Octubre 15, 2010

Recordando a Raoul

Fuente de prensa:

La última vez que Gabor Forgacs (foto) vio a Raoul Wallenberg fue el 6 de enero de 1945 en el número 6 de la calle Harmincad, en el centro de Budapest. Wallenberg era un diplomático sueco, descendiente de una poderosa familia de banqueros, que salvó las vidas de miles de judíos húngaros durante la guerra emitiendo documentos suecos y poniéndolos bajo la protección de Suecia, así como interviniendo en lugares de deportación y ejecución. Durante la guerra la representación diplomática sueca alquilaba el tercer piso de este edificio al Banco Hazai. Wallenberg convirtió a esa oficina en un refugio para los judíos y una base de operaciones para su operación de rescate. El señor Forgacs, por entonces un adolescente, trabajaba como mensajero de los suecos y se convirtió en un mensajero de Wallenberg.

Hoy, el imponente edificio de piedra en la calle Harmincad es la sede de la embajada británica. Esta mañana en Budapest una placa que recuerda a Wallenberg fue descubierta adherida a la pared del edificio. El 15 de octubre es un día propicio: en la misma fecha, pero en 1944, el partido de la Cruz Flechada tomó el poder en Hungría luego de un golpe de estado en el cual participaron las SS. Wallenberg nunca se consideró un héroe, dijo el señor Forgacs. Aquellos eran tiempos terribles: la Cruz Flechada asolaban la ciudad sitiada, matando judíos, hombres, mujeres y niños. Los rusos avanzaban bombardeando la ciudad con cañones y morteros. Teddy Jobbagy, el chofer de Wallenberg, murió luego de haber sido alcanzado por metralla. Sin embargo, Wallenberg continuaba trabajando todos los días y, más aún, hasta mantenía en orden la contabilidad.

Wallenberg pudo no considerarse un héroe, pero de hecho lo fue. La conmovedora ceremonia ayudó a preservar el recuerdo de su coraje y la valentía de sus asistentes. Hoy, muy en especial. En Hungría, como en muchas otras partes de Europa, la intolerancia, el racismo y la xenofobia están en franco crecimiento. El partido Jobbik, de extrema derecha, que no simpatiza ni con los judíos, ni con los gitanos, obtuvo el 16,7 % en las elecciones parlamentarias de abril. La embajada británica, como otras numerosas delegaciones, ha adoptado una posición firme contra el racismo y el año pasado ayudó a lanzar la campaña ZARE (Música Contra el Racismo).

Wallenberg fue capturado por los rusos el 17 de enero de 1945 en Budapest y pronto desapareció en las fauces del gulag. Su destino es un misterio. El número 6 de la calle Harmincad, en Budapest, es uno de los lugares en donde viven su memoria y su legado.

Traducción: Fundación Raoul Wallenberg