Septiembre 21, 2012

Homenaje a la vida y legado del diplomático sueco Raoul Wallenberg en evento respaldado por la ONU

20 De septiembre de 2012 – Altos funcionarios de las Naciones Unidas rindieron homenaje a la vida y el legado de Raoul Wallenberg, un diplomático sueco que rescató a judíos de Hungría durante la II Guerra Mundial, describiendo sus acciones como un ejemplo a seguir.

“Raoul Wallenberg era un joven diplomático que puede ser admirado por el ingenio y la acción rápida de salvar vidas de judíos en Budapest de 1944- los diplomáticos de hoy deberían seguir su ejemplo”, dijo el Subsecretario General, Jan Eliasson el miércoles por la noche en un evento especial en el Museo del patrimonio judío de Nueva York: A Living Memorial to the Holocaust, celebrado para analizar la misteriosa desaparición del diplomático al final de la segunda guerra mundial y su legado.

Celebrando el centenario de su nacimiento, y copatrocinado por las misiones permanentes de Hungría y Suecia de las Naciones Unidas y el Museo y organizada por el Departamento de información pública de (DPI) de la ONU sobre el Holocausto y el programa de divulgación de las Naciones Unidas, el evento contó con un debate del que participaron autores como Kati Marton y el profesor Bengt Jangfeldt, ambos de los cuales han publicado libros sobre la vida de Wallenberg.

Nacido en agosto de 1912, el Sr. Wallenberg fue contratado por la Junta de Refugiados de Guerra de Estados Unidos en junio de 1944 para viajar a Hungría, que se había alineado con las potencias del eje. Dado el estatus diplomático por Suecia, su tarea era hacer lo que pudiera para ayudar y salvar a los judíos húngaros.

A pesar de una total falta de experiencia en la diplomacia y las operaciones clandestinas, dirigió uno de los esfuerzos de rescate más extensos y exitosos durante el Holocausto. Cuando las fuerzas soviéticas liberaron Budapest, la capital de Hungría, en febrero de 1945, más de 100.000 judíos sobrevivieron – principalmente debido a los esfuerzos de Wallenberg y sus colegas.

“Wallenberg vivió en carne propia la insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad,” dijo Eliasson – parafraseando al filósofo Bertrand Russell – en su discurso de inauguración del evento. “Pero ciertamente no mostró ninguna angustia o desesperación cuando tuvo que tomar medidas para ayudar a muchos a sobrevivir”.

Participando del mismo encuentro, el Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas para comunicaciones e información pública, Peter Launsky-Tieffenthal, habló del ejemplo que el diplomático sueco había fijado para los demás.

“Raoul Wallenberg fue dispuesto a luchar por lo que sabía justo – defender la vida y la dignidad de seres humanos – a cualquier costo”, dijo el Sr. Launsky-Tieffenthal. “Nosotros todos estamos a prueba diariamente. A menudo es difícil tomar una posición. ¿Cómo habría reaccionado yo entonces, bajo las peores circunstancias?”

“Las acciones de Raoul Wallenberg fueron guiadas por su compasión por los demás”, añadió. “Es mi esperanza que su brillante ejemplo también me guíe en mi vida”.

El evento de la noche del miércoles fue una de muchas actividades organizadas por el programa de divulgación del Holocausto de las Naciones Unidas para fomentar la educación sobre el recuerdo del Holocausto con el fin de ayudar a prevenir futuros actos de genocidio.

“El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon dijo recientemente, ‘Por más doloroso que sea, recordar el Holocausto y educar a las generaciones futuras es esencial para superar los prejuicios, odio y abusos de derechos humanos’. Y este es el objetivo del programa de divulgación de las Naciones Unidas sobre el Holocausto,” señaló el Sr. Launsky-Tieffenthal.

Las actividades del programa de divulgación incluyen producciones on line e impresas de materiales educativos, seminarios y exposiciones, proyección de películas y la observancia anual en todo el mundo del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las víctimas del Holocausto el 27 de enero de cada año.