Febrero 8, 2008

De cómo la democracia produjo un monstruo

Fuente de prensa:

Señor Director,

Referencia: Artículo ”De cómo la democracia produjo un monstruo”, de Ian Kershaw.

La llegada de Hitler al poder fue, por cierto, un caso único en la historia. Sin embargo, cuando miramos a países en donde los medios democráticos son utilizados por regímenes autoritarios y en donde los derechos humanos son, en el mejor de los casos, ignorados, es necesario recordar que durante el singular episodio el imperio de Hitler también tuvo lugar el singular fenómeno de las personas que salvaron a perseguidos por el nazismo; personas que, como Raoul Wallenberg, arriesgaron sus propias vidas para salvar a inocentes y preservar los derechos humanos avasallados.

A pesar de que se trató de un caso único en la historia, las acciones de esas personas deben servir como un ejemplo y una lección pues tuvieron lugar, ni más ni menos, durante el gobierno de Hitler.

Es verdad que la democracia puede dar lugar a las formas más crueles de gobierno. Sin embargo, también es verdad que las personas pueden hacer el bien y marcar de manera positiva los valores democráticos.

Abigail Tenembaum
Nueva York

La firmante es Directora Ejecutiva de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg.