Agosto 5, 2012

Raoul Wallenberg: Salvador y víctima

Fuente de prensa:

Un diplomático sueco salvó las vidas de muchos judíos de Hungría durante el Holocausto, pero su destino desde que fue secuestrado por los soviéticos en 1945, es desconocido. 100 años después de su nacimiento, un llamado a recordar a un salvador sobresaliente de judíos.

Raoul Wallenberg, uno de los más grandes héroes del siglo 20, nació hace 100 años, ayer, el 4 de agosto de 1912.

Ya en 1944, a los 32 años, en cuestión de unos pocos preciosos meses, orquestó e implementó uno de los más notables esfuerzos para salvar vidas registrados en la historia de la humanidad. Sus valores y su poderosa imaginación son los activos más destacados en su arsenal. Armado con ellos, contra todo pronóstico, se puso en marcha una máquina diplomática astuta y eficaz que con el tiempo logró salvar a decenas de miles de judíos de Hungría.

Raoul podía ser engatusador o amenazante, dependiendo de las circunstancias. Por encima de todo, él estaba enfocado en los objetivos. Conocía muy bien y se aprovechó de los puntos débiles de los nazis.

Él nació en una de las más poderosas, más ricas e influyentes familias en Suecia. Su padre había fallecido antes del nacimiento de Raoul y su abuelo paterno se convirtió en su mentor. La triste verdad es que algunos de sus familiares más cercanos habían desempeñado un papel fundamental en las relaciones comerciales entre Suecia y la Alemania nazi, lo que facilitaba la venta de materia prima sueca estratégica que se necesitaba con urgencia por la máquina salvaje guerra de Hitler.

Como un joven miembro del clan de Wallenberg, su futuro era brillante y prometedor. El mundo de los negocios internacionales estaba ampliamente abierto para él y, sin embargo, al ser abordado por el Consejo Mundial del Refugiados, no dudó en llevar adelante el gran reto de salvar a la comunidad judía húngara.

Raúl era una persona talentosa. Su imaginación fue eclipsada sólo por su practicidad. Él entendió la psicología nazi de adentro hacia afuera, y aprovechó esto para continuar con su ambicioso objetivo. Sin ser un diplomático formal, creó una diplomacia activa imponente que incluyó acciones audaces, poniendo en riesgo su propia vida. Sobre todo, se solidarizó con la situación de los demás, incluso si no eran compatriotas, ni de la misma religión u origen étnico.

Irónicamente, esta persona singular, que tanto hizo para salvar a otros, fue víctima de otro régimen totalitario. El 17 de enero de 1945, le pidió a su chofer, Vilmos Langfelder, que lo llevará a la sede militar soviética en la recién liberada de Budapest. Según la mayoría de las cuentas, su intención era la de coordinar con los soviéticos las medidas humanitarias necesarias para ayudar a los sobrevivientes a reconstruir sus vidas.

Pero esta vez, no lo consiguió.

Él y Langfelder fueron tomados prisioneros por los soviéticos y fue llevado rápidamente a Moscú para ser interrogado. Aún hoy, 67 años después, nadie sabe a ciencia cierta por qué fueron secuestrados; es más, su suerte y paradero siguen siendo un misterio.

Ya en la década de 1990, uno de los escritores de este artículo, Baruj Tenembaum, junto con su difunto amigo, Tom Lantos (el único sobreviviente del Holocausto que haya servido en el Congreso de los EE.UU.), tuvo el honor de la fundar la Fundación Internacional Raoul Wallenberg (FIRW). Dos décadas más tarde, la FIRW es una organización no gubernamental vibrante, con oficinas en Nueva York, Buenos Aires, Berlín y Jerusalén. Más de 300 jefes de Estado (antiguos y actuales), así como Premios Nobel se encuentran entre nuestros miembros honorarios.

Nos dedicamos a investigar y develar las historias desconocidas de rescate, a rendir homenaje a los equipos de rescate, para educar a las generaciones jóvenes, inculcando en sus mentes y los corazones de las hazañas de estos modelos extraordinarios, y que nunca se dio por vencida  en su lucha para tener respuestas claras y creíbles sobre Raoul Wallenberg.

La probabilidad de que él todavía está vivo es extremadamente delgada, pero aun así, merece ser debidamente enterrado, junto a sus seres queridos.

Por ello, hemos anunciado una recompensa económica de 100.000 euros a cualquier persona u organización capaz de proporcionar información científicamente demostrable que nos permita llevarlo de vuelta a casa a Suecia, junto a sus padres, su padrastro, y Nina, su media hermana, que todavía está viva.

Somos optimistas de que esta iniciativa dará frutos. ¿En qué basamos esta creencia? En 2006, el entonces jefe de Misión Adjunto de la Embajada de Rusia en Washington, el Sr. Alexander Darchiev, respondió a nuestra carta de solicitud para ayudar a revelar el destino de Wallenberg. Citamos un extracto de su respuesta:

“… La responsabilidad de la muerte del Sr. Wallenberg recae en los dirigentes de la URSS de ese momento y en Joseph Stalin personalmente. Ninguna otra autoridad puede hacer frente a un diplomático sueco, representante de un Estado neutral, un miembro de la “Casa de Wallenberg”, bien conocido tanto en el extranjero y como por el gobierno soviético.”

El fuerte y contundente análisis del Sr. Darchiev respecto a la responsabilidad de Stalin, junto con el hecho de que, como los historiadores conocen bien,  los soviéticos eran muy meticulosos en sus métodos de archivo, es que sea lógico suponer que el asesinato de una personalidad de alto perfil haya dejado un rastro de evidencia clara y por escrito.

En otras palabras, creemos que la información existe, pero por alguna razón desconocida, las autoridades rusas no permiten el acceso libre y sin restricciones a los archivos de la KGB. Esperamos que nuestra recompensa sea un incentivo para descubrir los datos críticos que nos permitan avanzar y llevar esta tragedia humana al cierre.

En el ámbito educativo, nos parece que en la segunda década de este siglo, el legado de Raoul Wallenberg es más relevante que nunca. En un mundo manchado por la violencia étnica y asesinatos en masa, su voz resuena fuerte y clara.

Si bien es comprensible y se justifica que los criminales de guerra tengan una exposición completa y adecuada, no debemos olvidar a los salvadores, los rescatistas, quienes arriesgaron sus propias vidas para salvar a otros. Estos modelos son las herramientas más eficaces para prevenir la recurrencia de un holocausto en el futuro.

El judaísmo nos enseña acerca de la importancia de reconocer la bondad. Raoul Wallenberg y sus gustos son la encarnación de la bondad y, por tanto, activamente en reconocer sus logros.

Como ser humano, la tragedia personal de Wallenberg sigue siendo una herida abierta que debe ser cerrado. Como un modelo a seguir, es tan inspiradora como siempre.

Baruj Tenembaum es el fundador de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg y se le concedió la Real Orden de la Estrella Polar por el gobierno sueco por sus esfuerzos en mantener el legado de Raoul Wallenberg con vida y fomentar el diálogo entre las diferentes religiones.

Eduardo Eurnekian es el Presidente de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, un empresario y filántropo que ha sido recientemente seleccionado como uno de los siete galardonados del “Premio de la Paz de negocios para 2012″, otorgado por la Empresa con sede en Oslo para la Fundación para la Paz.