febrero 22, 2017

Carta a S.E.R. Cardenal Carlos Osoro Sierra Arzobispo de Madrid

Fuente de prensa:

S.E.R.
Cardenal Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid
________________________

Eminencia,

Nos permitimos escribirle estas breves líneas en relación al reportaje publicado en el diario El País, el 19 de enero, titulado La sinagoga de la discordia. En el reportaje, su autor cita la siguiente declaración y la atribuye a S.E.R.

Todos los esfuerzos que hagamos son pocos. Los gestos que nos acerquen y nos ayuden son buenos. Claro que lo veo bien. Santa María la Blanca tiene que ser un lugar de encuentro.

No podemos menos que celebrar esta declaración y estar en un todo de acuerdo con el espíritu que la anima. Nuestra ONG tiene su origen en diversas organizaciones interreliogiosas que se remontan a mediados de la década del ’60, momento histórico de inflexión en las relaciones judeo-cristianas con la consagración de Angelo Roncalli como Juan XXIII, la declaración Nostra Aetata y el posterior Concilio Vaticano II.

Podríamos citar numerosos hitos en nuestro camino dedicado al diálogo y la reconciliación. Sin embargo, para no abrumar a S.E.R. con una misiva imprudentemente extensa, baste mencionar la instalación del Mural Conmemorativo de las Víctimas del Holocausto, instalado dentro de la Catedral Metropolitana de Buenos Aires en 1997 por el entonces Cardenal Primado, Antonio Quarracino, y preservado merced a la voluntad y decisión de su sucesor, el Cardenal Primado, Jorge Mario Bergoglio, miembro fundador de la Fundación Raoul Wallenberg, hoy Papa Francisco.

Para finalizar, vayan aquí unas líneas sobre nuestro actual proyecto líder que seguramente llamará la atención de S.E.R.

Se trata de Casas de Vida, programa educativo que tiene como objetivo identificar, rendir tributo y difundir masivamente las acciones de instituciones o individuos que extendieron una mano solidaria a perseguidos por el nazismo y sus aliados durante el Holocausto.

El objetivo del proyecto Casas de la Vida es el de identificar, marcar y rendir tributo a quienes en algunos casos llegaron a arriesgar sus vidas, así como la de amigos y familiares, con el objeto de ayudar al necesitado. Se trata de locaciones públicas y privadas -conventos, monasterios, iglesias, escuelas, viviendas particulares- en las cuales personas perseguidas por el nazismo encontraron refugio, alimento y medicinas. Después de más de 70 años de finalizada la segunda guerra mundial la propuesta impacta como ejemplo educativo que aspira a agradecer a quienes se pusieron en la primera línea de fuego y arriesgaron todo por ayudar al semejante.

Al día de hoy ya han sido colocadas placas en instituciones religiosas en Roma, Florencia, Copenhagen, Leonessa, Lastra a Signa, Paris y la isla Ereikousa, en Grecia. En breve, será el turno de locaciones en Polonia, Bélgica, Hungría y Francia.

Es menester destacar que muchos de los salvados fueron niños y que la gran mayoria de las Casas de Vida fueron instituciones católicas. Este hecho es revelador porque podría arrojar luz sobre el rol desempeñado por la Santa Sede durante la Shoá (1933-1945).

El programa se lleva a cabo en todo el continente europeo con la colaboración de la agencia de noticias católica Aleteia y la participación directa de su director editorial, Jesús Colina y Silvia Costantini, a cargo de las Relaciones Institucionales. http://www.aleteia.org/es

Sin más, nos despedimos de S.E.R. esperando contar con sus valiosas opinión sobre la iniciativa Casas de Vida, en caso que usted considere oportuno realizarlas.

Eduardo Eurnekian
Presidente

Baruj Tenembaum
Fundador
www.raoulwallenberg.net