Octubre 31, 2011

Detuvieron en Turquia a lider de los Derechos Humanos: Ragip Zarakolu

Fuente de prensa:

La policía turca ha detenido a Ragip Zarakolu, un conocido activista de los derechos humanos y director de la Editorial Belge. Zarakolu es también el presidente de la Asociación de “Editores por la Libertad de Prensa” en Turquía.Fue detenido el 28 de octubre, durante una persecución a gran escala en Estambul contra los kurdos y activistas de derechos humanos. Ya en 1971, cuando la junta militar estaba en el poder en Turquia, fue juzgado por mantener relaciones con Amnistia Internacional. Pasó cinco meses en prisión, hasta que los cargos fueron retirados. En 1972 Ragip Zarakolu fue condenado a 2 años de prisión por su artículo en la revista “Promesa” donde denunciaba los crimenes de las tropas estadounidenses en la guerra de Viet Nam. Permaneció en la prisión de Selimiye (Estambul) y fue puesto en libertad en 1974 tras una amnistía general. A lo largo de su vida siempre se negó a abandonar su campaña por la libertad de pensamiento, la búsqueda de una “actitud de respeto por los pensamientos y culturas diferentes a generalizarse en Turquía “.

Su hijo, Deniz Zarakolu, director de la Casa Editorial Belge, fue detenido el 4 de octubre.El Editorial Belge ha publicado numerosos libros sobre la opresión de las minorías nacionales en Turquía y el Genocidio Armenio.Unidades de la lucha contra el “terrorismo” lanzo operaciones simultáneas contra sospechosos de pertenecer a independentistas kurdos el viernes y detuvieron a 41 personas. La policía allanó el partido pro-kurdo Paz y la Democracia, sus oficinas en Estambul, así, como casi todas las organizaciones turcas defensoras de los derechos humano.Selahattin Demirtas, Presidente del “Partido por la Paz” criticó fuertemente a la nueva oleada de detenciones : “No vamos a ser capaces de hablar de un saludable proceso constitucional si seguimos adelante como esta ola de represión política”. Tanto los defensores de los Derechos Humanos en Turquia, como los independentistas kurdos, parecen no tener descanso…