junio 1, 2017

Fundación Internacional Raoul Wallenberg declara “Casa de Vida” al Colegio Pontificio Portugués

En una ceremonia realizada el 30 de mayo de 2017 en Roma, la Fundación Raoul Wallenberg declaró “Casa de Vida” al Colegio Pontificio Portugués, por sus acciones solidarias y de coraje cívico durante el Holocausto. En esa institución católica se brindó refugio, alimento y medicinas a judíos perseguidos por el nazismo y sus aliados. En presencia de representantes de la ONG presidida por Eduardo Eurnekian, de su eminencia, el cardenal patriarca de Lisboa, de altos funcionarios del clero portugués, miembros del cuerpo diplomático, el actual rector Monseñor José Fernando Caldas Esteves y personalidades relacionadas a la universidad, la Vice Presidente de la Fundación Raoul Wallenberg, Silvia Costantini, leyó un discurso enviado por la presidente comunidad judía de Roma, Ruth Dureghello, y presentó la placa “Casa de vida”.

Durante el acto se recordó el valor del Padre Joaquim Carreira, vice-rector del Colegio en el período 1943 a 1944. Gracias a sus acciones más de 50 refugiados, perseguidos por el régimen nazi fascista, pudieron eludir la muerte.

El reconocimiento también contó con la presencia de Luigi Priolo, un testigo de aquellos tiempos ​​en el Colegio Pontificio Portugués, entre diciembre de 1943 y junio de 1944, seis meses en el que vivió con el Padre Carreira y conoció su extraordinaria personalidad y coraje.

El perfil de Padre Carreira, se describe en el libro de Antonio Marujo, escritor portugués que también estuvo presente en la ceremonia, con su nuevo libro, “La lista del Padre Carreira”. La obra describe historias y episodios de refugiados en el Colegio Pontificio Portugués durante el período del fascismo, destacando el extraordinario heroísmo del sacerdote nombrado póstumamente “Justo entre las Naciones”.

La ceremonia contó con una extraordinaria cobertura mediática.
http://www.agencia.ecclesia.pt/noticias/internacional/vaticano-pontificio-colegio-portugues-distinguido-pelo-apoio-a-judeus-durante-ii-guerra-mundial/

 http://it.radiovaticana.va/news/2017/05/31/riconoscimento_al_pontificio_collegio_portoghese/1315891

“Casas de Vida” marca con placas conmemorativas el exterior de locaciones públicas y privadas, conventos, monasterios, iglesias, escuelas, viviendas particulares, en las cuales personas perseguidas por el nazismo y sus aliados encontraron refugio. Después de más de 70 años de finalizada la segunda guerra mundial la propuesta aspira a agradecer a quienes se pusieron en la primera línea de fuego y arriesgaron todo, hasta sus propias vidas, por ayudar al semejante.

Hasta hoy han sido localizadas alrededor de 500 locaciones religiosas en toda Europa. Estos refugios son, en su casi totalidad, iglesias, conventos, monasterios, colegios  e internados católicos. En ellos se les salvó la vida, dando resguardo, educación y comida, a miles de perseguidos por el nazismo y sus aliados. Ya han sido colocadas placas en instituciones religiosas en Roma, Florencia, Leonessa, Lastra a Signa, Copenhagen, Paris y la isla Ereikousa, en Grecia. En breve, será el turno de instituciones en Polonia, Bélgica y Hungría.

Recientemente, Eduardo Eurnekian, presidente de la FIRW, descubrió la placa que declaró “Casa de Vida” al Istituto delle Suore di San Giuseppe (Instituto de las Hermanas de San José), también en Roma.

VIDEO DE LA CEREMONIA