Sobornar a un inspector fiscal

Cuando se iba a grabar la canción ”In the Convoy” – en el CD ”Essays”, el productor estaba buscando ”un tipo que pueda tocar el acordeón” para darle a la inspirada canción de Evert Taube el adecuado sonido marinero. Dado que Ben se mueve en círculos compuestos en su mayoría por ”tipos” dedicados a la música, pudo, de hecho, hallar a alguien rápidamente. Pero la persona que encontró no era simplemente cualquiera; era Arne Palm, quien recientemente se había jubilado como inspector fiscal de Halland.

Arne y Ben se encontraban de vez en cuando en buenas sesiones de jazz con arpa y acordeón… o con ”guitarra y acordeón”, como habría dicho Fröding. Arne, que era un muy buen amigo de Ben, fue inmediatamente contactado y tan pronto como escuchó el pedido respondió ”Sí”.

Condujo desde su granja en Österlen, en medio de una tormenta de nieve, a Varberg donde se iba a llevar a cabo la grabación. Arne hizo un gran trabajo, poniéndole un brillo dorado a la canción con su viejo acordeón, que, aunque ahora estaba acompañado con grabaciones y banda soporte, había sido su fiel compañero desde que era niño.

Cuando finalizó su contribución a la canción marinera, Arne tuvo que volver apresuradamente a Österlen. El motivo de su apuro era que no quería quedarse atorado en la nieve que tiende a acumularse en la parte sur de Suecia, cuando los vientos del norte escupen sus pequeños pero problemáticos copos sobre las planicies.

Ben acompañó a Arne hasta su auto para seguir conversando amigablemente. De repente recordó su deber, y le pidió a su amigo que le dijera cómo le gustaría que le pagaran por su actuación.

”Ejem! Por lo general, cuando alguien hace un trabajo musical rápido como este, le pagamos mil coronas al contado y eso es todo…”, dijo Ben nerviosamente.

”Nada de eso”, contestó Arne con una expresión inflexible en su rostro, ”usted lo debería saber mejor que nadie, joven!”

Con rapidez continuó, ”Y no venga trayendo un montón de dinero y pagos, porque entonces todo se esfumará con los impuestos. Si a pesar de todo Ud. debe pagarme, buen amigo, entonces mantenga el espíritu de la inspirada canción de Taube, y consíganos una botella de Calvados! ”Y el inspector fiscal, levantando el vidrio de la ventanilla de su auto, salió patinando hacia Österlen.

Ojos embrujados

Dicho y hecho. En su siguiente viaje al extranjero, Ben compró una botella de Calvados, y cinco meses más tarde, él y Arne la disfrutaban en la deslumbrante primavera, cerca de los huertos de manzanas de la hermosa Österlen.

Mientras estaban allí sentados bebiendo, Arne hablaba con nostalgia sobre sus buenos colegas de la versión sueca del IRS.

Arne está muy interesado en el arte, y toda su casa (y, desde luego, su antigua oficina) es (o era) una modesta exposición de arte. Relató que en su oficina, justo por encima de su cabeza, había colgado una pieza de arte africano que representa un rostro humano grande, oscuro y sobre dimensionado. Desde el principio, Arne había notado que las miradas de los visitantes se deslizaban primero por la cara del inspector fiscal y luego por la cara de África, en algún tipo de reflejo nervioso y demandante. Cuando se dio cuenta de esto, este amante del arte creativo tuvo una idea.

Una noche oscura montó un par de luces rojas en los ojos del rostro africano, y tiró un cable bien oculto que iba a un interruptor cerca de su pie, bajo la mesa. Después de eso, cuando los visitantes hablaban sobre sus impuestos, los ojos rojos parpadeaban de vez en cuando. La historia de los ojos parpadeantes se divulgó por las oficinas fiscales de toda Halland, y un día un visitante le preguntó por qué parpadeaban.

El autoritario inspector fiscal, con su mirada más imperativa explicó el motivo con mucha naturalidad,

”Cada vez que los ojos de mi rostro embrujado se iluminan nadie diría que Ud. Está mintiendo… pero hay una buena probabilidad de que lo esté.”

Esa es la actitud apropia de un guardián de la moral fiscal con una visión realista de su deber.


TRADUCIDO POR MARÍA CRISTINA PANZA