julio 1, 2015

Isla de Ereikousa declarada “Casa de Vida”

En una emotiva ceremonia que tuvo lugar en la isla de Ereikousa, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, representada por su Vicepresidente, Danny Rainer, inauguró la placa “Casa de Vida” en el Museo de Ereikousa.

El museo fue elegido para representar simbólicamente a los valientes isleños de Ereikousa que, durante los oscuros días de la Segunda Guerra Mundial, dieron refugio a una familia judía de Corfú.

La historia de Ereikousa es singular. De hecho, se trató de un esfuerzo colectivo del Padre Andrónico y los isleños locales para salvar las vidas de Savvas Israel, sus hijas; Spera, Nini y Julia, junto con la nieta adoptada de Savvas, Rosa, cuyos hijos, Peretz y Abraham estuiveron presentes en la ceremonia.

Savvas Israel era un sastre de Corfú, que llevaba a cabo visitas periódicas a Ereikousa para proveer a sus clientes.

Él y su familia fueron protegidos la mayor parte del tiempo en la casa del sacerdote local, el padre Andrónico, pero de vez en cuando, cambiaron de casas, sobre todo cuando los soldados alemanes o los nazis disfrazados llegaban a la isla.

Los habitantes de Ereikousa han mostrado un espíritu común de solidaridad cívica, muy en línea con el legado de Raoul Wallenberg.

Como la casa del Padre Andrónico, donde se albergó Savvas la mayor parte del tiempo, se encuentra en un lugar remoto y ya que a veces se trasladaban a otras casas en la isla, la placa “Casa de Vida” fue presentada en el Museo de Ereikousa, como un gesto de reconocimiento al pueblo de Ereikousa en general.

La ceremonia fue organizada en conjunto con la Asociación de Amigos de la judería griega (Kehila Kedosha Janina Sinagoga y Museo), las autoridades municipales de Ereikousa, Yvette Corporon, quien escribió un libro inspirado en esta historia (“Cuando los cipreses susurran”), así como con familiares de los salvadores y los sobrevivientes, entre ellos Abraham y Peretz Hassid, hijos de la fallecida Rosa Belelli, que fue adoptada por Savvas Israel y salvada en la isla.

El evento tuvo lugar en el Museo y en la Plateia (Plaza de la Ciudad) de Ereikousa con la asistencia de más de 200 personas.

La Kehila Kedosha también presentó el Premio de Coraje Moral al pueblo de Ereikousa.

La aclamada cantante de ópera, Lina Orfanos Bambinis, acompañada por el guitarrista Kostas Tsoukalas, cantó una serie de melodías.

Los oradores fueron Andrea Goulis, Diputado Mayor de Ereikousa; Marcia Ikonomopoulos de la Kehila Kedosha; Yvette Corporon, Spyros Orfan, Maayan, nietas de Rosa; Abraham Hassid, hijo de Rosa; Gilad Yafet, de “Mi herencia” y Danny Rainer.

Todos ellos destacaron el espíritu valiente y la solidaridad de los isleños.

Un mensaje del Presidente de la Fundación Wallenberg, Eduardo Eurnekian, fue leído en voz alta durante la ceremonia. “Debemos celebrar y promover las hazañas admirables de coraje y solidaridad cívica mostrada por el pueblo de Ereikousa que salvaron a los perseguidos, sin tener en cuenta su propio riesgo “.

Después de la ceremonia, la familia Hassid, Yvette Corporon y Danny Rainer fueron a la casa de la Sra. Emilia Capecis, una residente de la isla de 94 años. La Sra. Capecis habló de sus experiencias de juventud, durante la guerra, y los recuerdos que tiene de su amistad con Rosa, mientras estaba escondida en la isla.