Diciembre 1, 2005

”Legado. Nunca me fui de mi Pueblo.” fue distinguido por la AMIA

La película documental ”Legado. Nunca me fui de mi Pueblo” producida por la Fundación Internacional Wallenberg sobre una idea de su fundador, Baruj Tenembaum, fue distinguida el 30 de noviembre de 2005 por la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en un acto que tuvo lugar en el auditorio principal de la comunidad central judía argentina.

En nombre de la Fundación Wallenberg recibieron la distinción su presidente, el Padre Horacio Moreno; su vicepresidente, Natalio Wengrower; y los señores Ricardo e Israel Faerman, Directores de Relaciones Internacionales de la organización fundada en Argentina. La FIRW también fue premiada por la trascendencia de sus emprendimientos culturales y educativos.

Moisés Korin, Director de Cultura de la AMIA y Lyor Haiat, Agregado Cultural de la Embajada de Israel, fueron los encargados de entregar los premios.

Los cineastas Vivian Imar y Marcelo Trotta, seleccionados por Tenembaum en 1992, fueron distinguidos en mérito a la calidad demostrada en la dirección del film, Premio Argentores 2004, entre otros reconocimientos nacionales e internacionales. Tuvieron palabras de agradecimiento para Ana Weinstein, Directora del Centro de Información y Documentación sobre Judaísmo Argentino de la AMIA, por su valiosa colaboración en materia de aportes de documentos históricos.

”Legado. Nunca me fui de mi Pueblo.”, documental que narra la saga de la colonización judía en Argentina, fue editada en formato DVD y se encuentra a la venta con subtítulos en inglés y francés.

Mención especial recibió Shifra Lerer, mítica actriz argentina del teatro idish, desde hace años radicada en los Estados Unidos. Shifra, de 91 años, saltó a la popularidad mundial en 1997 cuando interpretó uno de los roles protagónicos de la película ”Reconstruyendo a Harry”, de Woody Allen. En el film la señora Lerer prestó su voz a una abuela que rememora su llegada a Argentina en el vapor ”Wesser”, en 1889. Su voz en off da vida al relato central a partir del cual se articula toda la narración. La actriz Cristina Murta es la voz de Esther, su nieta.

El documental es un eslabón más en la cadena de sucesos culturales producidos a lo largo de cuatro décadas de trabajo continuo por la FIRW y sus organizaciones interconfesionales asociadas. Entre los logros caben mencionar el Mural Conmemorativo de las Víctimas del Holocausto y de los atentados contra la AMIA y la embajada de Israel, dentro de la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, inaugurado en 1997 por el Cardenal Antonio Quarracino. El monumento, sin precedentes en la historia de las relaciones judeo-cristianas, ha sido contemplado por más de cinco millones de personas desde su inauguración y una estampilla del Correo Argentino fue emitida para conmemorarlo. En noviembre de 2004 una réplica fue inaugurada en Berlín.

También es menester recordar al fresco ”Basílica de la Anunciación”, pintado por el maestro Raúl Soldi en 1968 en la Basílica de Nazareth. La obra es un tributo a la Virgen de Luján, emplazado en Tierra Santa y funciona como símbolo del necesario entendimiento que debe primar entre los hijos de las tres grandes religiones monoteístas.

Desde Berlín, la Pastora Annemarie Werner de la iglesia ”Vaterunser” hizo llegar una carta de reconocimiento en la cual anuncia el otorgamiento de un premio especial de su congregación a la película por exaltar los valores del diálogo, el entendimiento judeo-cristiano.