Noviembre 23, 2002

Se inauguró centro interconfesional sin precedentes en América Latina

Natalio Wengrower y el Padre Moreno se confunden en un abrazo

El 23 de noviembre de 2002 la Fundación Internacional Raoul Wallenberg inauguró junto al sacerdote católico Horacio Moreno, Presidente de la asociación ecuménica Casa Argentina en Jerusalem (de cuyo seno nace en 1997 la Fundación Wallenberg), el Centro Interconfesional de Servicios a la Persona Humana.

El inicio de actividades de este centro, que abre sus puertas a todas las creencias religiosas, es otra demostración del espíritu de entendimiento que anima a las organizaciones fundadas por el argentino Baruj Tenembaum desde hace casi cuatro décadas.

Construído en un predio de catorce hectáreas, con bosques naturales y dos lagos, situado en la localidad de Ingeniero Maschwitz, a 40 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, el centro tiene como misión la recuperación física y espiritual de la persona, así como desarrollar emprendimientos educativos en el campo del diálogo interconfesional.

Ante más de 1000 personas que desbordaron holgadamente la capacidad del auditorio principal (400 debieron seguir la ceremonia de inauguración a través de una pantalla gigante) se llevó a cabo el acto central en el que participaron representantes de organizaciones religiosas, comunitarias, educativas y políticas de Argentina.

En el momento culminante de la ceremonia el Dr. Natalio Wengrower, Vicepresidente de la FIRW, hizo entrega al Padre Moreno de una Medalla Conmemorativa especialmente diseñada y acuñada para la ocasión. La presea, que lleva grabado en su anverso el rostro de Moreno, recuerda el 60º aniversario de la ordenación sacerdotal del presbítero católico.

Se destacaron las palabras del Obispo de San Isidro y Presidente de CARITAS de Argentina, Monseñor Eduardo Casaretto, quien elogió la trayectoria del Padre Moreno, en particular su labor interconfesional en la Casa Argentina en Jerusalem desde mediados de la década del ’60. ”Su trabajo en Casa Argentina en Jerusalem es loable pues ha servido y sirve al necesario acercamiento y entendimiento que debe haber entre católicos y judíos en todo el mundo”, señaló el alto prelado.

En 2003 la Fundación Wallenberg iniciará en el centro la realización de seminarios abiertos a estudiantes, académicos y público en general interesado en la temática del diálogo interconfesional.

Entre las numerosas comodidades de las que dispone el centro se encuentra un moderno spa provisto de equipamiento de última tecnólogía. También cuenta con un hall-estar con una gran chimenea-hogar que relaciona el sector con cabinas para kinesiología, vestuario y duchas frías; el circuito continúa con un baño finlandés, duchas escocesas, baños de vapor y un sauna. Hay, además, hidromasaje, pileta olímpica climatizada y una piscina exterior al aire libre. El conjunto se completa con vestuarios para ambos sexos, una sala de premusculación y gimnasio con piso flotante.

”Esta es otra demostración ejemplar del empuje hacedor tanto del Padre Moreno como de todas las asociaciones interconfesionales que componen el arco iris de nuestras ‘Empresas del Espítitu’ , en la búsqueda permanente del entendimiento y la reconciliación entre todos las personas de buena voluntad, sin distinciones. Ya lo expresó el cabalista recordado: ‘Te agradezco Todopoderoso por haberme inspirado para que te agradezca’”, sentenció Tenembaum desde Nueva York.