Agosto 4, 2011

Wallenberg cumple 99 años

Fuente de prensa:

4 de agosto de 2011

El rescate de la figura del diplomático sueco Raoul Wallenberg significa contribuir a que no se olvide a un héroe que salvó las vidas de miles de personas condenadas a muerte por el plan genocida del nazismo. Su figura es central para que no se repitan gravísimas violaciones a los derechos humanos que marcaron y marcan la historia del planeta tanto en el siglo XX como en la actualidad. El 4 de agosto se cumplen 99 años de su nacimiento.

Wallenberg ejerció una tarea titánica que, entre otras acciones, consistió en emitir pasaportes que salvaran a los “marcados” por el nazismo. Así, munido de su exquisita sensibilidad de arquitecto pergeñó los Schutz-Pass, documentos que exhibían las tres coronas suecas y sellos rodeados de firmas que abrumaban a los burócratas nazis. También, abrió numerosas Casas Suecas, refugios en donde encontraron alimento y medicinas miles de personas.

El aporte de Wallenberg hace eco y fija ejemplos de conducta en todo el mundo. Tomás Kertesz, uno de los salvados, lo recuerda de este modo desde Buenos Aires: “Yo estaba entre las personas que iban a meter en los vagones, y él mismo se ocupó de rescatarme. Gracias a él estoy con vida. Me dio un pasaporte sueco que me salvó más de una vez de la muerte”.

El recuerdo basta para reconocer y valorar los alcances de la obra de Wallenberg. Su gesta trasciende fronteras, desconoce los límites de los territorios nacionales y extiende su influencia a múltiples regiones del mundo.

La Fundación Internacional Raoul Wallenberg, una ONG educativa de alcance global, acerca a las nuevas generaciones una vida que puede servir como modelo o punto de referencia. Traer a nuestros días al “Héroe sin Tumba”, como acuñara el Dr. Yoav Tenembaum por su condición de desaparecido del stalinismo, es central para que la memoria sea la base de apoyo desde donde se puedan emprender acciones de cara al futuro, para no repetir errores, para no vivir nuevamente la tragedia.

Recordando a Raoul

Todos nosotros hemos sido invitados a muchos cumpleaños a lo largo de nuestra vida. Hoy, Raoul Wallenberg cumple 99 años, pero no ha podido invitarnos personalmente. Lo ha hecho a través de la Fundación Wallenberg que lo recuerda y rinde tributo como ejemplo de conducta para el presente. Su historia no es letra muerta.

Raoul Wallenberg desapareció en Hungría en 1945, luego de ser detenido por el ejército soviético. Nunca más fue visto. Para el mundo, él sigue vivo. Por eso es que para nosotros, y muy especialmente para Laszlo Ladanyi y para mí, que fuimos salvados por Raoul, festejar este cumpleaños es festejar también el nuestro y, al mismo tiempo, celebrar la Vida.

Aquí, en Buenos Aires, frente a la estatua que conmemora su gesta, quisiera agradecerle a Wallenberg el haber salvado tantas vidas, así como haber llevado a la práctica la célebre pero generalmente olvidada sentencia que dice: “Y amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Todos hoy le deseamos un muy feliz cumpleaños.

Tomás Kertesz
Buenos Aires
Sobreviviente del Holocausto
Salvado en Budapest por Raoul Wallenberg