En el Parlamento Sueco se presentaría un proyecto de ley para establecer un ”Día Raoul Wallenberg”

Birgitta Olsson, miembro del Parlamento Sueco por el Partido Liberal, presentará ante esta institución un proyecto de ley para establecer un ”Día Raoul Wallenberg” en Suecia. Se conmemoraría así, en su país natal, al diplomático cuyos esfuerzos lograron salvar miles de vidas en Hungría durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1944 Wallenberg lideró una misión cuyo objetivo era rescatar a decenas de miles de judíos amenazados luego de la invasión Nazi a Hungría. El plan consistió en emitir pasaportes falsos y establecer ”Casas Seguras” bajo la protección de la Suecia neutral. La participación del gobierno Sueco de post guerra en la desaparición de Wallenberg, luego de ser capturado por tropas soviéticas en 1945, fue fuertemente cuestionada. Además, la actitud estatal de no peticionar por su aparición ante las autoridades soviéticas, ha sido vista con ambigüedad en numerosas ocasiones.

El día conmemorativo representaría una oportunidad para que la comunidad absorba el valor del coraje cívico que Wallenberg defendió a lo largo de su vida, inspirado en la tradición sueca. La iniciativa parlamentaria nació por sugerencia de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, que brega por establecer días conmemorativos para promover la paz entre las naciones y para honrar a los héroes del Holocausto.

El ”Día Raoul Wallenberg” es conmemorado cada año desde Canadá hasta Argentina, incluyendo al estado de Nueva York. En el 2005 fue también observado en los estados de Nevada, Nebraska, Maryland y Conneticut. En el 2006, los estados de Virginia del Este, Nueva Jersey, Michigan, Maine, e Illinois se unieron a las conmemoraciones. Por su parte, el Parlamento de la ciudad de Buenos Aires ha declarado al 4 de agosto Día Wallenberg en la capital de la República Argentina.

La Fundación Internacional Raoul Wallenberg es una organización sin fines de lucro cuya misión es promover el mensaje de aquellos héroes del Holocausto que, como Raoul Wallenberg, arriesgaron sus vidas para salvar las de los perseguidos.

Traducción: Ileana Cheszes