junio 9, 2017

La carta del Presidente en la ceremonia de proclamación de la Iglesia de Todos los Santos en Varsovia como Casa de Vida

Organizadores y Participantes

de la ceremonia de proclamación de

La Iglesia de Todos los Santos en Varsovia como Casa de Vida

Excelentísimo señor Reverendo Mons. Markowski,
Excelencias, Embajadores,
Distinguidos Representantes de la Fundación,
El reverendo Padre Waleńdzik,
Honorables invitados, señoras y señores,

La ceremonia honra hoy un espacio simbólico que en el momento de la barbarie y el terror se convirtió en un enclave de justicia y humanidad. En los años en que el Tercer Reich de Hitler ocupó Polonia, en medio de la inmensa miseria infligida por los nazis alemanes, la Iglesia de Varsovia de Todos los Santos sirvió como un lugar donde los polacos ayudaban a los judíos de una manera inusual. Fue posible gracias a la determinación y el heroísmo de un grupo de personas encabezadas por el Reverendo Prelado, el difunto Marceli Godlewski, entonces párroco de la iglesia local, que durante algún tiempo estuvo situada dentro de los límites del ghetto.

Frente a la increíble maldad y bestialidad, el sacerdote Godlewski decidió que era indispensable actuar, mantenerse de manera inequívoca del lado del bien. Junto con sus partidarios se opuso a los planes de exterminio de los ocupantes alemanes y su incesante ley destinada a romper la solidaridad del pueblo polaco con sus conciudadanos y vecinos judíos. En Polonia, y más al este, cualquier ayuda a los judíos era punible con la muerte. Y de hecho se hizo cumplir, como lo demuestran numerosos ejemplos, incluyendo la historia de la familia Ulma de Markowa, o la de la familia Kowalski de Ciepielów. A pesar de la amenaza real, los polacos arriesgaron sus propias vidas y las de sus familias, demostrando extraordinaria valentía y valor. En 1942, se estableció el Consejo de Ayuda a los Judíos “Żegota”. Una de sus activistas, Irena Sendlerowa, salvó a casi 2.500 niños judíos. Jan Karski y Witold Pilecki – representantes de la resistencia polaca – comunicaron al mundo sobre el Holocausto en sus informes. Ciertamente nunca sabremos los nombres de todos los polacos que salvaron a sus conciudadanos judíos. Sin embargo, todos ellos son nuestros héroes nacionales. La República de Polonia se enorgullece de ellos.

Uno de ellos, el sacerdote Marceli Godlewski -conocido como el párroco del gueto- ayudó a los judíos mediante la emisión de documentos falsos, el contrabando de alimentos y medicinas, y encontrando refugios para los niños judíos. Más de 100 personas se escondieron del peligro gracias a él, incluso, presumiblemente, miles de judíos se dirigieron al Padre Godlewski para pedir ayuda. Este maravilloso capítulo de la historia de la iglesia parroquial local constituye, en cierto sentido, la aplicación de la idea eterna del Arca – un refugio seguro que permite sobrevivir y salvar la vida de uno, incluso en los momentos más oscuros.

Por lo tanto, deseo agradecer cordialmente a la Fundación Internacional Raoul Wallenberg por otorgar a la Iglesia de Todos los Santos – por primera vez en Polonia – el honorable título de “Casa de Vida”. Estoy realmente encantado. Considero que este es el signo de gratitud y reconocimiento del heroísmo y el coraje de todos los polacos que estaban salvando a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Para nuestra nación siempre son válidos los principios por los que fueron guiados: la solidaridad con sus vecinos, la fraternidad humana y la lealtad frente a sus conciudadanos. También hoy, el soberano Estado polaco quiere ser la República de los Amigos. Queremos permanecer fieles a nuestra tradición histórica y los valores -los mismos seguidos por Marceli Godlewski y cientos de miles- de nuestros compatriotas de toda Polonia que arriesgaron sus vidas ayudando a los judíos. Que esta distinción recién otorgada contribuya a preservar sus acciones en la memoria colectiva de ambas naciones: la polaca y la judía, así como en la conciencia de Europa y del mundo.

Respetuosamente,

El Presidente de la República de Polonia
Andrzej Duda

Traducción: FIRW