Febrero 6, 2014

Criterio inconsistente de “Justicia”

Fuente de prensa: Haaretz.com

Legítimo planteo de quién es lo suficientemente “Justo” para Yad Vashem

En los últimos años, en la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, hemos presentado un gran número de expedientes bien documentados ante Yad Vashem, sobre casos hasta ahora desconocidas o mal fundamentados de rescate de vidas durante la Shoá. Una proporción significativa de los casos fueron coronados con el éxito, es decir, sus protagonistas terminaron siendo reconocidos como Justos entre las Naciones. Otros, sin embargo, han conducido a una lucha desgastante o un estancamiento por lo que podría describirse como un enfoque “arbitrario” por Yad Vashem.

La mayor parte de los casos estancados están relacionados con los diplomáticos de alto perfil que, a nuestro juicio, salieron de su camino para salvar vidas inocentes. En esta categoría, Yad Vashem no requiere que los diplomáticos hayan puesto sus vidas en la línea, pero en su lugar, deberían haber actuado en contra de las instrucciones de sus superiores, poniendo en riesgo sus propias carreras.

En vista de ello, estos criterios parecen lógicos y plausibles, pero hay algunos problemas prácticos :

1 . No siempre es fácil determinar si un diplomático estaba arriesgando su propia carrera. Esta es una cuestión de percepción. A veces, como en el caso de varios diplomáticos españoles postuladas por nosotros, como Sebastián de Romero Radigales, Bernardo Rolland de Miota y Julio Palencia, está claro que no siguieron las órdenes del régimen franquista e incluso actuaron en contradicción, pero por otra parte no fueron aparentemente castigado por la sencilla razón de que Franco era lo suficientemente astuto como para tratar de apropiarse de sus valientes acciones cuando entendió que los nazis estaban condenados.

2 . Otros casos son aún más sutiles, como otro que sometimos a Yad Vashem, perteneciente a Angelo Roncalli (más tarde conocido como el Papa Juan XXIII), quien durante sus días como delegado apostólico en Estambul en la Segunda Guerra Mundial, trabajó sin descanso para salvar judíos, un hecho que no está en disputa por Yad Vashem. Es difícil decir que Roncalli actuó en contra de las instrucciones de sus superiores (aunque estuvo lejos de ser alentado por ellos), pero en cambioYad Vashem sí afirma que el Papa Pío XII (último jefe de Roncalli) se había quedado de brazos cruzados frente a las atrocidades nazis. ¿Por qué es reacio entonces a llevar este caso a la Comisión de Designación de Justos de Yad Vashem?

3 . Lo más inquietante es la falta de consistencia mostrada por Yad Vashem.

La mayoría de los diplomáticos que han sido reconocidos como Justos entre las Naciones, con muy pocas excepciones, no habían actuado en contradicción con sus órdenes superiores y tampoco fueron castigados por sus actos. Entonces ¿por qué han cambiado las reglas? Para ser justos, Yad Vashem ha acumulado una vasta experiencia y encontrado en el pasado una gran cantidad de problemas en el proceso de selección, por lo que son conscientes de que esto no es una situación de blanco y negro.

Estamos convencidos de que el proyecto los “Justos entre las Naciones ” es una bendición, ya que pone de manifiesto la gratitud y el reconocimiento del bien, pero por otro lado es una máxima histórica para Yad Vashem aplicar una política de selección más consistente.

Eduardo Eurnekian – Presidente
Baruch Tenembaum – Fundador
Fundación Internacional Raoul Wallenberg
Nueva York , EE.UU.