Abril 29, 2013

Juan XXIII propuesto como “justo entre las naciones” por salvar a judíos

Fuente de prensa:

En 1944, organizó en Estambul una red de salvación de judíos y otros perseguidos por el nazismo

Por Jesús Colina

Una conferencia internacional se propone redescubrir en Jerusalén la amistad y la ayuda que Angelo Roncalli, Papa Juan XXIII, ofreció al pueblo judío, en particular durante el Holocausto.

En el encuentro, que se celebra este 29 de abril, participa Avner Shalev, presidente del directorio de Yad Vashem, la Institución creada para honrar a las víctimas del Holocausto y a los héroes que arriesgaron su vida para salvar a judíos perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Entre los ponentes se encuentra también Baruj Tenembaum, fundador de la Fundación Raoul Wallenberg, quien en febrero de 2011 presentó a Yad Vashem un dossier científico para respaldar la petición de que Juan XXIII sea reconocido como “justo entre las naciones”.

El reconocimiento de “justo entre las naciones” rinde el máximo honor a aquellas personas que, sin ser de confesión o ascendencia judía, prestaron ayuda de manera altruista y singular a las víctima de la persecución emprendida por el régimen nacionalsocialista del Tercer Reich alemán y otros afines en Europa con anterioridad y durante la Segunda Guerra Mundial.

El dossier muestra, por ejemplo, que monseñor Roncalli, siendo representante papal (delegado apostólico) en Bulgaria, Grecia, y Turquía, antes y durante la Segunda Guerra Mundial intercedió ante el rey Boris de Bulgaria a favor de judíos búlgaros, y ante el gobierno turco a favor de refugiados judíos que habían escapado a Turquía.

También hizo todo lo posible para evitar la deportación de judíos griegos, señala el dossier histórico.

En 1944, organizó en Estambul una red de salvación de judíos y otros perseguidos por el nazismo, explica el dossier de la Fundación Wallenberg presentado a Yad Vashem.

Tenembaum revela, asimismo a través de los documentos recogidos por su fundación, que la posición promovida por Roncalli, siendo nuncio apostólico en París, ante el voto en las Naciones Unidas sobre el reconocimiento del Estado de Israel, fue funcional para asegurar el apoyo de los países latinoamericanos.

El congreso, que está sirviendo para redescubrir la figura de Juan XXIII en Israel, cuenta con la participación de Yad Vashem, de la AJC (Global Jewish Advocacy), y de la Fundación Konrad Adenauer.

En el encuentro, participa Shear Yashuv Cohen, rabino jefe emérito de Haifa; monseñor Fouad Twal, patriarca latino de Jerusalén; varios representantes de primer orden del Vaticano, como el cardenal Kurt Koch, presidente de la Comisión Pontificia para las Relaciones Religiosas con los Judíos; así como numerosos historiadores de universidades de Israel y de Italia.