Septiembre 10, 2003

Discurso de Rep. Tom Lantos, en los Archivos del Congreso de USA

TRIBUTO A BARUJ TENENBAUM
HON. TOM LANTOS DE CALIFORNIA
EN LA CAMARA DE REPRESENTANTES

MR. LANTOS. Señor Vocero, Es un placer para mí rendir tributo a Baruj Tenembaum, una persona verdaderamente destacable. De una manera extraordinaria ha hecho enormes esfuerzos para promover la vida y la misión de Raoul Wallenberg, héroe de la Segunda Guerra Mundial. En su carácter de jóven diplomático sueco, Wallenberg fue responsable de salvar del horror del Holocausto a alrededor de 100.000 judíos en Budapest. Este hombre valiente desapareció en 1945 y fue visto por última vez cuando marchó a reunirse con miembros del ejército soviético. A pesar de que abundan las especulaciones sobre su desaparición, el mundo continúa esperando respuestas acerca de su destino. El señor Tenembaum es uno de los más notorios líderes en mantener el recuerdo del nombre de Wallenberg.

Señor Vocero, antes de iniciar su trabajo por la causa de Wallenberg el señor Tenembaum ha vivido una vida extraordinaria. Se dedicó a ayudar a la comunidad judía en Argentina así como a crear un marco de entendimiento entre judíos y católicos en el mundo entero. Fue el primer Director General del Instituto Cultural Argentino-Israelí focalizando sus esfuerzos en emprendimientos educativos. Algunos de sus logros incluyen la fundación de escuelas y la organización del primer Certamen Latinoamericano de Biblia. Además, tradujo al hebreo y al idisch clásicos de la literatura española y del Iluminismo.

Junto con Jorge Luis Borges fundó en 1966 la Casa Argentina en Jerusalén, primera organización interconfesional. Esta organización recibió numerosas distinciones del Vaticano por su trabajo promoviendo el ecumenismo. El compromiso extraordinario de Tenembaum con las comunidades judía y católica le ha permitido obtener distinciones y honores del Papa Paulo VI y de Monseñor Antonio Caggiano, Cardenal Primado de Argentina. El señor Tenembaum y yo fundamos en 1997 la Fundación Internacional Raoul Wallenberg. Desde entonces hemos trabajado incansablemente para hacer conocida en todo el mundo la historia de Wallenberg. El señor Tenembaum, personalmente, ha logrado que más de 60 jefes de estado sean miembros de la FIRW. Algunos de los integrantes incluyen al Canciller alemán, Gerhard Schröder, al Primer Ministro israelí, Ariel Sharon; al ex Presidente de los Estados Unidos, Gerald Ford y a los galardonados con el Premio Nobel de la Paz, el Dalai Lama y Elie Wiesel.

Señor vocero, seguramente usted coincidirá en que preservar la memoria de Raoul Wallenberg es muy importante. Wallenberg es un verdadero modelo eterno para todas las generaciones, representando un ideal de altruismo y compromiso hacia el prójimo. El nos enseñó la importancia de hacer frente a la injusticia por los derechos inmutables de todos y la necesidad de combatir el mal cuando éste nos confronta. Wallenberg siempre nos servirá como ejemplo de la enorme diferencia que sólo un hombre puede hacer, y mantener vivo su espíritu significa asegurar y preservar el espíritu de humanidad. Llevando adelante el nombre de Wallenberg, el señor Tenembaum ha hecho un enorme esfuerzo en mantener vivo su espíritu y llevar su mensaje a las futuras generaciones.

Bajo la dirección del señor Tenembaum, la FIRW ha llevado a cabo varios emprendimientos para promover la memoria de los Héroes del Holocausto, incluyendo a Raoul Wallenberg. Se han emplazado numerosas estatuas e incontables exhibiciones han sido expuestas en todo el mundo como resultado de los esfuerzos de la FIRW, honrando a los ejemplos humanitarios durante el Holocausto. Asimismo, Wallenberg ha sido honrado en todo el mundo con estampillas conmemorativas, calles y escuelas en su nombre. Los objetivos de la FIRW con estas iniciativas en honor de Wallenberg y otros héroes del Holocausto es estimular a las autoridades educativas en decenas de países a enseñar no sólo las historias del Holocausto, sino las de aquellos héroes que emergieron del horror. Educando a las futuras generaciones sobre el compromiso de los héroes del Holocausto como Wallenberg, quizá adopten sólo una fracción de los valores humanitarios que sostuvieron estos valientes hombres y mujeres.

Señor vocero, a la edad de 67, el señor Tenembaum no ha recibido nunca un salario ni ningún tipo de compensación económica por su trabajo. El personalmente corre con casi todos los gastos de la FIRW por su cuenta y dedica todo su tiempo a la causa de Raoul Wallenberg. Me siento honrado de homenajear a este hombre extraordinario y exhorto a todos mis colegas a sumarse en felicitar a Baruj Tenembaum por sus notables obras. Esta persona excepcional es una verdadera inspiración para todos nosotros.Al igual que el hombre cuyo legado él preserva trabajando incansablemente, el señor Tenembaum es una prueba viviente de que un hombre puede hacer la diferencia.