Marzo 26, 2012

Investigadores: la misión de Wallenberg en Budapest no fue casualidad

Fuente de prensa:

ESTOCOLMO (AP) – La cita del héroe de la Segunda Guerra Mundial Raoul Wallenberg para una misión para rescatar judíos húngaros de los nazis no ha sido tan al azar como se pensaba, dijeron investigadores el lunes.
Con sede en Estados, los investigadores  de Wallenberg, Susanne Berger y Birstein Vadim dijeron que han obtenido nuevo material que sugiere que el sueco estaba muy bien conectado con los suecos que tomaban las decisiones y con el movimiento de resistencia húngaro,  antes de ser enviado a Budapest en 1944.

“Él no era un tipo verde, ingenuo, que empezó de cero cuando se encontraba en Budapest”, dijo Berger a The Associated Press. “Ahora parece hubo un impulso muy fuerte hacie él de numerosos sectores.”

Wallenberg salvó miles de judios en Budapest difundiendo falsos pasaportes suecos o dando refugio en enclaves diplomáticos.  Desapareció tras ser detenido en Budapest por el Ejército Rojo en 1945, pero los rusos no han explicado por qué se detuvo al diplomático sueco.

Es bien sabido que el trabajo de Wallenberg como diplomático sueco en Budapest era una cubierta para su verdadera misión como emisario secreto de la Junta de Refugiados de Guerra de EE.UU., creado por el presidente Franklin D. Roosevelt, en un tardío intento de detener la aniquilación de los judíos de Europa.

Pero Berger y Birstein dijeron que apuntes de diarios y otros documentos que han obtenido el año pasado de la hija del diplomático húngaro Antal Ullein-Reviczky, una figura clave en el movimiento de resistencia de Hungría, que estaba vinculado a EE.UU. y a los funcionarios británicos de inteligencia, se oponen a la creencia generalizada de que la elección de Wallenberg para la asignación en 1944 fue en gran parte accidental.

Las listas de invitados y notas de las cenas y otros eventos sociales de Ullein-Reviczky, tanto en Estocolmo como en Budapest entre 1943 y 1944, muestran que con frecuencia Wallenberg socializaba con las personas influyentes que harían posible nombramiento, dijeron los investigadores.

Entre ellos se encontraban el ministro de Relaciones Exteriores de Suecia, Christian Gunther y un alto funcionario de la cancillería, Erik Boheman. Wallenberg se reunió también con políticos de altos cargos, empresarios y otros miembros de la élite social de Hungría, que Berger describió como “el núcleo de los sentimientos anti-nazi”.

“Todos eso debe haber captado la atención Soviética”, dijeron los investigadores en un comunicado, señalando que muchos de los conocidos de Ullein-Reviczky se han encontrado en el libro de contactos de Wallenberg.

“Es muy probable que los representantes de inteligencia soviética en Estocolmo y Hungría hayan informado a Moscú algunos detalles acerca de las actividades de Raoul Wallenberg en los años 1943-1945″, dijeron.

Ingrid Carlberg, una periodista sueca que publicará un libro sobre Wallenberg este año, dijo que la nueva información es “muy interesante”.

“Yo sabía que Wallenberg y Ullein-Reviczky estaban en contacto, pero no hasta ese punto”, dijo.

Carlberg dijo que los hallazgos apoyan su teoría propia de que el contacto de Wallenberg con figuras vinculadas a los servicios de inteligencia occidentales “provocó la irritación de Stalin” y ayuda a explicar por qué Moscú lo habría visto con sospecha.

Los soviéticos inicialmente negaron que Wallenberg estuviera bajo su custodia, pero luego, en 1957, dijeron que murió de un ataque al corazón en la cárcel, el 17 de julio de 1947.

Después del colapso soviético, esa versión de los hechos fue cuestionada por Alexander Yakovlev, presidente por única vez de un panel presidencial que investiga el destino de las víctimas de la represión. En el año 2000, Yakovlev dijo que un ex jefe del KGB le había dicho que Wallenberg había sido asesinado en la prisión de Lubyanka. El gobierno ruso, sin embargo, nunca ha retractado formalmente la versión soviética inicial.

-

El periodista asociado en Moscú Vladimir Isachenkov contribuyó con este artículo.