Enero 29, 2014

La familia Wallenberg apela directamente a Putin

Fuente de prensa:

La familia del héroe del Holocausto Raoul Wallenberg espera apelar esta semana directamente al presidente ruso, Vladimir Putin,  para lograr el esclarecimiento de misterioso destino del diplomático sueco.

La sobrina de Wallenberg, Louise von Dardel, viajará a Bruselas el lunes, llevando una carta dirigida a Putin, pidiendo acceso a la documentación clave que se cree que todavía existen en los archivos rusos.

Wallenberg, que salvó a miles de judíos de Hungría de las cámaras de gas nazis al final de la Segunda Guerra Mundial, fue detenido por las fuerzas soviéticas en Hungría en enero de 1945 y se encuentra desaparecido desde entonces.

Su familia y los investigadores independientes han pasado las siguientes siete décadas tratando de averiguar qué pasó con él, y, aunque han descubierto algunas pistas, nunca ha habido un cierre completo del caso.

La carta, cuya copia fue obtenida por la AFP, dice a Putin que “está en sus manos poner fin al largo calvario de nuestra familia”.

“Al hacerlo, usted enviaría una señal importante para el mundo de que la justicia puede y va a prevalecer, no importa el tiempo que puede tomar”, dice la carta.

Putin estará en Bruselas a principios de esta semana para una cumbre entre Rusia y la UE.

Von Dardel, de 63 años de edad, residente de Ginebra, dijo a la AFP que  confía en que la carta va a marcar la diferencia a pesar de la intransigencia soviética y rusa en el pasado. “No iría si no pensara que hay una posibilidad”, dijo. “Ya pasaron 70 años. Tal vez ya no vale la pena (para el gobierno de Rusia) mantener el secreto por más tiempo”.

Funcionarios soviéticos y posteriormente rusos, han afirmado que Wallenberg murió de un paro cardíaco en manos de los soviéticos el 17 de julio de 1947, pero nunca se han presentado pruebas concluyentes. Los escépticos han cuestionado esa versión, incluso algunos afirman que fue ejecutado.

Susanne Berger, una historiadora estadounidense que ha investigado el caso Wallenberg durante muchos años, dijo que la búsqueda de la verdad sobre el diplomático sueco es una cuestión de principio, argumentando que “nunca se trató sólo de la suerte de un hombre”.

“La cuestión central que se encuentra en el corazón del caso Wallenberg y otros casos de derechos humanos es cómo se equilibran los derechos de los individuos frente a los intereses del Estado”, dijo a la AFP.

“Esta pregunta es tan actual como lo fue siempre, como ahora vemos de primera mano en Siria y en otros países, incluyendo a Rusia, ” declaró la historiadora.