Septiembre 7, 2012

La vida del “héroe sueco” Raoul Wallenberg en México, a 100 años de su nacimiento

“Defensor excepcional y valiente de la dignidad humana” así describió el escritor sueco Ola Larsmo a Raoul Wallenberg, diplomático considerado un “héroe sueco” por salvar a miles de judíos de Hungría de la persecución nazi en la Segunda Guerra mundial. En la conferencia titulada “Raoul Wallenberg – Héroe, pero no a solas” celebrada el día de ayer en el auditorio del museo Memoria y Tolerancia, Ola Larsmo se encargó de desentrañar todos los misterios de la vida de un personaje poco conocido en México en el contexto del holocausto en la Segunda Guerra Mundial, a cien años de su nacimiento.

Larsmo situó a Wallenberg en el Budapest de 1944, año en que fue asignado como primer secretario de la delegación sueca en la capital húngara.  En estos años la comunidad judía era encerrada por la Alemania Nazi hasta su deportación a Polonia, donde eran asesinados en los campos de concentración. Raoul Wallenberg,  con ayuda de diplomáticos suecos y de otros países, logró la liberación de miles de estos judíos por medio de pasaportes protegidos (SchutzPass) falsos, que identificaban a los húngaros como suecos en espera de repatriación. Además fue creador de varias casas de seguridad donde se protegió a la comunidad judía.

Larsmo explicó a los asistentes (entre los que se encontraba el Excelentísimo Embajador de Suecia Jörgen Persson) que entre julio de 1944, mes en el que llegó Wallenberg a Hungría, y enero de 1945, cuando fue capturado por el ejército rojo, salvó a más de 10 mil personas de terminar en campos de exterminio. Incluso, mencionó, hay quienes piensan que fueron más de 100mil los judíos liberados, mediante una hipótesis de haber persuadido a militares Nazis de no eliminar guetos completos donde habitaban húngaros judíos. Wallenberg fue arrestado por los soviéticos del ejército rojo a su llegada a Budapest, donde lo culparon de ser espía de guerra.

Acerca de la muerte de Raoul Wallenberg que para muchos es un misterio, Larsmo supone que se corroboró después de la guerra, cuando suecos accedieron a archivos del Comité para la Seguridad del Estado Soviético  (KGB) e identificaron un documento que reconoce a Wallenberg como el “prisionero número 47, muerto por ataque al corazón”. El escritor reconoce éste como un código entre la KGB para identificar a las personas que fueron asesinadas por inyección.

Ola Larsmo es especialista del papel de Suecia en la Segunda Guerra Mundial, como lo demuestra en Förrädare (“Traidor”), novela más reciente entre sus 13 libros publicados, que trata sobre los servicios de inteligencia suecos durante la guerra. Larsmo además ha colaborado en revistas periodísticas y es presidente de la sección sueca del PEN Club.

Además de la hazaña de Wallenberg en Budapest, Ola Larsmo platicó detalles de la vida del diplomático, como su visita a Ciudad Juárez en México o los lazos con  Gustaf Harald Edelstam, sueco que también salvara a miembros de la resistencia pro- nazi  en Noruega y a políticos chilenos perseguidos por las tropas de Augusto Pinochet.

El evento celebrado ayer forma parte de la Exposición y Ciclo de conferencias “Raoul Wallenberg y la importancia del valor civil” en el Museo Memoria y Tolerancia que dio inicio el pasado 3 de septiembre, conmemorando los 100 años de su nacimiento. La próxima conferencia titulada “De Raoul Wallenberg a Lydia Cacho: valor civil en un mundo implacable” estará a cargo de Brian Palmer, antropólogo social estadounidense especialista en temas de solidaridad y política sueca, a realizarse el jueves 13 de septiembre a las 16:00 hrs. en el auditorio del museo. La entrada es libre.