Febrero 1, 2012

Recordando a Raoul Wallenberg. Un ejemplo necesario de tolerancia

Fuente de prensa:

La última vez que Raoul Wallenberg fue visto con vida por sus amigos y compañeros de trabajo fue el 17 de enero de 1945. Salió de su segura casa de Budapest para entrevistarse con los comandantes del Ejército Rojo que sitiaba la ciudad. Wallenberg y su chofer, Vilmos Langfelder, fueron detenidos para luego desaparecer en las fauces del Gulag.

Un diplomático sueco radicado en Budapest, Wallenberg salvó a decenas de miles de judíos durante los meses finales de la segunda guerra mundial. Logró esto sin armas, pero armado con un farol gigante. Él extendió la protección de Suecia a través de docenas de bloques de apartamentos en toda la ciudad y emitió los llamados “pases seguros” a sus residentes. Carl Lutz, un diplomático suizo, inventó la idea, pero Wallenberg la llevó a cabo. Los trozos de papel, con sus sellos de aspecto oficial, pronto significaron la diferencia entre la vida y la muerte.

Según la leyenda, cuando Rodion Malinovsky finalmente liberó Budapest de los nazis, en febrero de 1945, había tantas banderas de Suiza y de Suecia flameando que tenía que preguntarle a alguien si realmente estaba en Hungría.

Este año se cumple el centenario del nacimiento de Wallenberg. Una nueva exposición en el Museo Nacional de Hungría, en el centro de Budapest, traza su vida, desde su infancia como un descendiente de la familia Wallenberg de banqueros ricos y poderosos a su desaparición. Hungría es a menudo criticada por no enfrentarse a su pasado, pero esta exposición es el último paso en lo que ha sido un proceso largo y doloroso de ajuste de cuentas. Budapest tiene el único museo del Holocausto en la región, y cada primavera decenas de miles de residentes locales participan en un evento conmemorativo denominado “Marcha por la Vida” a través del centro de la ciudad. El Holocausto fue la “tragedia de toda la nación húngara”, dijo Janos Martonyi, ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, en la ceremonia inaugural del Año de Raoul Wallenberg. “El Estado húngaro fue incapaz de defender a sus ciudadanos y, al mismo tiempo, bajo la ocupación, colaboró en sus muertes.”, dijo.

Wallenberg vive aquí en la memoria. La mayoría de los edificios y casas seguras donde vivíó y trabajó todavía están en pie, y es fácil caminar sobre sus pasos. El ex Banco Hazai, de la calle Harmincad, en el corazón de la ciudad, ahora es el sitio de la embajada de Gran Bretaña y cuenta con una placa conmemorativa. El antiguo edificio de la Cruz Roja sobre la calle Benczur, en el barrio diplomático, es ahora la embajada de Austria. Las casas seguras en el ex gueto internacional, en la orilla del río del distrito XIII, son ahora confortables hogares de clase media.

Quizás sea porque no sabemos su destino que Wallenberg sigue siendo una poderosa figura. Él murió casi con toda seguridad en Rusia, pero no sabemos cómo, ni dónde, ni cuándo. Todavía en la década de 1980 hubo rumores de que los ex presos del Gulag habían visto u oído hablar de él. Wallenberg se ha convertido en un icono de valentía, la prueba de que un hombre puede hacer la diferencia.

¿Qué pensaría de la vida judía en la Budapest de hoy? Es probable que se alegrara porque es próspera y que entristeciera porque es de extrema derecha. Hoy en día la mayoría de las estimaciones indican que los judíos húngaros son  entre 80.000 y  100.000, lo que la convierte en la tercera comunidad más grande de Europa continental, aunque es sólo alrededor de una décima parte de lo que era antes de la guerra. La ciudad cuenta con todos los rudimentos de la vida judía, con muchas sinagogas activas, escuelas judías, un carnicero y una pastelería kosher.  El viejo barrio judío, el lugar en donde se instaló el gueto, ahora es la zona más moderna de la ciudad, el hogar de gran cantidad de bares, cafés y restaurantes. La vida judía es cada vez más pública, y la ciudad acoge cada año un festival judío de verano y a un festival de Januca. Los políticos del partido gobernante Fidesz encienden la menorá todos los años.

Pero como señala Shlomo Köves, un rabino local de Jabad-Lubavitch, sólo algunos son religiosos. Muchos de los sobrevivientes del Holocausto no querían tener nada que ver con la religión, y algunos ni siquiera les dijeron a sus hijos que eran judíos. Solo ahora, dos generaciones más tarde, hay una nueva ola de judíos jóvenes que hablan abiertamente sobre su heredad e identidad.

Esto ocurre en un momento en que el antisemitismo está en aumento, gracias en gran parte a la creciente fuerza de Jobbik, el partido de extrema derecha, dice András Kovács, un sociólogo de la Universidad de Europa Central.

Jobbik, el tercer grupo más grande en el Parlamento, niega que sea antisemita y dice que es sólo contra los israelíes que están tratando de comprar el país. Los ataques físicos contra los judíos siguen siendo extremadamente raros, pero la tolerancia al prejuicio antijudío parece estar creciendo. En una encuesta reciente, casi una cuarta parte de los adultos de Hungría dijo que encuentran a los judíos de Hungría “desagradables”, más del 10 al 14% que en 2006. Un sitio web de extrema derecha, incluso más extremo que el Jobbik, cuenta con cerca de 40.000 aprobaciones en su botón de Facebook. Muchos de sus fans son empleados y a menudo bien educados, sin relación con el cliché del neo-nazi skinhead. Tal vez una visita a la exposición de Wallenberg los alentaría a ser más tolerantes.

“Para mí no hay otra opción: Raoul Wallenberg, 1912-2012″ se encuentra en el Museo Nacional de Hungría hasta el 12 de febrero. A continuación viaja a Moscú, Berlín, Tel Aviv, Washington, DC, Nueva York y Ottawa / Toronto.