Baladas y cuentos abrazan el legado de Raoul Wallenberg

El 14 de noviembre, el renombrado músico folklórico sueco Ben Olander llevó música, fotos y un mensaje inspirado al Svensks Kyrkan (Iglesia Sueca) y a la escuela Yeshiva Har Torah de Nueva York. Las baladas y los cuentos del cantor rescatan el legado de Raoul Wallenberg, el diplomático sueco que salvó decenas de miles de judíos húngaros de una muerte segura durante el Holocausto. En las canciones que hablan del héroe, Olander promueve la conciencia del Holocausto y alienta a su auditorio a creer que a través de su coraje y abnegación, cada individuo puede cambiar el mundo, tal como hizo Wallenberg cuando emitió pasaportes falsos y estableció casas seguras para salvar 100.000 vidas.

”Wallenberg nos enseñó que la falta de egoísmo es el mejor obsequio que le podemos dar a nuestros congéneres”, dijo Olander en las notas agregadas a su música.” Si cada uno y todos nosotros actuamos con el espíritu de Wallenberg, podremos llegar lejos en la búsqueda de un mundo mejor”.

Olander actuó asociado con la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, una organización sin fines de lucro, cuya misión es desarrollar programas educativos para promover los valores que inspiraron a los salvadores del Holocausto. En marzo, durante la última visita de Olander a Nueva York, sus actuaciones en seis escuelas estuvieron dirigidas a alumnos de 8 a 21 mediante discusiones históricas y actuaciones musicales.

El compromiso de Olander con el pasado y su pasión por divulgar el mensaje de Wallenberg, comenzó cuando él tenía 7 años, escuchando los cuentos de sus abuelos daneses. Ellos, durante la Segunda Guerra Mundial, habían ayudado a transportar de contrabando a Suecia a judíos y soldados de la resistencia danesa.

Wallenberg inspiró a Olander en particular en dos de sus canciones. En ”Our gleam of Hope” (Nuestro destello de esperanza) una oda rockera dedicada al diplomático sueco en la cual Olander canta sobre quien se ha transformado en nuestro destello de esperanza en un mundo de culpas y vergüenza. La otra canción ”No Hesitation” (Sin dudar), desafía a la gente a imitar la moralidad de Wallenberg en sus interacciones diarias, para que ”Wallenberg viva entre nosotros por todo el tiempo que vendrá ”.

Los temas de Ben Olander están disponibles en: http://www.ben-olander.com/index_en.htm

Traducción: María Pensavalle