Junio 16, 2007

Una plaza se llamará Mons. Durán

Fuente de prensa:

En el marco del homenaje que prepara la provincia, el justicialismo local impulsa un proyecto de ordenanza en reconocimiento al ex arzobispo. En octubre se celebran los 53 años de su muerte.

De la Redacción de El Litoral

En homenaje al recordado párroco y educador santafesino, monseñor Alfonso Durán, el bloque de concejales del Frente para la Victoria propuso su nombre para la plaza de Altos del Valle, que está detrás de la Escuela Particular Incorporada Nº 1413, que también lleva el nombre del eclesiástico.

El proyecto de ordenanza promovido por el justicialista Jorge Kiener se debe a la creación de la ”Comisión Especial Homenaje a Monseñor Durán”, por decreto provincial, el 9 de junio, a instancias de la Fundación Raoul Wallenberg.>

”Monseñor Alfonso Durán es considerado uno de los hijos pródigos de Santa Fe y una de las personalidades más queridas y respetadas”, sostuvo el concejal. Por ese motivo, y en ocasión de los honores que le prepara la provincia, consideró oportuna la designación.>

”La familia escolar y el barrio en general honrarán dicha designación”, aseguró el sindicalista.

Trayectoria

Monseñor Alfonso Durán nació el 21 de enero de 1883 en San Juan de Puerto Rico, y llegó a Santa Fe de muy pequeño. Cursó sus estudios primarios en la escuela Domingo Faustino Sarmiento y el bachillerato en el seminario anexo al Colegio de la Inmaculada.

Santafesino por adopción, se dedicó a la docencia, para ser profesor de Literatura del Seminario y de Castellano en la Escuela Industrial de la Nación.>

También enseñó en el Colegio Nacional, y se jubiló con 31 años de profesorado. Además de desarrollar sus tareas de sacerdote y docente fue historiador, escritor y poeta.>

Fue miembro fundador de la Comisión Municipal de la Cultura, de la Comisión Provincial de Cultura y de la Junta de Estudios Históricos. Presidió el Patronato de Menores de la Provincia y fundó la Asociación del Magisterio Católico.

Casa Cuna

Muy preocupado por el abandono de los recién nacidos, muchos de los cuales fallecían por ser dejados en baldíos o basurales, concretó su proyecto de creación de la Casa Cuna.

El edificio de la entidad de beneficencia lo costeó con los ahorros de su madre, frutos de una vida modesta y austera. Luego lo entregó para su conducción a la sociedad San Vicente de Paúl. Para el funcionamiento del hogar, puso dos condiciones: que llevara el nombre de su madre Atanasia Hernando de Durán y que los niños que entregaran allí lo serían a través del sistema de ”toma libre”, es decir que no se les debería requerir datos ni antecedentes a no ser que fueran suministrados voluntariamente.>

Se inauguró a fines del año 1935 con una gran fiesta popular. La misma se erigió en la intersección de las calles San Juan y Primera Junta, donde hasta hoy persiste.>

Fue un adelantado para su tiempo. Antepuso ”la dignidad del hombre, la verdad y la justicia”. Se preocupó y se ocupó de los desprotegidos; y fue un luchador contra todo tipo de discriminación, por lo que asumió un fuerte compromiso con la comunidad judía, que también valora su obra.>

En 1948, la ciudad y el país le rindieron homenaje con motivo del nombramiento pontificio de Camarero Secreto de Su Santidad, tras su activa participación y compromiso con la comunidad judía mundial y su derecho a tener un lugar nacional en el mundo.>

El ex arzobispo de Santa Fe falleció el 6 de octubre de 1954.