Mayo 6, 2013

Honrar la memoria del Papa Juan XXIII

Roncalli y el Estado de Israel
Por Baruch Tenembaum

Estimados panelistas, señoras y señores de la audiencia,

Es un gran placer para mí estar aquí, como el fundador de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg y el Comité Internacional Angelo Roncalli, presidiendo uno de los paneles de la Conferencia Internacional que honra la memoria del Papa Juan XXIII.

Angelo Roncalli fue un gran amigo del pueblo judío y de Israel, como espero que quede reflejado en las presentaciones de los distinguidos miembros de nuestro panel que discutirá la relación de Roncalli con el establecimiento del Estado de Israel.

Durante la Shoá, Roncalli se salió de su camino para tratar de ayudar a tantos judíos europeos como fuera posible. Después de la guerra, jugó un papel importante para allanar el camino hacia el establecimiento del Estado judío y, como Papa Juan XXIII, hizo una importante contribución para que la relación entre católicos y judíos fuera más estrecha.

Doy las gracias a los organizadores de este importante evento, en especial al Sr. Zaban, a la Fundación Konrad Adenauer, al AJC, a Yad Vashem y al Centro Kantor por ayudarnos a mantener viva la memoria bendita de Angelo Roncalli.

En cierto sentido, siento como si cerrara un círculo. Ya en 2006, la Fundación Wallenberg celebró en Berlín, en la Iglesia Evangélica Vaterunser, una exposición llamada “Ein Visum furs Leben” (Visas para la vida). Este evento fue organizado por la Pastora Annemarie Werner, líder de la congregación y cabeza de nuestras oficinas en esa ciudad, junto con el entonces embajador de Israel en Berlín, el Sr. Ilan Mor. En esa ocasión presentó los premios Angelo Roncalli a tres personas distinguidas que, durante décadas, han promovido el diálogo interreligioso en Alemania.

Uno de los galardonados fue el Dr. Michael Mertes, representante residente titular de la Fundación Konrad Adenauer y el principal anfitrión de esta significativa reunión.

La Fundación Wallenberg ha dedicado muchos esfuerzos para preservar el legado del Papa Juan XXIII, a través de las campañas para nombrar calles, escuelas, monumentos, bustos y, ya en 2011, mediante la presentación en el Yad Vashem del Dossier Roncalli, un voluminoso conjunto de pruebas documentales (hemos traído algunas copias aquí, para su lectura), que apoyan nuestra afirmación de que debe ser reconocido como Justo entre las Naciones.
Recientemente, una de nuestras últimas iniciativas se vio coronada con éxito cuando la municipalidad de la ciudad de Ashdod (la quinta ciudad más grande de Israel) aceptó, en principio, destinar a una calle o a un sitio público de la ciudad el nombre de Angelo Roncalli / Papa Juan XXIII.

Nos sentimos también muy motivados por la reciente elección del Sumo Pontífice, el Papa Francisco.

Conocemos muy bien a Monseñor Jorge Bergoglio, ya que fue uno de los primeros miembros de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg. Como Arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, ayudó a mantener vivo el legado de Raoul Wallenberg y de Angelo Roncalli, entre otros.

Junto al predecesor de Bergoglio, el cardenal Antonio Quarracino, la Fundación Wallenberg promovió el emplazamiento de un Mural Conmemorativo único instalado en la Catedral de Buenos Aires. Este mural rinde homenaje a las víctimas de la Shoah y a las de los dos atentados terroristas perpetrados en la capital argentina, allá por la década de los 90: a la embajada de Israel y al centro comunitario judío AMIA. Como he dicho, este Memorial es singular en el sentido de que es el único monumento judío dentro de una iglesia católica, por no hablar de una catedral.

Tras la muerte de Quarracino, Monseñor Bergoglio lo sucedió y tomó la custodia de este símbolo precioso, alentando a judíos para que lo visitaran y, sobre todo, cumpliendo la última voluntad de Quarracino de ser enterrado junto a este Mural excepcional.

Creo que el Papa Francisco continuará el camino trazado por Juan XXIII en la promoción de un diálogo respetuoso y fraterno entre cristianos y judíos.
En cuanto a nuestro tema, Roncalli y el establecimiento del Estado de Israel, nuestros distinguidos panelistas requieren muy poca presentación:
El sñor Yair Zaban es un reconocido político israelí, antiguo miembro de la Knesset y Ministro de Absorción e Inmigración en los gobiernos de Itzhak Rabin y Shimon Peres Z’L. Poca gente sabe que cuando fue joven, el señor Zaban era el secretario personal del Dr. Moshe Sneh, uno de los líderes del Yishuv y alguien que conocía a Roncalli y su participación en la creación del Estado de Israel.

El Prof. Uri Bialer es un académico israelí famoso mundialmente que preside la cátedra Maurice B. Hexter de Estudios Internacionales en Relaciones del Oriente medio, especialista en la relación entre el Vaticano e Israel. Ha publicado un gran número de artículos y libros, entre ellos La Cruz en la Estrella de David – El mundo cristiano en la política exterior de Israel desde 1948 hasta 1967, tema de gran relevancia para nuestra discusión.

Último, pero no menos importante, el Profesor Paolo Zanini, investigador en el Departamento de Estudios Históricos de la Universidad Estatal de Milán. Sus principales intereses académicos se centran en las relaciones entre la Santa Sede, el sionismo y la cuestión de Palestina durante el mandato británico en Palestina.

Estoy seguro de que los tres panelistas nos iluminarán, cada uno desde su propia perspectiva, arrojando luz sobre este aspecto fascinante de las acciones de Roncalli.

¡Muchas gracias!