Mayo 24, 2011

Testimonio de Myriam Kesler en la Universidad Austral

Anteayer me tocó dar testimonio en nombre de la Fundación Raoul Wallenberg en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Austral. Siempre arrastro el miedo a las lagunas mentales. Nos encontramos, Lidia Assorati y yo, con una calidez notable que me ayudó muchísimo.

Unos 125 alumnos (mayoría de mujeres) y las rezagadas, sentadas en el piso. Pocas veces me ha tocado una audiencia tan atenta en su totalidad.

Un capítulo aparte merece la gentileza del personal docente, del vice-rector Dr. Fernando Ruiz, que sugirió a las últimas filas pararse para verme! Lo menos que podía hacer, fue pararme yo también. Y me quedé así hasta el final, sin darme cuenta. Me habían crecido alas…

Y el broche : cuando llegó el final, las manos levantadas para preguntas… preguntas sensatas, inteligentes, creo que alrededor de 25 ! Luego el diploma y un regalo precioso. Y chicas rodeándome para agradecer. Y la última, delgadita, rubia, preguntándome mi opinión con respecto a una institución religiosa que no la reconoce como judía (hizo sus estudios en una escuela nuestra)  porque la madre es convertida! Y me dice “pensar que los nazis se remontaban cuatro generaciones para certificar la pureza de raza para matar y aquí les basta una generación para descartarme…”

Volví conmocionada y por supuesto saco la conclusión de que hay que seguir haciendo cosas. Lidia se acordó más tarde que había omitido hablar del Proyecto Aprendíz, pero va a retomar contacto con el Dr. Ruiz y le comentará.

Un abrazo.

Myriam