Mayo 3, 2009

Roncalli, el Papa que salvó judíos

Fuente de prensa:

Se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de una de las figuras humanitarias más trascendentes del siglo XX: Angelo Giuseppe Roncalli

Su nombre bautismal puede decir poco a menos que a él se agregue la identidad que lo colocó en las páginas de la historia: Papa Juan XXIII.

Angelo Roncalli había nacido el 25 de noviembre de 1881 en Sotto il Monte, cerca de Bérgamo, y fue consagrado Sumo Pontífice en 1958. Entre ambas fechas cumplió una vida dedicada al sacerdocio y, en particular, durante el Holocausto, a poner en práctica los preceptos bíblicos. En su carácter de representante papal en Bulgaria intercedió ante el rey Boris a favor de judíos búlgaros y, luego, ante el gobierno turco a favor de refugiados judíos que habían escapado a Turquía. También, hizo todo lo posible para evitar la deportación de judíos griegos. Roncalli fue una de las principales fuentes de información del Vaticano sobre la aniquilación de millones de judíos en Polonia y Europa del este.

A lo largo de los años la Fundación Wallenberg, una ONG educativa fundada en Argentina, ha realizado numerosas iniciativas tendientes a promover la figura y los hechos de Monseñor Roncalli. Entre otros emprendimientos: la acuñación de medallas conmemorativas; la emisión de un entero postal; la organización del Comité Angelo Roncalli; participaciones en conferencias y foros internacionales; la instauración del Premio Angelo Roncalli; la visita del Cardenal Walter Kasper, Presidente de la Comisión Vaticana para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo, a la inauguración de la sala de Jardín de Infantes ”Monseñor Angelo Roncalli” en el Barrio La Juanita, en Gregorio de Laferrere y las investigaciones llevadas a cabo para resaltar las acciones humanitarias del ex pontífice a favor de personas perseguidas por el régimen Nazi.

Desde el inicio de las campañas organizadas por la Fundación Wallenberg distintos intelectuales, Alicia Dujovne Ortiz y Marcos Aguinis, entre otros, escribieron sobre el ”Papa Bueno”.

”Se lo admira por lo mucho que realizó como Papa, pero es escasa la información que se ha difundido sobre sus méritos anteriores. En esos trabajos secretos y arriesgados se fogueó su corazón. Atravesó lúgubres corredores que le enseñaron a ser expeditivo y contundente. Conoció a los hermanos separados y conoció de cerca a los judíos perseguidos. Los conoció tanto, y comprendió de una forma tan vibrante la tragedia de su historia milenaria, que escribió un poema en el que acusaba a los antisemitas de portar la infame marca de Caín. Fue él quienabolió la absurda acusación de deicidio e inauguró un diálogo que no cesa de enriquecerse.”, escribió Aguinis.

Una nueva era en las relaciones de la Iglesia Católica con el judaísmo se inauguró con el pontificado de Juan XXIII. Se trató de una época marcada por la comprensión y el entendimiento luego de siglos de denigración, prejuicio y persecución religiosa. Las puertas del diálogo interreligioso comenzaron a abrirse entonces y continuaron abiertas durante el pontificado del Papa Juan Pablo II.

El 3 de junio de 1963 pasó definitivamente a la historia. Su nombre es un símbolo imborrable del amor por el prójimo y un ejemplo perenne de coraje y puesta en práctica de los valores más egregios de la humanidad.

Baruj Tenembaum
Fundación Raoul Wallenberg

www.raoulwallenberg.net