Julio 13, 2012

“Re-abran la investigación sobre el destino de Raoul Wallenberg”

Fuente de prensa:

“Las afirmaciones oficiales de Rusia acerca de cuándo el diplomático sueco Raoul Wallenberg murió parecen cada vez más dudosas,  a medida que aparecen nuevos datos”, argumenta la historiadora Susanne Berger*, quien ha hecho un llamamiento para que se vuelva a abrir la investigación sobre el destino de Wallenberg.

Después de conducir una investigación conjunta, realizada por el Grupo de Trabajo sueco-ruso que estudió durante una década el destino de Wallenberg en Rusia, el equipo llegó a la conclusión publicada en su informe de 2001, con estas palabras concisas: “La carga de la prueba de la muerte de Raoul Wallenberg, recae en el gobierno de Rusia”.

Once años más tarde, el mundo está a la espera de que se pruebe esta conclusión.

Como Hans Magnusson, el ex Presidente del Grupo de Trabajo de Suecia señaló en un discurso en Moscú hace unas semanas, la idea de que Wallenberg murió el 17 de julio de 1947 “parece cada vez más inestable.”

En enero, Magnusson fue designado por el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, para llevar a cabo una misión de determinación de hechos y realizar un mejor seguimiento a partir del estudio de la nueva información que existe en el caso Wallenberg. Bildt tomó la medida en respuesta a las crecientes quejas de los investigadores acerca de la falta de acceso directo a los archivos rusos.

Los funcionarios suecos han sabido por décadas que Rusia tiene antecedentes de importancia que se niega a mostrar. Sin embargo, el gobierno sueco en la actualidad considera el caso de Raoul Wallenberg una cuestión puramente histórica y quiere que las preguntas pendientes sean resueltas a través de una investigación “cooperativa” de archivos.

Para los investigadores, esto significa que la investigación Wallenberg será esencialmente moverse en círculos. Ellos saben exactamente cuál es la documentación que necesitan para ver, pero no puede obtener el apoyo oficial necesario, ya sea de funcionarios rusos o suecos para tener acceso a ella.

En septiembre pasado, el jefe del Estado Ruso de Servicio de Seguridad (FSB) de la Dirección de Archivos, el teniente general Vasili Khristoforov, destacó en una entrevista con la Associated Press (AP) que él estaba “más que convencido de que si Wallenberg hubiera sobrevivido a la fecha oficial de su muerte, sólo pudo haber sido por unos pocos días. ”

Sin embargo,  Khristoforov  no informó de qué conocimiento en particular, o documentación deriva esta certeza.

Un examen más minucioso de toda la documentación disponible en el caso demuestra que hay una sorprendentemente constante división de la evidencia que apunta, por un lado, hacia la posible muerte de Raoul Wallenberg en julio de 1947 y por otro a la de su posible aislamiento estricto hasta el momento.

De hecho, fue Khristoforov y los archivos del FSB que han lanzado la duda más grave respecto de la versión antigua de la Unión Soviética, que asegura que Wallenberg murió el 17 de julio de 1947.

En 2009, Khristoforov reveló que un prisionero N º 7, que se cree que fue Raoul Wallenberg, fue interrogado el 23 de julio de 1947, seis días después de lo que las autoridades rusas han mantenido como la fecha de la muerte de Wallenberg.

Lo que sí sabemos con certeza es que Raoul Wallenberg fue interrogado el 11 de marzo de 1947 en la prisión de Lubyanka.

A partir de entonces, podría haber sido asesinados o continuó como un prisionero bajo investigación, en la misma Lubianka, Lefortovo u otra prisión – muy probablemente en o cerca de Moscú -.

Otra posibilidad es que Wallenberg haya sido acusado formalmente y sentenciado por un crimen por el cual se lo envió  a una instalación de aislamiento, como los que están en las cárceles de Vladimir, Uralsk Verkhne o Alexandrovsk.

Alternativamente, podría haber sido transferido a un campo especial o, posiblemente, un hospital psiquiátrico.

De todos modos, algún tipo de acción decisiva fue tomada definitivamente en o alrededor de 22 de julio o 23 de 1947.

La ausencia de cualquier corroboración de los testimonios de testigos sobre la presencia de Raoul Wallenberg en el sistema penitenciario soviético después de 1947 sugiere que él pudo haber muerto en esa época, pero el tema está lejos de ser claro.

“La investigación sobre la muerte de Wallenberg debe ser reabierta”, sostiene Nikita Petrov, el subdirector de “Memorial” del grupo de derechos humanos en Moscú.

Como le dijo a la agencia de noticias rusa Interfax, el 29 de mayo, “desde mi punto de vista, esto podría ser una investigación penal. El asesinato es un delito penal, y aquí es importante identificar a los responsables y reconstruir la escena del crimen.”

A diferencia de Petrov, otros expertos en el tema, no creen que Wallenberg murió en julio de 1947.

Aún siguen sin respuesta las importantes cuestiones planteadas por Susan Mesinai, el Dr. Marvin Makinen y Ari Kaplan, los ex consultores independientes al Grupo de Trabajo Sueco-Ruso, con respecto a la numeración altamente secreta de los presos extranjeros en cautiverio soviético.

En su informe de 2001, Mesinai señaló que la numeración cronológica de una treintena de presos condenados, realizada en Vladimir entre los años 1947-1952 presenta lagunas evidentes.

De hecho, para los años 1947-48 – el período más crítico del caso Wallenberg – seis números siguen sin ser identificados.

“Es posible que uno de estos números se le haya asignado a Raoul Wallenberg”, Mesinai escribe.

Y las autoridades rusas aún no han identificado a un preso desconocido de Suecia en la prisión de Vladimir durante los años 1950 y comienzos de 1960. La respuesta a esta simple pregunta por sí sola podría llevar el caso drásticamente hacia adelante.

Mientras algunos expertos subrayan que el líder soviético José Stalin habría tenido poco uso de Raoul Wallenberg después de 1947, otros se oponen a esta afirmación.

Como señala el Informe del Grupo de Trabajo de Suecia, el asesinato de un diplomático extranjero era un asunto muy serio.

“Aunque sabemos que Stalin tenía muy pocos escrúpulos morales”, sostiene el informe, “habría sido excepcional ordenar la ejecución de un diplomático de un país neutral. Podría haber sido más simple mantenerlo en aislamiento. ”

En otras palabras, Stalin pudo haber querido evaluar si Wallenberg podría ser de alguna utilidad para él en los meses o años venideros.

Sin embargo, los principales archivos de inteligencia rusos que podrían proporcionar información sobre el pensamiento de la dirección soviética sobre este asunto siguen firmemente clasificados en los archivos rusos.

¿Cuánto tiempo podría haber sobrevivido Raoul Wallenberg?

Esa pregunta es actualmente imposible de responder. La notificación oficial soviética de febrero 1957 sobre la muerte de Wallenberg al gobierno sueco, siembra dudas de que estuviera vivo después de ese tiempo.

Sin embargo, los investigadores siguen preguntándose por qué los funcionarios soviéticos en ese momento ofrecieron un informe tan ambiguo de su supuesta muerte y por qué las autoridades rusas no han proporcionado una explicación más detallada del destino de Wallenberg desde entonces.

Parece muy poco probable en esta etapa que la dirigencia rusa actual no sepa lo que sucedió con Raoul Wallenberg.

La memoria de altos niveles institucionales estaba disponible hasta hace muy poco tiempo y hasta cierto punto, sigue estando disponible en la actualidad.

Sergei Kartashov, jefe del Departamento Cuarto, Tercer Director General de MGB, que investigó el caso de Raoul Wallenberg en 1947, murió en 1979.

Anastas Mikoyan, un antiguo miembro del Buró Político, sobrevivió hasta 1978, el canciller soviético por mucho tiempo, Viacheslav Molotov, todavía estaba vivo en 1986, mientras que Nikolai Selivanovsky, adjunto del Ministro de Estado de Seguridad Viktor Abakumov, quien tenía autoridad directa sobre el caso Wallenberg, murió recién en 1997.

Dos de los interrogadores de Raoul Wallenberg, Danil Kopelyanksy y su colega Boris Solovov, vivieron más allá del año 2000.

De acuerdo con Nikita Petrov, no hay duda de que las autoridades rusas continúan ocultando documentos importantes. Como le dijo a Interfax, “hay una gran cantidad de pruebas que poco a poco salen a la superficie… Esto nos da razones para pensar que no todo ha sido investigado en el caso Wallenberg.”

Arsenio Roginsky, co-fundador de “Memorial”, grupo de derechos humanos con base en Rusia, comparte esta opinión.

“¿Es posible aclarar el caso Wallenberg? Sí, es posible “, dijo Roginsky en una entrevista reciente, agregando que esto requiere” investigadores libres e independientes que trabajen en los archivos rusos. ”

Pero el acceso directo a la documentación clave sigue siendo el problema central en un país donde la investigación histórica independiente se encuentra bajo una creciente presión. En 2009, Mikhail Suprun, un respetado profesor de Historia en la Universidad Estatal Pomorski en Arkhangelsk, fue arrestado mientras investigaba el destino de los grupos étnicos alemanes en la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial.

Los cargos en cuestión alegaban una presunta violación de las leyes de privacidad rusas. El funcionario que le proporcionó los archivos, Alexander Dudarev, Jefe del Centro de Información del Ministerio de Arkhangelsk Regional de Asuntos Internos, también fue detenido.

En diciembre de 2011, el caso contra Suprun fue abandonado. Dudarev, sin embargo, recibió una sentencia de un año de prisión. Suprun por su parte fue obligado a abandonar su puesto académico y sus documentos, así como su equipo fueron confiscados por el Servicio Federal de Seguridad Ruso (FSB).

Los archivos Suprun estudiados  -archivos personales y de investigación de ex presos en el sistema penal soviético – son precisamente el tipo de documentación que los investigadores necesitan para revisar en el caso Wallenberg.

Las detenciones de Suprun y Dudarev sin duda tendrá un efecto disuasivo en los historiadores y archivistas rusos, que ahora deberán sopesar el deseo de dar cabida a las solicitudes de investigación con los riesgos potencialmente graves que intervienen para proporcionar el acceso a los confidenciales registros históricos

La explicación más simple de por qué el gobierno ruso no libera todos los hechos sobre el caso Wallenberg es que la verdad no encaja con la versión antigua de décadas de la Unión Soviética acerca de su destino.

El Kremlin puede sentir que la revelación de la verdad acerca de Raoul Wallenberg, va en contra de su actual política de promover sólo la historia “útil”, la presentación de los acontecimientos históricos de manera que sirvan para reforzar la idea del Presidente Vladimir Putin de una Rusia fuerte y poderosa.

Es el momento de ser audaces y hacer frente a las posibles contradicciones: el mundo y la familia de Raoul Wallenberg han estado esperando demasiado tiempo.

* Susanne Berger es una historiadora alemana instalada en los Estados Unidos, muy comprometida con la investigación sobre la vida de Raoul Wallenberg, el diplomático sueco que ayudó a evitar la detención de miles de judíos de Hungría durante la Segunda Guerra Mundial.

Traducción: FIRW