Octubre 16, 2004

Las Palmeras cumplió 100 años

En coincidencia con el estreno del film documental ”Legado. Yo nunca me fui de mi pueblo”, se celebró el 17 de octubre de 2004 el centenario del nacimiento de la colonia judía ”Las Palmeras”, localidad santafecina ubicada a 180 kilómetros de la capital provincial y a 600 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

Con la dirección de su intendente, Víctor Cravero y la coordinación general de los festejos a cargo de Alexis Astore, Las Palmeras vivió jornadas inolvidables durante tres días consecutivos que finalizaron el domingo 17 de octubre con las celebraciones oficiales.

Más de 2500 visitantes caminaron por las calles de un pueblo habitado por apenas 700 personas para presenciar la inauguración del museo ”Paseo de los Recuerdos” y la plazoleta en ”Homenaje a Los Inmigrantes” en la rejuvenecida estación del ferrocarril; la apertura de la renovada escuela; la inauguración del monolito y fuentón de agua en homenaje a los 100 años; los fuegos artificiales; la muestra fotográfica ”La vida en imágenes”, las variadas exposiciones en la biblioteca Hatjía, la ceremonia religiosa en la sinagoga y en la capilla; el descubrimiento de placas en la Plaza General San Martín, el desfile oficial, el gran almuerzo acompañado de bailes y danzas folclóricas y judías, y a modo de broche de oro, el recital del cantante popular León Gieco.

En representación de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg estuvo presente su fundador, Baruj Tenembaum, él mismo nacido en Las Palmeras, quien fue distinguido en la ocasión por difundir mundialmente el nombre de la ex colonia judía.

Asimismo, la FIRW realizó una donación que permitió renovar la única sinagoga del pueblo, recuperar las dos Torot (Rollos de la Ley) originales y reconstruir su Arón Kodesh (Arca Sagrada), el mismo frente al cual hizo su promesa el educador Máximo Yagupsky.

En el curso del acto oficial se destacaron las palabras del Ingeniero Jorge Obeid, gobernador de Santa Fe, del intendente Cravero y de Monseñor Carlos María Franzini, Obispo de Rafaela, quien recibió de manos de Tenembaum la tela ”Basílica de la Anunciación”, obra del maestro plástico argentino Raúl Soldi. El gobernador Obeid, en tanto, recibió como obsequio de la FIRW un ejemplar del video ”Legado”.

Decenas de voluntarios trabajaron durante casi ocho meses para la consumación de una fiesta que convocó no sólo a los actuales pobladores sino también a ex palmerenses desde distintos lugares de Argentina y del mundo.

La impecable organización fue posible gracias a los esfuerzos de la Comision de Centenario y sus sub-comisiones y los aportes de la comuna local. También se destacó la labor del Club de Madres y Cooperadora de la Escuela Nº 744 y de familias que facilitaron vestimentas y artesanías, así como las variadas exposiciones y el trabajo realizados por docentes, padres y alumnos y jóvenes palmerenses e integrantes de todas las demás instituciones del Pueblo.

¿QUÉ FUE LA COLONIZACIÓN JUDÍA?

La colonización judía en Argentina, iniciada a finales del siglo XIX, es un capítulo de la historia único en el mundo producido por numerosas olas inmigratorias que poblaron el país de las pampas al calor de políticas que fomentaban la población del territorio.

La ley de población y colonización vigente a partir de la presidencia de Nicolás Avellaneda y luego de Julio Argentino Roca fue el estímulo que permitió la creación de la Jewish Colonization Association (JCA) fundada por el francés Barón Mauricio de Hirsch.

A partir de la llegada al puerto de Buenos Aires de 136 familias (824 personas) en el vapor Wesser la empresa colonizadora tomó impulso con la compra de tierras en la provincia de Santa Fe y la fundación del casco urbano de Moisesville, denominada posteriormente ”la Jerusalén Argentina”.

Las Palmeras, ubicada apenas a 15 kilómetros de Moisesville, nació junto con otras colonias vecinas (Palacios, Monigotes, etc) como producto de una posterior compra de 118.262 hectáreas compradas por la JCA al Dr. Palacios, estanciero de la zona.

En 1904 llega el tren a Las Palmeras por primera vez transformándose ese acontecimiento en el hito fundacional de la pequeña colonia agrícola en donde centenares de judíos que huían de las persecuciones en Europa oriental encontraron refugio, libertad, trabajo y dignidad.