Agosto 28, 2013

Raoul Wallenberg sigue desaparecido

Fuente de prensa:

El hecho de que el destino de Wallenberg esté aún envuelto en el misterio es responsabilidad directa de las autoridades rusas.

Suecia ha instituido un Día Oficial de Raoul Wallenberg, que se conmemorará cada 27 de agosto a partir de este año.

Sin duda, este es un evento importante para que se haga justicia, aunque sea un poco tarde, al legado Wallenberg. Por otra parte, la conmemoración tiene una fuerte dimensión educativa ya que este año se iniciará con un seminario del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre los límites y posibilidades de la diplomacia para un público de jóvenes diplomáticos, y también incluirá el envío de cajas con material educativo sobre Raoul Wallenberg, el Holocausto y la xenofobia en las escuelas suecas que tendrán que informar sobre las actividades resultantes creados por esta iniciativa.

En 2012, coincidiendo con el 100 aniversario de nacimiento  del héroe sueco, el gobierno sueco creó una entidad especial, dirigida por Olle Wastberg, que coordina todas las actividades conmemorativas en todo el mundo. La Fundación Internacional Raoul Wallenberg ha tenido el honor y el privilegio de colaborar con esta organización en varias actividades.

A principios de este año, una serie de personalidades, entre ellos los ex primeros ministros Goran Persson y Thorbjorn Fälldin, así como la propia hermana de Raoul, Nina Lagergren, y  la hermanastra, Matti von Dardel, junto con figuras de alto perfil de la política y sector cultural suecos, han respaldado una propuesta para nombrar al principal aeropuerto de Estocolmo con el nombre de Wallenberg, como una señal importante contra el antisemitismo y el racismo, tanto en Suecia como en todo el mundo.

El nombre actual del aeropuerto es Arlanda, tiene poca trascendencia y es bastante arbitrario, ya que se deriva de “Arland”, un antiguo nombre de la parroquia donde se encuentra la pista de aterrizaje, donde se añadió el “anda” en analogía con otros lugares de Suecia terminando con “landa”, para referirse a “la tierra”.

Nuestra fundación, entre cuyos miembros hay más de 300 jefes de Estado, premios Nobel e incluso cuenta entre ellos con el cardenal Jorge Mario Bergoglio (más conocido hoy en día como Papa Francisco), no sólo es compatible con esta noble iniciativa, sino que hasta cierto punto siente una humilde sensación de haber sido pionera en este camino.

El año pasado, instalamos dos bustos del diplomático sueco: uno en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza (Buenos Aires, Argentina), que recibió a más de 8,8 millones de pasajeros durante el año 2012, y otro en el Aeropuerto Internacional de Punta del Este (Uruguay). Tenemos entendido que ningún otro aeropuerto en el mundo ha rendido un tributo semejante a este gran salvador.

Todos estos gestos, ya sea iniciados por el gobierno sueco o por organizaciones no gubernamentales y el sector privado, están muy bien. Reconocer a Raoul Wallenberg como una muestra de agradecimiento por lo que ha hecho es de suma importancia.

No menos importante, sin embargo, es el esfuerzo por inculcar su legado valiente en los corazones y las mentes de la generación joven. En Israel, por ejemplo, tenemos en marcha un ambicioso proyecto educativo dirigido por Eli Yossef (educador talentoso y dramaturgo), mediante el cual miles de estudiantes de tercer y cuarto año de secundaria han sido aleccionados sobre las hazañas impresionantes de Raoul Wallenberg; todo esto con la intención de otorgar visibilidad a Raoul Wallenberg como héroe y modelo a seguir.

Y, sin embargo, no debemos olvidar que también fue una víctima, ya que el 17 de enero de 1945, fue detenido por las fuerzas soviéticas que liberaron Budapest de los nazis, para no ser visto nunca más. Según la mayoría de los cálculos, Wallenberg fue a reunirse con el jefe militar soviético a fin de planificar el futuro de los refugiados judíos. Él y su chofer, Vilmos Langfelder, fueron encarcelados por sus ejércitos, enviado a Moscú y desde 1947, se desvaneció.

Lamentablemente, el escenario más probable es que ambos fueran asesinados por los soviéticos, bajo las órdenes directas del propio Joseph Stalin. Esta revelación fue hecha en 2006, por escrito, por el entonces embajador adjunto de la Federación de Rusia en Washington, DC, Alexander Darchiev (actualmente jefe de la Oficina para América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de su país).

El hecho de que el destino Wallenberg esté aún envuelto en el misterio es responsabilidad directa de las autoridades rusas, que están frustrando un acceso pleno y sin restricciones a los archivos de la KGB. Al mismo tiempo, muy tristemente, este alucinante comportamiento de Rusia ha sido facilitado, en gran medida, por la inexplicable pasividad de los gobiernos de Suecia en las últimas décadas y el silencio de algunos de los miembros más prominentes del imperio económico Wallenberg .

En cuanto a la actitud de los gobiernos de Suecia, en su visita a Israel el año pasado, Eric Ullenhag, el ministro de Integración joven y vibrante, con franqueza y valentía admitió la falta de iniciativa en este doloroso tema diciendo: “Yo estoy muy orgulloso de representar al mismo país de Raoul Wallenberg. Pero para ser honesto, no puedo estar orgulloso de la historia sueca sobre Wallenberg. Lamento que dejáramos a la familia Wallenberg demasiado sola. Lamento que durante mucho tiempo no contáramos la historia de Raoul Wallenberg. Lamento no habernos atrevido a hacer lo suficiente para saber qué pasó con el valiente diplomático sueco”.

En cuanto a la familia Wallenberg – y no nos referimos a la difunta madre de Raoul, su padrastro y su hermana viva, ni la rama von Dardel, cuya campaña por Raoul fue llevada adelante con tanto orgullo por el difunto hermano Raoul, Prof. Guy von Dardel, y ahora por su esposa y sus hijas Matti Louise y Marie – la historia parece indicar que los más poderosos familiares de Raoul de la época hicieron muy poco para sacar a Raoul de la prisión soviética.

Nuestra fundación está orgullosa de haber abordado sistemáticamente esta cuestión, a través de diversas campañas, cartas a los líderes mundiales, peticiones al presidente ruso, Vladimir Putin, y más recientemente a través de un anuncio de una recompensa de $ 500.000 a cualquier persona o entidad capaz de proporcionar información científicamente comprobable que pueda arrojar luz sobre la suerte y el paradero de ambos; Wallenberg y Vilmos Langfelder. Esta recompensa significativa fue anunciada en una reunión que sostuvimos con el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, y su adjunto, Jan Eliasson.

Instamos al gobierno sueco a intensificar la presión sobre las autoridades rusas para resolver este misterio. Si Wallenberg está muerto, él merece ser enterrado junto a sus padres.

Parece que no hemos podido salvar su vida, pero hay que salvar al menos su memoria.

Eduardo Eurnekian es presidente y Baruch Tenembaum fundador de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg (FIRW).