octubre 2, 2015

El presidente Serge Sarkisian rinde homenaje a Henry Morgenthau, Sr. en el Congreso de los Estados Unidos

El 30 de septiembre de 2015, el presidente armenio, Serzh Sargsyan, participó de una recepción ofrecida por la Fundación Internacional Raoul Wallenberg en el Congreso de los Estados Unidos en tributo a Henry Morgenthau.

Desde su puesto de funcionario público, como embajador de los Estados Unidos ante el Imperio Otomano, Henry Morgenthau alertó al mundo sobre lo que más tarde se conocería como el Genocidio Armenio de 1915. El informe del embajador Morgenthau es una fuente ineludible para entender lo sucedido hace un siglo.

La Fundación Raoul Wallenberg es una ONG educativa de alcance global presidida por Eduardo Eurnekian y fundada por Baruj Tenembaum. Jorge Bergoglio, el Papa Francisco, es uno de sus miembros fundadores. La ceremonia fue dirigida por la señora Abigail Tenembaum, voluntaria de la Fundación Raoul Wallenberg.

Video de la ceremonia

El Presidente Sargsyan pronunció un discurso luego del cual entregó la Medalla Raoul Wallenberg dedicada a Henry Morgenthau, al nieto del diplomático, Robert Morgenthau. Desde 1975 hasta su jubilación en 2009, Robert Morgenthau fue fiscal del condado de Nueva York, distrito de Manhattan.

La recepción contó con la presencia de varios miembros del Congreso. Entre ellos, el senador Ted Markey y los Representantes Ed Royce, Adam Schiff, Brad Sherman, Jackie Speier, Robert Dold, Jim Costa, Dave Trott, David Valadao, Judy Chu, Grace Napolitano, Katherine Clark y David Cicillilne. El Profesor Taner Akcam (Universidad Clark); Perla Graisman, Directora de Desarrollo Gobal de la Fundación Raoul Wallenberg; John Evans, ex embajador de Estados Unidos en Armenia; Robert P. Morgenthau y Sarah Morgenthau, hijo y sobrina de Robert Morgenthau, respectivamente, también asistieron a la ceremonia.

El Presidente Sargsyan dijo: “Es un gran honor para mí estar aquí hoy. Este encuentro rinde homenaje no sólo a las víctimas, los supervivientes y sus descendientes, sino también a todo el pueblo armenio. Esto es igualmente una expresión de respeto a todas las naciones que han pasado alguna vez por el calvario que es el genocidio. Esto proporciona una oportunidad más para afirmar que la tolerancia, junto con el pluralismo y la igualdad de derechos, es la fuente de los valores definitivos. Cuando las vidas humanas están en peligro de extinción, cuando la dignidad humana está en peligro, las fronteras y las sensibilidades nacionales se vuelven irrelevantes. Allí donde hay hombres son perseguidos a causa de su raza, religión u opiniones políticas, ese lugar debe –a partir de ese momento- convertirse en el centro del universo. En este sentido, la iniciativa de adjudicar a título póstumo la Medalla Raoul Wallenberg a Henry Morgenthau, Sr., es trascendental y posee un significado particular. Estoy encantado de que su nieto, el Sr. Robert Morgenthau, esté aquí con nosotros hoy. Dicen que mientras la memoria se mantiene viva, lo mismo ocurre con la verdad. Si hay agonía y genocidio en este mundo, también existen Wallenberg y Morgenthau, que han dejado de ser nombres comunes para nosotros ya que representan todos los humanitarios de este mundo, ya sea cristiano o musulmán, hombre o mujer, familiares o extranjero, poniendo en peligro su existencia, salvando armenios y asirios, griegos y Judíos, Darfurianos y otras personas de las garras de la muerte. Henry Morgenthau, Raoul Wallenberg, y los que lleven su antorcha hoy, pueden ayudar al triunfo de la vida sobre la muerte “.

Al recibir la Medalla Wallenberg, Robert Morgenthau leyó un emotivo discurso: “Me siento honrado de más maneras de las que puedo contar, de que se me pida aceptar la Medalla Wallenberg en nombre de mi abuelo. El legado de Raoul Wallenberg tiene un significado muy personal para mi familia. Mi padre, Henry Morgenthau, fue secretario del Tesoro durante el Holocausto. En un momento donde un máximo de 12.000 Judios húngaros eran deportados a una muerte segura todos los días, él estableció la Junta de Refugiados de Guerra para reasentar a los refugiados y salvar sus vidas. Fue Raoul Wallenberg quien finalmente manejaría la Junta, y fue su coraje y esfuerzo incansable que salvó 200.000 vidas – proporcionando un modelo del tipo de sacrificio humanitario que el mundo tanto necesita hoy. Me siento honrado también de estar en la presencia del presidente Serge Sargysan. Les puedo asegurar que mi abuelo estaría especialmente contento de saber que un día su nieto compartiría el podio con el Presidente de una Armenia independiente y libre “.

Junto con la catedra Kaloosdian/Mugar del Centro de Estudios Strassler sobre Genocidio y Holocausto en la Universidad Clark, la Fundación Raoul Wallenberg se unió en un gran esfuerzo de investigación bajo la supervisión del profesor Taner Akcam. La ambiciosa investigación (publicada en un libro electrónico) tiene como objetivo identificar turcos y kurdos que ayudaron a las víctimas del Genocidio Armenio. El tema de los salvadores musulmanes que salieron de su camino para salvar a los armenios a principios del siglo 20 no se estudia adecuadamente y, por lo tanto, es un territorio inexplorado en espera de ser descubierto. Acceda al ebook.

El 9 de enero de 2014, Eduardo Eurnekian conoció a Robert Morgenthau y le expresó el agradecimiento de la Fundación Wallenberg por el papel humanitario fundamental que desempeñó su familia en defensa de pueblos perseguidos, armenios, judíos y gitanos, entre muchas otras minorías, durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Vea el video