Septiembre 11, 2008

Un culto a la bondad y el coraje de quienes rescatan vidas arriesgando la propia

Fuente de prensa:

Las acciones heroicas de personas en favor de otros aún en medio de circunstancias extremas pone de relevancia los valores de la bondad y del coraje por encima de cualquier situación, y se proyectan como ejemplos entre los pueblos.

”El propósito es educar a las nuevas generaciones para crear anticuerpos frente a los genocidios de nuestro tiempo como los de Darfur y Yugoslavia”, señaló Daniel Rainer, vicepresidente a cargo de la oficina de Jerusalén de la Fundación Wallenberg.

El reconocimiento lo concede el Yad Vashem, también conocido como el Museo del Holocausto de Jerusalén. Fundado con la ley de la memoria de 1953, tiene la misión de rendir tributo a las víctimas y a los héroes de aquellos tiempos.

Como única organización dedicada específicamente a la búsqueda de los Justos, saben que el tiempo no está a su favor, dada la edad avanzada de los supervivientes y de quienes pueden dar un testimonio.

”La Fundación tiene como primera meta identificar y reconocer a salvadores del Holocausto”, señaló.

”Sobre la base de esa información presentamos los casos al Yad Vahem para que les concedan el título de Justos entre las Naciones y también llevamos adelante programas educativos en Argentina y en Estados Unidos”, explicó.

Hasta el momento fueron reconocidas alrededor de 22 mil personas y sus nombres están inscriptos en el Museo de Honor del Jardín de los Justos. Este reconocimiento tiene implicancias tanto educativas, como morales y políticas.

”Los actos de los Justos demuestran que fue posible la ayuda a pesar del aparato represivo del régimen nazi”, concluyó Rainer.

No se trata sólo de probar que ayudaron a judíos, sino también de ”haber actuado de manera altruista, sin buscar recompensa o compensación alguna”.

En ese caso, se le concede el diploma de Justo entre las Naciones y una medalla con una frase del Talmud: ”Quien salva una vida salva al Universo entero”.

Genocidios

Aunque la Fundación Wallenberg se dedica a la búsqueda de salvadores de judíos desde 1997, esta tarea fue intensificada en el último año. La prioridad de la fundación es el Holocausto nazi, pero no descartan en un futuro próximo trabajar sobre los genocidios actuales.