Agosto 30, 2011

Las múltiples caras del genocidio

Fuente de prensa: Ottawa Citizen

El genocidio ha tenido muchas caras y víctimas a lo largo de la historia y no se ha limitado a una sola raza o religión.

Una definición posible de la palabra genocidio en un diccionario estándar señala: “destrucción deliberada y sistemática de un grupo racial, político o cultural.” Una definición similar se encuentra en la Convención sobre el Genocidio de la ONU de 1948. Resulta útil presentar el tema en perspectiva histórica.

En uno de los primeros casos registrados, en el Antiguo Testamento, Moisés recibió la orden de exterminar a los madianitas. Más tarde, los romanos diezmaron a los cartagineses (en la actual Túnez).

Durante los siglos XIV al XVII Europa experimentó cruentas guerras de religión, incluyendo la guerra de los 100 años y la masacre del día de Bartolomé.

Como resultado de enfermedades pandémicas, hambrunas deliberadas, masacres, saqueos y conversiones religiosas forzadas, la conquista española del Nuevo Mundo en los siglos XV y XVI y la posterior expansión británica en América del Norte provocaron la muerte de un número estimado de 10 a 16 millones de personas pertenecientes a los pueblos indígenas. Durante los siglos XVIII y XIX alrededor de 10 millones de negros murieron al ser transportados como esclavos al continente americano.

En el siglo XIX el rey Leopoldo III de Bélgica forzó a trabajar hasta morir a aproximadamente 10 millones de negros en su búsqueda de beneficios económicos en el Congo Belga. En 1985, el Informe Whitaker de la ONU señaló que el primer genocidio del siglo XX tuvo lugar en Namibia cuando los alemanes llevaron a cabo el exterminio de dos tercios de las tribus de los Héroes y Nama (1903 y 1905).

Frecuentemente olvidado, el exterminio de los armenios cristianos en 1915 a manos de Turquía provocó la muerte de aproximadamente 1,5 millones de personas. La intervención clandestina aliada en la guerra civil soviética provocó millones de muertes durante la hambruna de 1921.

Hay historiadores que estiman que entre 40 y 45 millones de personas murieron durante la segunda guerra mundial, incluyendo entre 20 y 25 millones de soviéticos y 15 millones de chinos. Según los datos aportados por Reitlinger para los juicios de Nuremberg, 5,7 millones de judíos fueron asesinados por los nazis. Michael Marrus, de la Universidad de Toronto, considerado uno de los historiadores del Holocausto más importantes del mundo, señaló: “Personas de  muchos grupos y naciones encontraron la muerte en campos de exterminio y cámaras de gas … gitanos, enfermos mentales, prisioneros de guerra soviéticos, polacos y muchos otros.”

En el período posterior a la segunda guerra mundial ha habido al menos 25 casos de genocidio, en episodios como la partición de la India y Pakistán, Indonesia, Biafra, Chile, América Central, los kurdos, Camboya, Eritrea, Uganda, Ruanda, Sudán y los Balcanes.

Estos ejemplos establecen que ningún grupo religioso, racial, cultural o político ha sido víctima exclusiva de genocidios promovidos por Estados. Todas las víctimas de la larga y triste historia del genocidio merecen ser recordadas.

Richard Deaton
Ottawa

Traducción:  FIRW