Septiembre 8, 2001

Guy Sorman visitó recordatorio de las víctimas del Holocausto en la Catedral de Buenos Aires.

Fuente de prensa:

Invitado por la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, una ONG mundial fundada por el argentino Baruj Tenembaum, el prestigioso intelectual francés Guy Sorman visitó en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires el único recordatorio en el mundo dedicado a las víctimas del Holocausto instalado dentro de un templo cristiano.

Minutos antes de su encuentro con el Presidente Fernando de la Rua, el Dr Sorman conoció el Mural Conmemorativo de los millones de asesinados en el Holocausto y de los muertos en los atentados a la embajada de Israel (1992) y la AMIA (1994).

Los directivos Natalio Wengrower, Malkiel Tenembaum y Nicholas Tozer explicaron al visitante el significado de una obra de arte sin precedentes en la historia de las relaciones judeo-cristianas.

Las dimensiones del Mural, inaugurado por el Cardenal Antonio Quarracino el 14 de abril de 1997, son de 1,80 de largo por 1,20 mts. de ancho, está compuesto por dos paneles de vidrio entre los cuales se sitúan hojas de libros de rezo rescatadas de las ruinas de los campos de concentración de Treblinka y Auschwitz así como del gueto de Varsovia.

En la catedral, Sorman visitó el mural conmemorativo

También pueden apreciarse las portadas de dos libros: uno, de fábulas en idisch hallado entre los escombros de la AMIA y otro, del Libro de Samuel encontrado durante la búsqueda de sobrevivientes, horas despues del estallido en la sede diplomática israelí. Se destaca, también, un rollo de la Hagadá de Pesaj, rescatado de un campo de concentración en la zona de Toulouse (Francia) en 1942. En las cuatro esquinas de su marco de plata labrada pueden verse grabados el Arbol de la Vida, una Menorah (candelabro), las Tablas de la Ley y la Estrella de David.

‘Ni aún cuando Francia sufrió uno de los peores atentados antijudíos de su historia, el incendio en Paris de una de las principales sinagogas del país que cobró las vidas de varias personas, un obispo tuvo la osadía de pensar en un homenaje de estas características. Lo hecho por el Cardenal Quarracino y la Fundación Wallenberg es digno de admirarse y darse a conocer mundialmente. La fuerza simbólica de este memorial dentro del principal templo cristiano de la Argentina es de una magnitud difícil de explicar. Ahora entiendo por qué el Cardenal Quarracino pidió ser sepultado junto a este recordatorio’, señaló Sorman visiblemente emocionado.

KS
Traducción: FIRW