2006, Benedicto XVI se refirió a los nazis como a “criminales violentos que querían matar a aquel Dios que llamó a Abraham que hablando en el Sinaí estableció los criterios para orientar a la humanidad, criterios que son válidos para siempre”.

A pocos días de la renuncia de este último Papa, nos preguntamos ¿Qué camino tomará y qué camino desechará el nuevo Pontífice y sus partidarios? ¿Serán firmes como Juan XXIII? ¿Logrará el nuevo líder proclamarse por medio de sus palabras y actos a favor de la hermandad genuina?

Al asumir su puesto, debido a sus 77 años de edad, muchos creyeron que Juan XXIII sería un “Papa de transición”. Sin embargo, sus años en el Vaticano fueron considerables y grandiosos. No ha sido por ende un “Papa de transición”, pero si un Papa que ha abierto las puertas hacia una transición, una transición histórica.

Nos encontramos en una era en la cual, si bien parece haber habido progreso; las ambigüedades con respecto al pueblo de Israel también subsisten.

Muy brevemente… No en 1939, sino en el 2005, el Presidente de Irán Mahmud Ahmadinejad llama abiertamente a la destrucción del Estado de Israel . En el 2010, por su parte, el Presidente de Venezuela Hugo Chávez maldice públicamente a Israel “desde el fondo de su alma y de sus vísceras” . Desde el 2012, 1823 cohetes fueron lanzados desde Gaza a Israel. Entre otros actos de crueldad , El 18 de Julio del 2012, ocurre un atentado terrorista en un bus con turistas israelíes en Bulgaria. Y actualmente, el gobierno argentino manifiesta su voluntad de pactar con el gobierno iraní un memorándum para “traer justicia” a la causa AMIA: atentado suicida que en 1994 dejó 85 muertos. La AMIA era, y es, una organización judía social, que promueve la vida comunitaria, el respeto, la educación, la cultura, la solidaridad…

Y estos no son más que muy simplificados ejemplos de este eco anti judío, que sigue a nuestro pesar haciéndose oír en varios rincones de la tierra bajo diferentes formas. La mejora de la situación, trajo consigo el surgimiento, o más bien la continuidad, de un antisemitismo que ahora busca nuevos escondites para no ser descubierto tan fácilmente, y encuentra cobijo y discípulos dentro del “antisionismo” “antiimperialismo” “antiisraelismo” ”antijudaísmo” “antitoraísmo”… En fin, dentro de toda fuerza que se concentra en contra de la libertad del pueblo judío a ser quien es.

El desafío es grande, y los Wallenbergs, Schindlers, Sendlers, Maternes, Swidas, Dilsizians, Westerwheels, Sugiharas, Vaselis, Sousa Mendes, Roncallis… necesarios.
Angelo Roncalli contó con la suficiente claridad para actuar heroicamente frente a esta amenaza, detectando su raíz, y sin dejar por esto de alentar la paz mundial. Fue justo en su tiempo y espacio; extendiendo su mano y despegándose del odio irracional que la mayoría poseía en contra de los judíos. Juan XXIII es importante hoy. La opción de seguir su rumbo debe prevalecer.

[1] Sitio web oficial del Museo Yad Vashem http://www.yadvashem.org/yv/es/righteous/how_to_apply.asp

[2] La Fundación Internacional Raoul Wallenberg es una Organización no Gubernamental  cuya misión es desarrollar proyectos educativos y de divulgación para promover el ejercicio de los valores de solidaridad y coraje cívico que animaron las gestas de los Salvadores del Holocausto. En el 2009, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, la Angelo Roncalli International Commitee Foundation y la Casa Argentina en Israel Tierra Santa, editaron el Libro Digital “Juan XXIII-El Papa Bueno”. Esta exhaustiva investigación es nuestra principal fuente de referencia.

[3] Entre otras proclamaciones, redactó en Roma la Carta Encíclica “Pacem in Terris” (Paz en la Tierra) en Abril de  1963

[4] En este artículo hacemos referencia a su compasión por los judíos por el tema preciso que estamos abordando, pero Roncalli también ayudó a otras víctimas de la persecución nazi y fue autor de numerosas obras de caridad. En la Primera Guerra Mundial, por ejemplo, asistió a los soldados afectados con tuberculosis. En 1925, tras el atentado a la Catedral Sveta-Nedelya en Sofía, efectuó visitas  a los heridos;  y años más tarde también en Bulgaria, obró arduamente por las víctimas del terremoto. También fueron frecuentes sus visitas a niños huérfanos y enfermos.

[5]Entre otros sitios de internet : http://www.catolicos-alerta.com.ar/roncali/escandalos-herejias.html o http://www.vaticanocatolico.com/Articulos/Iglesia_catolica_vs_Vaticano_II/juan_xxiii_mason_contra_iglesia_catolica.php

[6]STANDFORD, Shaw en  Turquía y el Holocausto New York University Press, 1992

[7] TOUVAL-WELTMANN, “Cómo el Papa Juan XXIII ayudó a rescatar judíos” ,Diario: The Jerusalem Post,  Jerusalem, 26 de Junio de 1973

[8] Comunicados diplomáticos nº342,726,795  de la Secretaría de Estado Americana a Embajada  Americana en Turquía, Ankara, Abril-Mayo 1944

[9]BARLAS, Jaim, “Juan XXIII y su actitud hacia los judíos”, Davar, 4 de Noviembre de 1959, p.3 en Livia Rotkirchen, The Destruction of Slovak Jewry: A Documentary History, Yad Vashem, Jerusalem, 1961 ; p.32

[10] Actos y Documentos de la Santa Sede relativos a la Segunda Guerra Mundial ,Librería Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano, 1965, nota del 30 de Junio de 1943,p.371

[11] Ibidem, Comunicación nº 4521 Vol. 10 , 23 de Marzo de 1944, p.335

[12] Ibidem, Comunicación nº 4068 del Nuncio Roncalli al Nuncio de Francia Monsignor Valéri, 18 de Enero de 1942, Vol 8. p. 647

[13] Ibidem , Vol. 9, Telegrama nº 114 del 30 de Mayo de 1943

[14] Ibidem, Comunicación nº 4344,  9 de Abril de 1943, p. 469

[15] Enciclopedia Judaica

[16] Ibidem, Comunicación nº4129 Vol. 9 del Nuncio Roncalli al Secretario de Estado Vaticano Cardenal Maglione, 22 de Enero de 1943, pp. 87-88

[17] HEBBLETHWAITE, Peter, An Exchange of Blessings, Pope John XXIII and the Jews, Common Ground, 1993

[18] TRINCESSE, Stefano, Roncalli, diplomático en Grecia y Turquía, Audren Ricardi, Laterza, 1984, pág. 261

[19] PORAT,Dina, “Tears, Protocols and Actions in a Wartime Triangle: Pius XII , Roncalli and Barlas” en Cristianesimo nella Storia, Vol. 7 nº2, Bologna, 2006, pp. 599-632

[20] BRAHAM, Randolph, The politics of Genocide- The Holocaust in Hungary,  Wayne State University Press,

[21] BARLAS, Jaim, Salvamento en el Holocausto y Masu’ah, 1976; pp. 128-129

[22] RUBIN, Barry, Istambul Intrigues, Armenian Reaserch collection Center, 1992, p.214

[23] HIRSCHMANN, Ira, Caution to the Winds, D. MCKay Co. , New York , 1962

[24] Ibidem; pp.182-3

[25] HOFFMANN, Peter, “Roncalli en la Segunda Guerra Mundial: Iniciativas de paz, la famina griega y la persecución de los judíos”, Diario de la Historia Eclesiástica”, vol.40 nº1, Cambridge University Press, 1989, pp. 74-99 citado por el historiador  STANDFORD, Shaw en  Turquía y el Holocausto New York University Press, 1992

[26]MARRUS, Michael, “Understanding the Vatican during the nazi period”,  Shoah Resource Center, Yad Vashem, The International School for Holocaust Studies

[27] Sitio web oficial de Yad Vashem http://www.yadvashem.org/yv/es/exhibitions/bearing_witness/featured_artifacts_john_paul_II.asp

[28]Sitio web oficial del Vaticano http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/speeches/2006/may/documents/hf_ben-xvi_spe_20060528_auschwitz-birkenau_en.html

[29] El comunicado del Senador rionegrino Luis A. Falco S-3535/05 al Poder Ejecutivo describe pertinentemente el hecho.  “(…) Mahmoud Ahmadinejad sostuvo públicamente el miércoles 26 de octubre de 2005 que Israel debe ser borrado del mapa en una conferencia dada ante cuatro mil estudiantes universitarios. El lema de la conferencia en la que pronunció tal diatriba era de por sí tremendamente provocador: Un mundo sin sionismo. En este marco, el jefe de estado iraní agregó que todo el que reconozca a Israel arderá en el fuego de la furia de la nación islámica; cualquier [líder islámico] que reconozca al régimen sionista reconocerá la rendición y la derrota del mundo islámico. En otro pasaje de su encendido discurso, el mandatario iraní también se mostró favorable a una intensificación de los atentados palestinos contra Israel: No hay duda de que una nueva ola de ataques en Palestina borrará este estigma del rostro del mundo islámico. Y remató afirmando que la nación musulmana no permitirá a su enemigo histórico vivir en su propio corazón (…)”

[30] http://www.citytv.com.co/videos/718678/

[31] Fuente: Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel

[32] http://www.onefamilytogether.org/pages/2012.aspx