junio 21, 2017

Casa de familia, Casa de Vida

En homenaje a Fausto Staderini y a su esposa Bice Gilardoni, Justos entre las Naciones, que heroicamente salvaron vidas de judíos perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg declaró su hogar como “Casa de la Vida”. Este programa destaca los lugares donde las víctimas de la persecución nazi encontraron refugio gracias al valor de los que arriesgaron sus vidas al hacerlo. Su misión es marcar los sitios físicos que dieron refugio.

Tras la proclamación, las Casas de la Vida son fácilmente reconocibles mediante una placa conmemorativa especial que se fija en la fachada del edificio, atrayendo a numerosos transeúntes, visitantes y turistas y sensibilizando a las acciones de los rescatistas.

La emotiva ceremonia, celebrada el 5 de junio, tuvo lugar en la casa de la familia Staderini, en Via Nicotera 4, en Roma.

Hubo una introducción de la profesora Alesandra Staderini, hija de los Justos, Silvia Constantini, vicepresidenta de la Fundación y la doctora Irma Staderini, nieta de los Justos.

Varias personalidades estuvieron presentes, como la Dra. Sabrina Alfonsi, representante del Municipio y los Profesores Giampaolo Malgeri y Gennaro Colangelo, ambos de la Universidad de Lumsa en Roma.

La historia

Fausto Staderini, ingeniero, nació en Roma. Era el dueño de una imprenta y empleaba a 200 personas. Estaba casado con Bice, la hija del Prof. Annibale Gilardoni, miembro del parlamento italiano en la década de 1920 y un conocido antifascista. Los Staderinis fueron bendecidos con seis hijos, el más joven de los cuales nació en 1942. Eran humanistas liberales y tenían muchos amigos judíos. Bice era muy cercana a una judía llamada Graziella Perugia.

Después de la ocupación alemana de Italia el 8 de septiembre de 1943, la familia Perugia se refugió en un edificio que pertenecía a un monasterio en Roma. Un día, Anna Maria Staderini, de 15 años, escuchó a Graziella Perugia hablar con su madre, Bice, acerca de lo preocupada que estaba por su hija Elvira y su esposo, Cesare Campagnano, así como por sus hijos, Bianca y Marcello.

A la mañana siguiente, los niños fueron llevados a la casa de los Staderinis, donde fueron recibidos con los brazos abiertos y rápidamente se sintieron como en casa. A los niños Staderini se les prohibió invitar a sus amigos a su casa, ya que necesitaban mantener la presencia de los niños judíos allí en secreto. El peligro al que los Staderinis fueron expuestos al refugiar a Bianca y Marcello Campagnano fue aún mayor porque la familia era conocida como antifascista y el padre de Bice era buscado por los alemanes.

Elvira y Cesare Campagnano y Graziella y Arturo Perugia se escondieron en un ático de un edificio en Roma, donde permanecieron hasta la liberación de la ciudad. Mientras se escondían, los Staderinis les proporcionaban provisiones semanales, que les traía su antigua ama de llaves. Los Staderinis también salvaguardaron los objetos de valor y el dinero de los Perugia hasta después de la guerra.

Los lazos de amistad entre las dos familias continuaron durante muchos años.

El 15 de noviembre de 2009, Yad Vashem reconoció a Fausto y Bice Staderini como Justos Entre las Naciones.