marzo 17, 2017

Medalla Raoul Wallenberg a cineastas de documental sobre Nicholas Winton

El martes 14 de marzo, la Embajada de Suecia en Praga organizó una ceremonia de entrega de medallas en nombre de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg (FIRW). Alrededor de ochenta personas asistieron a la ceremonia, incluidos los Embajadores del Reino Unido e Israel y el Arzobispo Duka de Praga. El evento tuvo lugar para premiar a dos productores de cine. Matej Minac y Patrick Pass de Eslovaquia, por su película “La familia de Nicky”, que cuenta la historia de la misión de rescate de Sir Nicholas Winton en 1939 de 669 niños de Praga. Al hacer esta película estos dos productores han mantenido viva la memoria de Sir Nicholas Winton. En su discurso de apertura la Embajadora Victoria Li hizo hincapié en la importancia de rescatar a las personas en peligro. Explicó los antecedentes de la misión de Raoul Wallenberg en Budapest y su notable éxito en salvar decenas de miles de vidas. El Embajador manifestó su reconocimiento a la obra de Sir Nicholas Winton y subrayó que la cuestión de los niños refugiados es tan relevante hoy como lo fue en 1939. Al describir la difícil situación de los hijos de Siria, se preguntó si había salvadores como Raoul Wallenberg o Nicholas Winton por ahí para estos niños.

En su discurso, Jill Blonsky , en representación de la FIRW, también enfatizó la importancia de la humanidad demostrada por ambos hombres y la importancia de mantener su legado a la vista del público. Al describir su propia entrevista con Sir Nicky, también mencionó el gran ingenio y humor por el que Nicholas Winton era famoso. Ella concluyó concediendo las medallas a ambos productores de película en medio de enormes aplausos de la audiencia.

Fue entonces el turno de los productores para describir su reunión con Nicky Winton y de nuevo la audiencia conoció más sobre su famoso humor. El Sr. Pass, hablando en eslovaco, también recordó calurosamente a Sir Nicky. El Sr. Minac presentó a una serie de personas de la audiencia, cinco de los cuales eran pasajeros de esos transportes en 1939, todos convencidos de que Nicholas Winton había salvado sus vidas. También fue presentada la directora de la Escuela Sir Nicholas Winton en Praga. El Sr. Minac también anunció que iban a hacer otra película sobre Nicholas Winton.

Un momento muy conmovedor fue la interpretación de una pieza musical escrita por una mujer que murió en el campo de concentración de Teresienstadt al norte de Praga. La melodía, hermosa e inquietante, recordó a la audiencia, a pesar de la feliz ocasión de la ceremonia de premiación, que siempre existirá la necesidad de actos rescate desinteresado como los de Raoul Wallenberg y Nicholas Winton.